ESCÁNDALO EN LA MAESTRANZA

El Juli, otra figura que acusa a Canorea y Valencia de no pagar lo pactado

0
867

El Juli, al igual que hizo Miguel Ángel Perera días atrás, ha denunciado públicamente que los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia no le han respetado en ocasiones los honorarios pactados. Pone como ejemplo el «atropello económico en la liquidación de la temporada 2011, una decisión que unilateralmente adoptó e impuso la empresa Pagés».

Francisco Mateos.-

     El diestro Julián López ‘El Juli’, en un comunicado hecho público hoy martes, ha denunciado -entre otros argumentos para decidir no torear más Sevilla con la actual empresa- que los empresarios de la Maestranza, Eduardo Canorea y Ramón Valencia, no le han respetado en alguna ocasión los honorarios pactados inicialmente. Esta grave acusación, que el propio torero la entiende lógicamente como una falta de respeto a él como torero, se suma a la realizada hace unos días por Miguel Ángel Perera, que al igual que El Juli también denuncia que los empresarios de la Maestranza no le han respetado en ocasiones el dinero pactado inicialmente (VER). Se trata de una grave acusación por cuanto los precios que se pagan en Sevilla por parte de los aficionados son los más caros, además de ser impropio de una plaza de la categoría de Sevilla estas prácticas a los principales toreros del escalafón, prácticas que unidas a otros argumentos ahora desembocan en el más grave escándalo que ha sacudido a la Maestranza en las últimas décadas.

     En la misma línea de lo denucnciado por Perera días atrás, El Juli desvela aspectos que hasta ahora eran desconocidos. «En la temporada 2006 no fui a Sevilla acorralado por una oferta en fechas, ganaderías, carteles y honorarios estudiada para que no tuviera más remedio que decir «no». En la temporada 2011, después de cortar cinco orejas y lograr abrir la Puerta del Príncipe y cuatro llenos, en el momento de recibir la liquidación de toda la Feria, incluido San Miguel, se hizo a la baja, reduciendo sustancialmente los honorarios acordados y faltando de este modo a lo convenido con mi apoderado en las negociaciones».

     El Juli puntualiza, además, que «este atropello económico en la liquidación de la temporada 2011 fue una decisión que unilateralmente adopta e impone la empresa Pagés», con lo que es aún más grave, ya que esa rebaja de los honorarios en la liquidación de final de temporada no fue consensuado con el apoderado del torero.

     Tras estas durísimas acusaciones de dos de los principales toreros del escalafón -El Juli y Miguel Ángel Perera-, la empresa Pagés (que hasta ahora parece que están respaldados y apoyados en sus prácticas por los propios maestrantes) deberá aclarar si es cierto lo denunciado por estos dos espadas.


LOS COMUNICADOS DE LOS TOREROS

EL ESCÁNDALO PASO A PASO

Dejar respuesta

uno × cuatro =