El martes, 30 de abril

INFORME: Las pruebas gráficas del reconocimiento del novillo

0
461
En una captura del vídeo se observa que el martes 30 de abril se reconocieron los nueve astados de Torrestrella, que el novillo 76 no fue apartado ni se esperó a desembarcarlo a final del reconocimiento. Se examinó junto al resto de los toros.

Un vídeo del reconocimiento del martes 30 de abril confirma plenamente la versión de las cuadrillas y de los representantes de la Unión de Abonados, y desmonta la de veterinarios y presidente: los nueve astados se desembarcaron y se examinaron con normalidad el martes 30, sin ningún trato diferente al novillo 76.

Francisco Mateos.-

     A la espera de que por fin el delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla, Ricardo Sánchez, permita tener acceso a todos los documentos y actas de la corrida de toros de Torrestrella de inicio de Feria, los tres veterinarios (José L. González de Aguilar Palomeque, Francisco J. Herrera y Alfredo Luzardo), además del presidente Fernando Fernández Figueroa y su delegado gubernativo Tomás Rodríguez, parece que han mantenido la versión de que el novillo lidiado como toro en la Maestranza (VER) ni se pesó, ni se reconoció, ni se aprobó el martes 30 de abril, sino que todos esos trámites se hicieron supuestamente a ese toro ‘en exclusiva’ el miércoles 1 de mayo, a diferencia del resto de los otro ocho toros. La versión de la Junta de Andalucía -se entiende que con la información suministrada por estos cinco componentes del polémico equipo gubernativo- es que al toro sólo se le desembarcó el martes 30 de abril (VER) y se le dejó apartado en los corrales de Sevilla a que, pasada la noche, cumpliera la edad para realizar todos esos trámites el miércoles 1, el mismo día de la corrida, incumpliendo -si es que hubiera sido así- los plazos reglamentarios (VER), además de tener que existir un acta de desembarque de un novillo (martes 30 de abril).

     Como ha venido informando SEVILLA TAURINA, esta versión es completa y diametralmente opuesta a la versión de las cuadrillas (VER) y de los representantes de la Unión Taurina de Abonados que estuvieron presentes en el reconocimiento del martes 30 de abril. Las cuadrillas sostienen sin ningún lugar a dudas -tienen anotaciones en sus libretillas de lo que vieron- que “al corral de reconocimiento saltaron uno a uno” los nueve astados del camión llegado desde Torrestrella y que el desarrollo del reconocimiento ese martes fue “completamente normal”, incluyendo el llamamiento de un lado a otro del novillo número 76, para que los veterinarios evaluaran la movilidad y otros aspectos sanitarios y técnicos. A la conclusión del reconocimiento, el presidente les informó que de los nueve toros, estaban aprobados ocho -incluyendo el que aún era novillo en ese momento-, y que podían decidir sobre cuáles iban a ser sobreros y los tres lotes, algo que las cuadrillas decidieron el mismo martes.

     En cambio, la versión que los tres veterinarios, el delegado gubernativo y el presidente han debido plasmar en actas y documentos oficiales, y la información dada a la Junta de Andalucía es muy distinta: según la Junta de Andalucía, no se reconoció a este novillo el martes, sino el miércoles, en un reconocimiento y por tanto un acta que debe ser ‘exclusivo’ para este astado. En cambio, las cuadrillas sostienen sin ninguna duda que “el miércoles no se vio ningún toro de Torrestrella; estaban ya aprobados los ocho astados el martes. Sólo se nos informó que se había dañado un pitón uno de los ocho toros aprobados y que por ese motivo debía entrar en corrida uno de los dos sobreros, y se rehicieron los lotes”.

     SEVILLA TAURINA muestra en la siguiente galería gráfica diversas capturas del video realizado por la empresa Pagés del reconocimiento del MARTES 30 de abril. Las imágenes dan la razón plenamente a la versión de las cuadrillas y de los representantes de la Unión de Abonados, y dejan sin argumentos la versión de los cinco componentes del equipo gubernativo. Los astados de Torrestrella, tras desembarcarse y pesarse, van saliendo uno a uno al corral de reconocimiento. Cada vez que sale un nuevo astado, aliviado con el agua de una manguera para que no embista o derrote, se les va llamando para que se mueva y los veterinarios puedan evaluarlo. Al novillo marcado con el número 76 no se le baja ni al principio ni al final del desembarque, ni es conducido a otro corral apartado; se le da el mismo tratamiento que al resto, se le mueve de un lado a otro, y aparece en la imagen final agrupado con los nueve astados reconocidos. En una toma, se observa cómo en la meseta del corral está uno de los tres veterinarios, Francisco J. Herrera, tomando notas evaluativas de los astados, mientras en los burladeros inferiores del corral estaban sus compañeros Luzardo y Palomeque.

VER VÍDEO COMPLETO DEL RECONOCIMIENTO DEL MARTES 30 de abril

GALERÍA GRÁFICA


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

6 − 6 =