LOS TOROS EN EL SIGLO XXI

El modelo Sevilla: un modelo caduco y ¿muerto?

0
854
La mayoría de la afición sevillana reclama un modelo de gestión muy distinto al que protagonizan la Real Maestranza y Eduardo Canorea en la actualidad.
La mayoría de la afición sevillana reclama un modelo de gestión muy distinto al que protagonizan la Real Maestranza y Eduardo Canorea en la actualidad.

«…La Real Maestranza se ha dedicado a cobrar su multimillonario canon y ha dejado que la situación se pudriera. ¿Alguien cree que la Maestranza y Canorea representan la ética y la estética de gestión de la Fiesta en el siglo XXI? Una empresa parapetada en una mesa camilla, sin afición y que gestiona la Maestranza como una ferretería de barrio que ha recibido en herencia divina..»

Raúl Delgado Márquez.-

     Cinco figuras del toreo se han plantado y dicen que no vuelven a torear en Sevilla mientras la empresa Pagés regente la Real Maestranza de Caballería. Si sumamos a José Tomás, son seis. ¿A alguien le sorprende la noticia? No creo.

     Para empezar quiero que reflexionen sobre estas dos preguntas:

  • ¿No creen que tiene que ser tremendamente doloroso para Morante y Manzanares decir que no van a volver a torear en Sevilla?

  • ¿Alguien, en su sano juicio, cree que José Tomás, tras torear o anunciarse en Madrid, Valencia, Bilbao, Nimes, Barcelona… no le gustaría torear en la Real Maestranza?

     Algo muy profundo y muy gordo tiene que pasar para que varios artistas de esa talla tomen una decisión tan fuerte. Ya habíamos pedido hace tiempo que los toreros deberían tomar cartas en el asunto. Por dos razones:

  1. Por una razón de justicia. No podía ser que mientras la propiedad se lleva entre el 22-25% de la facturación, y mientras que Sevilla es la plaza más cara y más rentable, sean los profesionales los que menos ganen. Pero es que, además, la empresa se dedica a faltar el respeto (la rueda de prensa del otro día es solo el último eslabón de una cadena). Los profesionales taurinos llevan una década recibiendo ostias y poniendo la otra mejilla. Algunos, como siempre, quieren hacernos creer que son los toreros los malos de la película. Si en algo han fallado los toreros es que han tardado demasiado tiempo en ponerse en su sitio.

  2. Por una razón de responsabilidad. Sevilla debería ser el faro de guía, o uno de ellos, que guiara el futuro de la Tauromaquia. ¿Alguien cree que la Real Maestranza y Canorea representan la ética y la estética de lo que debería ser la gestión de la Fiesta en el siglo XXI? Una empresa parapetada en una mesa camilla, sin afición, sin sensibilidad y que gestiona la Maestranza como una ferretería de barrio que ha recibido en herencia divina.

     La situación que hoy explota, y que estaba larvada desde hace algunos años, tiene tres culpables principales:

  • La empresa: Una empresa cuyo fin es únicamente ganar dinero. Una empresa sin estructura, sin proyecto y sin afición. Una empresa a la que se le paró el reloj hace mucho tiempo.

  • La propiedad: La Real Maestranza se ha dedicado a cobrar su multimillonario canon y ha dejado que durante mucho tiempo la situación se pudriera. Ha existido una dejación de funciones y de responsabilidad. Tal para cual, a ambos, propiedad y empresa, se les ha parado el reloj, cuando además, empresa y propiedad son tremendamente opacos.
  • La prensa: Casi toda la prensa ha tapado y callado la situación, cuando todos sabíamos que existía un malestar muy grande entre los profesionales y que la gestión de Canorea no estaba a la altura de lo que necesita la Fiesta en el siglo XXI. Una prensa que ha mirado para otro lado, cuando Pagés representa las formas y el fondo de una gestión más propia del siglo pasado.

     La pelota está en el tejado de la Real Maestranza. Y tiene que mojarse. Y tienen que elegir entre seguir como estamos, que sería alargar la agonía, porque ya nada va a ser igual, o intentar abrir un proceso nuevo y que entre aire limpio y renovador. Hay una cuestión evidente, y es que el sistema de gestion y explotación de la Real Maestranza está caduco.


*Publicado en el blog taurino ‘Los toros en el ssiglo XXI’.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

dos × dos =