ESCÁNDALO EN LA MAESTRANZA

Miguel Ángel Perera acusa a Eduardo Canorea de pagarle menos dinero del pactado

0
716
Miguel Ángel Perera desvela algunas prácticas de los empresarios de la Maestranza.
Miguel Ángel Perera desvela algunas prácticas de los empresarios de la Maestranza.

El torero Miguel Ángel Perera ha remitido un comunicado a SEVILLA TAURINA denunciando que los empresarios de la Maestranza no le pagaron lo pactado inicialmente en las tempotradas 2011 y 2013, y le forzaron con falsas promesas y posteriormente incumplidas a rebajar los honorarios que inicialmente estaban acordados.

Francisco Mateos.-

     La plaza de la Maestranza, con el silencio cómplice y responsable de los propios dueños, los maestrantes, sigue dando tumbos de escándalo en escándalo. Tras la carta abierta de José María Manzanares -respaldada y apoyada posteriormente por sus compañeros El Juli y Talavante-, ahora ha sido el extremeño Miguel Ángel Perera el que ha emitido otro comunicado justificando su decisión de no volver a torear en la plaza de toros de Sevilla mientras se mantengan como empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia. El comunicado de Perera es durísimo, destapando a los ojos de los aficionados las formas de actuar de los empresarios de Sevilla incluso con los toreros más importantes del escalafón.

     El torero extremeño acusa a los empresarios de la Maestranza de haberle pagado menos dinero del pactado en las temporadas 2011 y 2013 (en la temporada 2012 la empresa ni le llamó para contratarle). Perera informa que cuando se cerraron las contrataciones para las corridas de esas dos temporadas se pactaron unos honorarios. Concretamente, en el año 2011 fue contratado dos tardes en Feria de Abril y una tercera en San Miguel. Según relata Perera, «cuando llega el momento de liquidar, nos piden también que les rebajemos el dinero que se había pactado en la contratación porque, según ellos, «la Feria no se nos ha dado bien». El apoderado (Fernando Cepeda) acepta esa rebaja, y los empresarios se comprometen, una vez más, «a tratarnos de forma «privilegiada» de cara a la siguiente temporada». Según el torero pacense, las palabras de Eduardo Canorea fueron: «yo soy una persona agradecida y no olvido a los que tienen esos detalles conmigo».

     El trato «privilegiado» y el «agradecimiento» prometido por el empresario Eduardo Canorea al año siguiente por esa recorte de honorarios a la hora de la liquidación consistió en ni siquiera llamarle para torear en el a Maestranza y dejarle fuera de la temporada sevillana…

     Miguel Ángel Perera dice que, a pesar de la palabra incumplida por Canorea, le pide a su apoderado que se guarden todo tipo de posibles rencores y cuando llamara para la temporada 2013 se le atendiera «como si no hubiera pasado nada». De nuevo es contratado tres tardes en la temporada, y a la hora de la liquidación se repite la misma historia: «nos piden una rebaja en los honorarios porque la Feria ha sido, según ellos, «un desastre». Pues también aceptamos».

     Perera, por último, comenta que su paciencia estalla ya por completo cuando escucha que Canorea le nombra también a él culpándoles de todos los males de la Fiesta, «porque estamos «en el limbo o en la parra». El extremeño acaba con tres preguntas en voz alta: «¿Es ésta una empresa agradecida? ¿Es ésta una empresa responsable? ¿Es ésta una empresa justa con los toreros?».



 

NOTICIAS RELACIONADAS

  

Dejar respuesta

diecinueve − 13 =