"Sin justificación reglamentaria"

José Antonio Soriano: “Nunca debió desembarcarse ese astado”

0
601
José Antonio Soriano, quien durante varios años ejerció la máxima regulación taurina en Andalucía e impulsó el Reglamento Taurino Andaluz. (FOTO: Diario Córdoba)

El que fuera director general de Espectáculos Públicos de la Junta, José Antonio Soriano, ha accedido puntualmente a valorar el sorprendente caso del novillo reconocido en la Maestranza para una corrida de toros. En su opinión no encuentra justificación reglamentaria para no haber rechazado el astado sin desembarcarlo del camión.

Francisco Mateos.-

     La Junta de Andalucía sigue ocultando -dos semanas después de celebrada la corrida- las actas de desembarque, pesaje, reconocimiento y DIB de los astados de Torrestrella que se lidiaron el miércoles 1 de mayo en la primera corrida del ciclo continuado de Feria de Sevilla. El delegado de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez (PP), continúa con su sorprendente estrategia de esconderse -salvo para los ‘saraos taurinos’-, esquivando a la Unión Taurina de Abonados y haciendo oídos sordos a las peticiones de este portal para aclarar lo sucedido.

     A estas alturas, con la cantidad de pruebas y testimonios que ha ofrecido SEVILLA TAURINA, y sin que nadie aún haya podido tener acceso a las actas debido a la opacidad y oscurantismo de la Junta de Andalucía, nadie duda que el presidente Fernando Fernández Figueroa y sus tres veterinarios -en contra de lo que le manifestaron a la propia administración andaluza-, conociendo que había un novillo en el camión que llegó desde Torrestrella el martes 30, un astado sin edad, no sólo no lo rechazaron, sino que permitieron su desembarque, pesaje, reconocimiento, deliberación y comunicación a las cuadrillas y apoderados el martes 30 de abril que estaba aprobado para lidiarse como toro en la Feria.

     SEVILLA TAURINA ha querido pulsar la opinión de todo un referente de la regulación taurina en Andalucía. No es fácil contar con la opinión de José Antonio Soriano, quien fuera durante varios años director general de Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía. Tras la buena labor iniciada por su antecesor, Rafael Martín de Agar -otro ejemplo de político de la Junta que luchó y trabajó por mejorar la Fiesta en Andalucía-, Soriano fue quien materializó el Reglamento Taurino de Andalucía. Tuvo que lidiar entre sectores con intereses dispares, pero su habilidad y ejemplo de trabajo hizo posible poner a casi todos bajo un consenso común. Su clave -a diferencia de lo que vino después en la Junta hasta la actualidad- fue sin duda su capacidad de diálogo y de puertas abiertas en la administración andaluza en tema taurino.

El polémico reconocimiento de un novillo como toro

     Aunque no es fácil lograr una incursión de José Antonio Soriano en los medios desde que dejó sus responsabilidades públicas, tras nuestra insistencia y con un caso tan sorprendente, ha aceptado dejar su valoración. En primer lugar, José Antonio Soriano analiza el proceso de reconocimiento. “Ese astado no debió desembarcarse ni reconocerse el 30 abril por prudencia y para evitar este problema. Y tampoco debió dejarlo desembarcado para reconocerse el 1 de mayo”. Según la versión de la Junta de Andalucía -con información del presidente y veterinarios, el novillo se desembarcó el martes 30 y se dejó en la plaza “sin pesarse ni reconocerse”, hasta que pasara la noche y cumpliera la edad ‘ficticia’ administrativa el miércoles 1 de mayo, cuando dice el equipo gubernativo que lo reconoció. En cambio, las pruebas gráficas, las cuadrillas, los apoderados y los representantes de los abonados contradicen totalmente esta versión del presidente: “Se reconocieron todos los toros el martes y el presidente nos dijo que estaban aprobados ese martes”.

     Soriano continúa su explicación: “Eso no se hizo bien porque hay otras maneras reglamentarias de hacerlo, como no haberlo llevado a la plaza el martes 30 y sí podía haberse llevado el miércoles 1”. En este punto hace una puntualización muy importante: “Sólo se podría haber llevado el miércoles 1 y haberlo reconocido ese mismo día de la corrida -ya con edad ‘ficticia’ de toro- para completar la corrida en caso de no haberse aprobado el día anterior martes reses suficientes para conformar festejo”. Esta puntualización es importante, ya que el martes había corrida completa de Torrestrella, por lo que no había justificación -como acertadamente dice Soriano- para reconocer más reses de Torrestrella al día siguiente. Concluye claramente Soriano tras esta puntualización: “O sea, que no se hizo bien llevándolo el martes 30; tanto si ese día se reconoció, como si no. Yo no lo hubiera desembarcado ni reconocido el día 30 y seguro que otros equipos gubernativos, tampoco“.

     Se le recuerda a José Antonio Soriano que, según informó la Junta de Andalucía en la noche del viernes 3, “a ese novillo sólo se le desembarcó el martes 30; nada más“. El presidente y los veterinarios se supone que esperaron al día siguiente para hacer un reconocimiento ‘exclusivo’ del ya ‘ficticiamente’ toro el miércoles 1, y así parece que constará en acta -que mantiene ocultas la Junta-. En cambio, las pruebas gráficas, cuadrillas, apoderados y representantes de abonados coinciden en todo lo contrario: el novillo se reconoció el martes 30 con normalidad, deliberó el presidente con sus tres veterinarios, y el presidente comunicó a apoderados y cuadrillas el martes 30 que estaba aprobado y podían enlotar. Sin embargo, es posible que aunque esa sea la realidad, puede aparecer un acta oficial con un supuesto reconocimiento exclusivo de ese novillo fechado en miércoles. Soriano no puede escapar de su asombro: “Pues eso sería una barbaridad y sí sería muy reprobable incluso desde el punto de vista legal. Es ganas de complicar las cosas por quién altere ese acta”.

La edad ‘ficticia’ del novillo

     Al margen de que queda clara su opinión sobre que ese novillo jamás se tendría que haber ni desembarcado en los corrales de Sevilla -mucho menos hacerle hasta el reconocimiento y aprobarlo para corrida-, hemos querido analizar con Soriano la edad de los toros. El Reglamento Taurino Andaluz (Decreto) estipula que todos los astados cumplen ‘ficticiamente’ los años el día 1 del mes que nacieron. Sin embargo, la regulación por Real Decreto de los DIB (Documento de Identificación Bovina) sí tiene en consideración el día del mes de nacimiento para calcular su edad. Juristas consultados por SEVILLA TAURINA indican que entran en conflicto y debería prevalecer el Real Decreto de los DIB, por lo que a la hora de lidiarse un toro, debería tener la edad cumplida considerando hasta el día exacto del mes de nacimiento.

     José Antonio Soriano analiza este tema del siguiente modo. “La regla del cumplimiento de edad de las reses de lidia contenida en art 28.1 del Reglamento Andaluz es totalmente aceptada y avalada por la gran mayoría de especialistas y no ofrece duda alguna. Vino a resolver un problema (vacío legal) de interpretación del art 45.1 del Reglamento estatal. Todos los reglamentos aprobados después del andaluz recogen idéntica regla, como el Art 36.1 del Reglamento de Castilla-León. Incluso en algunos territorios sin Reglamento propio se aplica también está regla según la cual las reses cumplen los años a efectos del espectáculo taurino en el primer día del mes en que tuvo lugar el nacimiento según el certificado de nacimiento que ha de acompañar a las reses. Esta regla, por tanto, nunca ha ofrecido dudas jamás y nadie la recurrió. En aplicación de esta regla cundió una costumbre que consiste en que los novillos que cumplen cuatro años en un mes cualquiera, durante ese mes se pueden lidiar indistintamente como toros en corridas y como novillos en novilladas. No podemos olvidar que, además del certificado (sólo indica mes de nacimiento), las reses han de venir acompañadas a la plaza (art 33.2) con del DIB (Documento de Identificación Bovina) que sí recoge el día de nacimiento, pero que no rige a afectos de valorar la edad. Algo muy peculiar es lo ocurrido en Sevilla”.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

5 × 2 =