PASEÍLLO DE LUJO

El órdago

0
857
Los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia, en el momento más crítico de credibilidad de su gestión.
Los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia, en el momento más crítico de credibilidad de su gestión.

«…Se trataría de modificar la actual situación. Me parece claro que se trata de un intento de los toreros ‘de arriba’ de ser ellos los que manden. Creo que la guerra es contra ANOET; esto sólo es la primera batalla. Y se libra contra los Canoreitas por ser los más inanes, los más débiles y los más torpes del grupo. Sin la plaza heredada no son nada…»

Enrque Piriz.-

     Después de leer cuanto ha caído en mis manos sobre el órdago de los cinco matadores a la empresa Pagés, creo que ya pueden obtenerse unas primeras conclusiones provisionales sobre el origen y los posibles desenlaces del asunto.

     Me parece claro que se trata de un intento de los toreros ‘de arriba’ de ser ellos los que manden en esto, arrebatando el poder al monopolio empresarial endogámico. A lo largo de la historia y en diferentes épocas, el mando ha estado en diversos estamentos: los ganaderos, los empresarios con el apoyo del público, las figuras (una o varias), los empresarios conchabados con las figuras… y se iba cambiando.

     Se trataría, en mi opinión, de modificar la actual situación. Creo que la guerra es contra ANOET; esto sólo es la primera batalla. Y se libra contra los Canoreitas por ser los más inanes, los más débiles y los más torpes del grupo. Sin la plaza heredada no son nada, ni taurina, ni personalmente.

     Para esta primera escaramuza, solo veo tres salidas posibles:

  1. Arreglo entre los Pagés (presionados por la propiedad) y los cinco matadores: Esto supondría que la empresa cede, no sólo en el dinero, sino (lo que es más grave) en todas las otras exigencias de los matadores: ganado, compañeros, fechas… Y para estos (que se habrían comido su órdago) un deterioro profundo de su imagen, sobre toda ante la opinión pública en general, que seguiría pensando en los taurinos como trápalas y truhanes. Mala solución. Sería como ahora… pero peor.

  2. Organización por los Pagés de la temporada prescindiendo de los cinco matadores: Cambiando las ganaderías de las últimas temporadas, mezclando a todos los toreros, bajando los precios de las entradas… Esto clarificaría muchas cosas. Sería apasionante y muy arriesgado, necesitándose mucha generosidad e inteligencia. ¿Tienen algo de eso los Canoreita? Complicada solución. Podría ser un gran fiasco o la revolución que el toreo necesita.
  3. La propiedad despide a los Pagés (pagándole lo que sea, ya han sacado bastante) y opta por la explotación directa: nombrando un gerente independiente, sensible, con afición y honrado (otro empresario sería una torpeza inmensa). Para esta salida harían falta coraje y buen juicio en la elección del gerente. Me temo que son virtudes infrecuentes en las actuaciones de la propiedad. De paso, este gerente pagaría a los matadores lo habitual en plazas de primera, pero los pondría en su sitio en lo relativo a sus otras exigencias. Solución improbable, aunque la menos mala.

     Hay una cuarta posibilidad: que se rompa el grupo de los cinco. Sería catastrófico. ¿Por qué? Eso lo dejo para otro día.


*Enrique Piriz es abonado a la plaza de la Maestranza. / Publicado en el blog ‘Paseíllo de lujo’.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

cuatro × 4 =