Por incumplir gravemente el Reglamento

Los abonados piden el cese del presidente Figueroa

0
652
El director general de Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía, Miguel Briones, y el polémico delegado de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez.

La Unión Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla han solicitado por escrito al delegado de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez, y al secretario general de Espectáculos de la Junta, Miguel Briones, el cese inmediato del presidente Fernando Fernández Figueroa por incumplir de nuevo de forma grave el Reglamento andaluz.

Francisco Mateos.-

     La Unión Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla (UTAA-Sevilla), que legalmente representa frente a la administración autonómica y los estamentos taurinos a los abonados de Sevilla, ha hecho público un comunicado en el que piden el cese inmediato del presidente Fernando Fernández Figueroa. La enérgica protesta de los abonados sevillanos viene motivada por lo sucedido en el polémico reconocimiento de los toros de la ganadería de Jandilla el pasado jueves. El presidente decidió suspender el reconocimiento habitual de las 12 de la mañana hasta pasadas las 21:30 horas, justo a la finalización de la corrida de dicho día en Sevilla, incumpliendo de esta forma el Artículo 35 del propio Reglamento Taurino andaluz que debe hacer cumplir a los demás. Este Artículo establece, como es de todos conocido, que el reconocimiento de los astados debe hacerse siempre, al menos, con 24 horas de antelación al comienzo del festejo.

     El presidente Figueroa acudió dos días antes, el martes 24, a las 16:58 horas, a Urgencias del Hospital Infanta Luisa de Sevilla (Cruz Roja de Triana), aquejado de un dolor que ya arrastraba en días anteriores. No era nada grave, pero sí fastidioso. Se le realizó una cura con pequeña intervención local y en poco más de 2,5 horas (19:43 horas) ya se había marchado de alta a su domicilio, con necesidad de reposo.

     Dos días después tenía que reconocer la corrida de Jandilla junto a sus veterinarios. Al encontrarse aún dolorido en la zona, decidió suspender el reconocimiento habitual de las 12 de la mañana y retrasarlo hasta la noche, pasadas las 21:30 horas, comunicándolo a la empresa, ganadero de Jandilla y apoderados. Así, el reconocimiento se realizó de noche, con luz artificial, y con poco margen de maniobra si hubiera toros rechazados; de hecho, casualmente todos los toros fueron aprobados, ocho de ocho, la primera vez hasta ese día que sucedía una aprobación total en lo que iba de temporada.

     La Junta de Andalucía tiene nombrados para la Maestranza a tres presidentes titulares y otros dos ‘suplentes’. El Artículo 18.4 estipula estos presidentes ‘suplentes’. Por tanto, y teniendo en cuenta que Figueroa sabía con tiempo que no estaba aún recuperado de este pequeño problema, la lógica establecía que pidiera a uno de los dos compañeros ‘suplentes’ que le sustituyera, tal y como marca el propio Reglamento andaluz. Una vez más, el presidente Figueroa decidió saltarse ‘a la torera’ el Reglamento que debe hacer cumplir a los demás e incumplirlo, y de forma grave, él mismo. Impidió la sustitución por un suplente y se empeñó en ser protagonista, alterando el reconocimiento hasta la noche. Está claro que no estaba absolutamente justificado el cambio de hora del reconocimiento, y mucho menos incumplir el Artículo 35 y realizarlo con menos de 24 horas de antelación, cuando la norma establece la figura del presidente ‘suplente’ para estos casos y en la Maestranza hay dos.

     Cuando SEVILLA TAURINA advierte el pasado jueves de esta circunstancia al responsable administrativo de la Junta de Andalucía en Sevilla, Francisco García, éste comenta que aunque Figueroa se lo había comentado, desde la Delegación de Sevilla «no se habían dado cuenta de que el traslado a la noche incumplía el Artículo 35 en cuanto a plazos; por lo que hemos instado al presidente a que cumpla con los plazos legales establecidos en dicho Reglamento andaluz». Parecía que la Delegación del polémico delegado Ricardo Sánchez se ponía ‘seria’ -extrañamente- por una vez en materia taurina y advertía muy seriamente al presidente Figueroa del grave incumplimiento. Lo que ocurrió en las horas posteriores es un misterio, porque la Delegación de Ricardo Sánchez parece que se tragó sus palabras y el presidente Figueroa siguió manteniendo el irregular reconocimiento fuera de plazo y no hacer uso de delegar en un presidente suplente para cumplir los plazos legales.

     Es la segunda vez que el presidente Fernando Fernández Figueroa incumple de forma grave y con premeditación el Reglamento Taurino de Andalucía, con el consentimiento del delegado de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez, y el secretario general de Espectáculo de la Junta, Miguel Briones. En 2019, el presidente Figueroa desembarcó, pesó y reconoció a un astado de Torrestrella para corrida de toros de Feria teniendo edad de novillo, un mayúsculo escándalo destapado por SEVILLA TAURINA (VER), conocido como caso ‘novillo’, en el que la Delegación de la Junta en Sevilla y la propia Junta de Andalucía, tras ponerse firme en un principio, también dio pasos atrás y decidió tapar y cerrar en falso la actuación de Figueroa y sus veterinarios. De hecho, la Unión de Abonados también pidió la destitución del delegado Ricardo Sánchez (VER). También en aquel escándalo, los abonados sevillanos pidieron el cese de Figueroa; la Junta de Andalucía del presidente andaluz Juanma Moreno Bonilla sigue nombrándolo; se supone por los buenos méritos. Incluso lo ha ‘premiado’ incluyéndolo en el Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía (CATA). Dos años después, el mismo presidente vuelve a protagonizar otro escándalo, incumpliendo de forma grave el Reglamento Taurino de Andalucía.

     Aquel ‘caso novillo’ protagonizado por el polémico presidente Fernando Fernández Figueroa llegó hasta la sede del Parlamento de Andalucía (VER), en el que el grupo parlamentario del PSOE requirió una explicación al consejero de Presidencia, Elías Bendodo, que no ofreció más que justificaciones difusas y evasivas sin argumentos, con mal estilo. Ahora, este nuevo caso de grave incumplimiento del Reglamento Taurino de Andalucía por parte, otra vez, del presidente Fernando Fernández Figueroa puede acabar de nuevo en pedir explicaciones al ejecutivo andaluz de Juanma Moreno Bonilla en la sede del Parlamento de Andalucía, ya que Juanma Moreno es el máximo responsable taurino en Andalucía.

PETICIÓN DE LOS ABONADOS Y AFICIONADOS DE SEVILLA A LA JUNTA DE ANDALUCÍA

     El presidente del festejo, Fernando Fernández Figueroa incumplió el Reglamento Taurino andaluz a sabiendas. UTAA-Sevilla advirtió a su delegado Israel Mora que no podía el presidente y su equipo reconocer toros sin contemplar un plazo mínimo de 24 horas, como marca claramente el artículo 35 del vigente Reglamento. Intentaron retorcer el Reglamento alegando aplicar el artículo 32.3, que no habla de reconocimientos, sino de embarque y transporte de las reses.

     El reconocimiento se llevó a cabo sobre las 22:00 horas, es decir, veinte horas y media antes del festejo y no las 24 horas antes que marca el Reglamento. Este plazo de 24 horas establecido reglamentariamente está justificado en el sentido de disponer de tiempo suficiente para presentar más toros hasta completar la corrida caso de rechazar algunos. Con la actitud del presidente este plazo queda muy reducido y es un modo de presión para obligar a aprobar toros que posiblemente en otro caso hubieran sido rechazados.

     El Reglamento es muy claro; en su artículo 19.5 dice expresamente: «En las operaciones preliminares y posteriores a la celebración del espectáculos a los que no asista la Presidencia por motivos justificados, será sustituida por la Delegación de la Autoridad. En cualquier caso, la persona nombrada para presidir el espectáculo deberá encontrarse siempre presente en los reconocimientos previos y ‘post mortem’, así como en el sorteo y enchiqueramiento de las reses».

     Sevilla es una plaza de primera categoría, espejo donde se miran otras muchas, y referencia importante en toda la Tauromaquia. Estos incumplimientos del reglamento no deben permitirse y en función a ello UTAA-Sevilla solicita el cese inmediato del presidente Fernando Fernández Figueroa.


NOTICIAS RELACIONADAS


EL CASO ‘NOVILLO’

Dejar respuesta

cinco × dos =