Un día después del reglamentario

INFORME: Incumplimiento del plazo de reconocimiento del novillo

0
370
El nuevo delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla junto a los mismo cuatro presidentes de los últimos años, más el nuevo presidente suplente, Joaquín José Herrera.

El presidente de la corrida de Torrestrella, Fernando Fernández Figueroa, habría incumplido el plazo del reconocimiento del novillo lidiado como toro, según el argumento de la Junta de Andalucía. La Junta admite que ese novillo se reconoció el miércoles de la corrida, en vez del martes, para tener ficticiamente la edad.

Francisco Mateos.-

     La Junta de Andalucía sigue sin aclarar con argumentos, datos y documentos el turbio asunto del novillo lidiado como toro en la corrida del pasado miércoles en la Maestranza, en plena Feria de Abril. Las escasas, vagas y difusas explicaciones ofrecidas por la administración andaluza a este portal incluso aportan más anomalías sobre el escandaloso caso. La Junta de Andalucía reconocía el pasado viernes a SEVILLA TAURINA que tanto el presidente como su equipo veterinario “eran conscientes de la peculiaridad de este astado, y que no tenía la edad de toro el pasado martes 30 de abril, cuando llegó a la plaza de la Maestranza”. Es decir, reconoce explicitamente que lo que llegó a la Maestranza el día anterior era un novillo.

     Como este portal ha informado, ese novillo de Torrestrella fue desembarcado con el resto de toros el martes 30 de abril. Según asegura la administración andaluza, los toros fueron pesados y reconocidos por los veterinarios el martes 30 de abril, como es obligatorio, el día anterior a la celebración de la corrida (Artículo 32.3); pero el novillo se dejó en los corrales de la plaza (no se detalla más información). Es muy raro que ni se pesara el novillo, ya que por la estructura de la Maestranza es muy laborioso hacer pasar de nuevo por la báscula a un astado ya desembarcado. Según la Junta de Andalucía, el presidente y los veterinarios pesaron y evaluaron en reconocimiento veterinario a todos los toros, menos al novillo, que lo dejaron en un corral (se supone) a la espera de que pasara la noche del 30 de abril al 1 de mayo (día este último en el que ficticiamente cumplía los cuatro años, ya que nació en mayo de 2015). Y al día siguiente, miércoles 1 de mayo, se procedió a un pesaje y reconocimiento sólo de ese novillo.

     La Junta de Andalucía no ha aportado a SEVILLA TAURINA ningún acta: ni del desembarque de los toros más el novillo del martes 30; ni del pesaje de los toros del día 30; ni del reconocimiento de los toros del día 30; ni del pesaje del novillo el día 1; ni tampoco del reconocimiento exclusivo del novillo el día 1. Podría pensarse que tanto el pesaje y reconocimiento se hubieran hecho de forma conjunta de los toros y el novillo el martes 30, ya que se lidiaba el novillo al día siguiente y sería cierto que el día de la lidia sería ‘ficticiamente’ un toro. Si embargo, al ser novillo el día anterior por fecha de nacimiento ya sería motivo de rechazo. Si se hubieran pesado y reconocido todos el martes y constara así en el acta (que no se ha aportado), se habría cometido un gravísimo error por parte de la autoridad, ya que al comprobar la edad en el DIB (Documento de Identificación Bovina) ni tan siquiera se debería haber desembarcado y ser rechazado por no tener edad. Cabría pensar que al no hacer públicas estas actas, tras denunciarlo SEVILLA TAURINA, podría caerse en la ‘tentación’ de rehacer dichas actas y sacar ese novillo del reconocimiento del martes (como verbalmente pero sin documentos afirma la Junta de Andalucía) y sustituido por dos actas: una con los toros reconocidos el martes, y otra acta con el reconocimiento del novillo en solitario el miércoles (día de la corrida).

     Si fuera cierto lo afirmado por la Junta de Andalucía, el presidente de esa corrida (Fernando Fernández Figueroa) habría cometido otro gravísimo error: haber incumplido el plazo reglamentario del reconocimiento de ese novillo. El Artículo 32.3 del Reglamento de Andalucía indica sobre el desembarque, pesaje y reconocimiento que “las reses deberán estar en la plaza con una antelación mínima de veinticuatro horas a la señalada para el comienzo del festejo”. Sólo observa una excepción, en el Artículo 39.2: “Las reses rechazadas habrán de ser sustituidas por otras para ser reconocidas, en todo caso, antes de la hora señalada para el apartado de las reses”.

     Es decir, todas las reses deben ser reconocidas el día anterior a la corrida. En caso de que algunas fueran rechazadas, sólo aquellas que vengan para sustituirlas podrían ser reconocidas el mismo día de la corrida antes de las 12 (hora del sorteo y apartado). Si como afirma la Junta de Andalucía, el presidente Fernando Fernández Figueroa reconoció el novillo el mismo día de la corrida (1 de abril) para que así cumpliera ficticiamente la edad, habría incumplido los plazos, ya que se novillo que vino junto con los toros el día anterior no venía a sustituir a ningún toro rechazado, y por tanto debía reconocerse con 24 horas de antelación; pero no lo hicieron -supuestamente- hasta el día siguiente para que cumpliera la edad.

     Según juristas consultados por SEVILLA TAURINA, el listado de posibles incumplimientos con este asunto del novillo lidiado como toro en la Feria es amplio:

  • No respetar el plazo de 24 horas para el primer reconocimiento (Artículos 32.3 y 39.2).
  • Desembarcar en la plaza un novillo destinado para corrida de toros, sin edad (Artículos 19.1.c) y Artículo 33.2).
  • Lidiarse un novillo en corrida de toros (prevalecería la Disposición Derogatoria Única, punto 2, del Real Decreto 1980/1998 que regula los DIB -Documento de Indentificación Bovina- con indicación del día concreto del nacimiento, sobre el Artículo 28.1 del Decreto 68/2006 del Reglamento Taurino andaluz, que equipara todos los nacimientos al día 1 de cada mes).
  • No haber procedido al pesaje del astado (novillo) tras el desembarque del mismo (Artículo 33.3).
  • No salvaguardar los derechos de los aficionados (Artículos 1.1 y 70.1).

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

20 − quince =