AL NATURAL

Canorea tiene hoy una oportunidad con la afición

0
784

«…Hoy tiene Canorea la gran oportunidad de empezar a entenderse con los aficionados. Es un golpe de efecto necesario, aunque no suficiente. A las ocho es la cita. Tiene usted, Eduardo, a los representantes de los aficionados reunidos en Sevilla. Siéntese por una puñetera vez con ellos, hábleles, escúcheles, pida perdón si es necesario y lo siente así, y escuche Eduardo, escuche… Escuche a los que le pagan; qué menos…»

Francisco Mateos.-

     El conflicto de la Maestranza es ya todo un escándalo. No tiene otro calificativo. Se puede culpar a unos o a otros, o a ambas partes; o a las tres, porque los maestrantes son iguales de culpables en el conflicto, o más. La realidad es la que es. Si en lo que todo el mundo, absolutamente todo el mundo, está de acuerdo es en la gravísima metedura de pata cuando se le calentó la boca (una vez más) a Eduardo Canorea en la ya famosa comida informativa (¿o descalificativa?) con parte de la prensa taurina sevillana, precisamente debe ser Eduardo Canorea quien dé un decidido paso al frente. Su comunicado bajo mínimo, aun siendo completamente insuficiente, no fue un mal paso.

     Eduardo Canorea tiene hoy jueves una gran oportunidad de rectificación. En la capital sevillana se celebra esta tarde un cónclave de los representantes de las peñas y tertulias taurinas de Sevilla y su provincia. Son sus clientes, los que le pagan a Canorea. ¿Qué mejor forma de mostrar una sincera rectificación ante sus clientes directos que presentándose en esa reunión, a pecho descubierto, pedir permiso para pedir perdón primero por la Feria que se nos viene encima e informar antes de comenzar la reunión de lo sucedido y de cómo tiene planteada la malherida Feria? Y después de explicar su reflexión, estar abierto a algunas cortas y breves preguntas de sus clientes, abandonar la sala para dejar debatir a los representantes de los aficionados con libertad e independencia, y pedir permiso nuevamente para escuchar al final de la tarde las conclusiones y peticiones de los aficionados. Ojo, y oir las conclusiones que tengan que ser: ya sea que le pidan que tras más de una década de gestión cese en su labor al frente de la Maestranza por descontento generalizado, ofrecer alguna información sobre el desconocido contrato, o comentar qué reuniones ha mantenido con los maestrantes y a qué conclusión han llegado ante el conflicto.

     Eduardo Canorea ha cometido errores, bastantes y graves, que han desembocado en la situación actual. En mi opinión tengo claro que el conflicto se ha generado por las formas de la empresa; en ninguna otra plaza ha ocurrido esto ni ocurrirá. Aquellos que defienden absurdamente a Canorea diciendo que la acusación de quitarle dinero a las figuras en las liquidaciones si no han llenado como se esperaba es algo generalizado en el sector cometen un error de alcance. Siendo correcta esa defensa, me juego un brazo que el mismo Cutiño lo ha hecho, por poner un ejemplo, también me juego el otro brazo a que Cutiño no va largando por los bares entre periodistas que El Juli es tal, o que Morante se vaya a bailar samba a Brasil…, o dejarles fuera a la siguiente Feria… Por eso el tema no es el recorte más o menos consensuado de liquidación de final de temporada, sino cómo se hace ese recorte, en qué términos, de qué forma y con qué trato.

     Pero repito mi reflexión, al igual que Eduardo Canorea ha cometido graves errores que han desembocado ante el escándalo que vive ahora la Maestranza, también soy de los que pienso que con Eduardo Canorea es fácil entenderse, y lo dice precisamente quien no se entiende con él, pero yo me entiendo… Hoy tiene Eduardo Canorea la gran oportunidad de empezar a entenderse con los aficionados sevillanos. Es un golpe de efecto necesario, aunque no suficiente. A las ocho es la cita. Tiene usted, Eduardo, a los representantes de los aficionados reunidos en Sevilla. Siéntese por una puñetera vez con ellos, hábleles, escúcheles, pida perdón si es necesario y lo siente así, y escuche Eduardo, escuche… Escuche a los que le pagan; qué menos.


LOS COMUNICADOS DE LOS TOREROS

EL ESCÁNDALO PASO A PASO

Dejar respuesta

cuatro × uno =