ESCÁNDALO EN LA MAESTRANZA

El Juli, sin miedo: «Los empresarios de Sevilla negocian con despotismo, soberbia e insolencia»

0
721
El Juli ha argumentado con lógica su negativa a volver a torear en Sevilla con los actuales empresarios.
El Juli ha argumentado con lógica su negativa a volver a torear en Sevilla con los actuales empresarios.

El diestro madrileño El Juli desvela en su comunicado que los empresarios de la Maestranza han llegado a bromear y ridiculizar triunfos indiscutibles ganados en la plaza de toros de Sevilla, reprochándole incluso que sea un torero que le interese a la afición de Sevilla «por mil orejas que corte en esta plaza».

Francisco Mateos.-

     El diestro Julián López ‘El Juli’, en su comunicado hecho público hoy explicando sus motivos para haber decidido no torear en la Maestrnza mientras sigan como empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia, argumenta entre otras razones que «despotismo, soberbia e insolencia podrían describir la mayoría de las negociaciones mantenidas con ellos». Lógicamente, para El Juli esas formas continuadas y mantenidas en el tiempo por los representantes de la plaza de la Maestranza representan una falta de respeto que han culminado en «las malintencionadas declaraciones de los representantes de la empresa Pagés en el encuentro con la prensa y que fueron la gota que colmó el vaso de una situación insostenible», afirma El Juli.

     El Juli hace una valoración sobre parte de las explosivas manifestaciones que realizó Eduardo Canorea a finales de noviembre en un almuerzo informativo con parte de la prensa taurina sevillana. «La falta de respeto a compañeros como El Fundi, Gómez Escorial o Juan Diego son inadmisibles. La actitud mantenida hacia estos compañeros se ha caracterizado por las continuas y permanentes agresiones verbales a toreros que, como nosotros, merecen un trato decoroso, tanto por ser depositarios de las voluntades de un colectivo, como por su propia dignidad personal».

     El Juli afirma que «mi apoderado y yo mismo hemos vivido en primera persona esta manera mezquina de proceder». Va más lejos y denuncia con dolor que los propios empresarios hayan bromeado y ridiculizado indiscutibles triunfos suyos ganados a ley en la plaza de la Maestranza, o incluso reprochándole que no es un torero que le interesa a la afición de Sevilla. «Han bromeado irónicamente sobre la posibilidad de que yo ‘entrara’ en la afición de Sevilla y volviera a abrir mi soñada Puerta del Príncipe. Se han jactado de que la única posibilidad sería ante la benevolencia de un público «cegado por la lluvia», o atestiguando que «por mil orejas que El Juli corte en Sevilla no interesa a la afición», comenta el torero madrileño con profundo dolor e indignación.

     «A pesar de la arrogancia con la que he sido tratado, personalmente he cedido la mayoría de las ocasiones por el inmenso respeto que siento por la afición de Sevilla», finaliza el torero sobre este argumento, indicando que «quede claro que los toreros pedimos respeto a todos los valores que representamos».

     Finalmente, El Juli lanza una reflexión en voz alta: «Considero que la plaza de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, por su afición, por su categoría, por su relevancia histórica y porque el toreo la necesita ahora más que nunca, debe tener unos gestores que amen profundamente el arte de torear».


LOS COMUNICADOS DE LOS TOREROS

EL ESCÁNDALO PASO A PASO

Dejar respuesta

diecinueve − Nueve =