ESCÁNDALO EN LA MAESTRANZA

El Juli señala directamente a la complicidad de los maestrantes en el conflicto

0
669
El teniente de hermano mayor de la Maestranza, Javier Benjumea, y el empresario de la plaza, Eduardo Canorea. (FOTO: Paco Díaz)
El teniente de hermano mayor de la Maestranza, Javier Benjumea, y el empresario de la plaza, Eduardo Canorea. (FOTO: Paco Díaz)

El Juli, en su comunicado hecho público hoy, coloca a los propios dueños de la plaza, a los maestrantes, en el punto de mira del escándalo. El diestro madrileño desvela «la ausencia de respuesta de los maestrantes para resolver el problema generado por la empresa Pagés», extendiendo por tanto la responsabilidad a los maestrantes, al entender que respaldan lo dicho y hecho por Canorea.

Francisco Mateos.-

     La plaza de la Maestranza, con el silencio cómplice de los propios dueños, los maestrantes, sigue dando tumbos de escándalo en escándalo. Tras los comunicados de José María Manzanares y Miguel Ángel Perera, tal y como había anunciado hace unos días, también El Juli ha explicado hoy en una carta abierta dirigida a los aficionados -sobre todo los sevillanos- los motivos de su decisión de no volver a torear en la plaza de toros de Sevilla mientras se mantengan como empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia. Si el comunicado de Perera era durísimo, éste de El Juli lo es mucho más, exponiendo también datos y fechas en sus argumentos contra Eduardo Canorea y Ramón Valencia, destapando nuevamente a los ojos de los aficionados las formas de actuar de los empresarios de Sevilla incluso con los toreros más importantes del escalafón.

     En uno de sus motivos, El Juli se atreve a señalar a los propios maestrantes, poniéndolos en el punto de mira, acusándolos veladamente de pasividad y permisividad con las acciones de la empresa, convirtiéndolos por tanto en cómplices del escándalo actual. El Juli alude a «la ausencia de respuesta por parte de los maestrantes para resolver el problema generado por la empresa Pagés».

     Las cinco figuras firmantes del comunicado inicial (El Juli, Morante, Manzanares, Perera y Talavante) dirigieron ese comunicado en primer lugar a los maestrantes (que no han querido ni siquiera confirmar si lo habían recibido, en un actitud de silencio inadmisible ante el escándalo y el destrozo que está sufriendo la imagen de la plaza de Sevilla, su propia plaza), y posteriormente lo hicieron público a los aficionados a través de los medios. El Juli desvela que los maestrantes no se han dirigido a ellos, a los cinco toreros, para responderles o explicarles alguna cuestión, sino que se han callado, con lo que entiende el diestro madrileño que respaldan la actutud de los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia. De esta forma, El Juli extiende de forma lógica la responsabilidad del escándalo actual a los propios maestrantes, que por permisividad, pasividad, falta de información y silencio ante los aficionados y medios serían también responsables de la situación actual, de forma que se puede entender que respaldan las actuaciones y formas de los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia.


LOS COMUNICADOS DE LOS TOREROS

EL ESCÁNDALO PASO A  PASO

Dejar respuesta

4 × 4 =