Piden que la plaza salga a licitación

Los abonados comienzan a rebelarse contra Canorea y los maestrantes

0
952
La Feria de Abril de 2012 puede marcar un hito negativo en afluencia de público. (FOTO: SEVILLA TAURINA).
La Feria de Abril de 2012 puede marcar un hito negativo en afluencia de público. (FOTO: SEVILLA TAURINA).

El profundo malestar que existe entre los aficionados por el decepcionante abono sevillano comienza a plasmarse en acciones que, de forma natural, comienzan a tejer grupos de abonados. Las críticas no sólo apuntan a Canorea, sino que también responsabilizan a los maestrantes. Piden un cambio de gestión, que se les oiga y que la plaza salga a concurso cada cuatro años para facilitar la competitividad.

Francisco Mateos.-

     La polémica sobre los controvertidos carteles del abono 2012 en la Maestranza sigue a pie de calle entre los aficionados. La ausencia de varias figuras, las guerras particulares o sectoriales de Eduardo Canorea y Ramón Valencia con algunos toreros, el constante y eterno intento siempre fallido de contratación de José Tomás año tras año, la supresión de tres novilladas, la negativa de la empresa a dialogar con la Unión Taurina de Abonados y el mantenimiento de un abono largo con escasos argumentos, son causas de este debate abierto entre los aficionados, que comienzan a debatir sobre medidas necesarias que se deben emprender.

     La caída del abono (que viene descendiendo en las últimas temporadas) va a ser notable en esta temporada de 2012. Así lo argumentan varios abonados a SEVILLA TAURINA. «Yo este año, tras 30 de abonado. me doy de baja; mis compañeros de balcón también han decidido igualmente darse de baja». En otros foros taurinos se pueden leer varios comentarios de muchos abonados que han decidido dejar de serlo ante un abono que no les satisface. «La verdad es que quedan pocas ganas de rascarse el bolsillo y sacar los abonos. Aún no he renovado los míos a estas alturas. Ya me ha mandado la empresa cuatro mensajes al móvil recordándome las fechas de renovación, lo que es un indicativo gráfico de lo mal que tiene que ir la cosa. Ganas me dan de acudir a la reserva oficial para conseguir las entradas de las pocas corridas que de verdad me interesan, y con lo que me ahorre, acudir a Huelva, Linares, Granada, Córdoba, El Puerto, Antequera… a ver al Juli, José Tomás, Curro Díaz, Ponce…».

     Los abonados de la plaza de Sevilla ya no sólo responsabilizan a los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia de la crispada situación actual, sino que señalan también directamente a los propietarios, los maestrantes, por consentir lo que está ocurriendo. Piden mayor transparencia y control a la empresa, mayor participación de los aficionados y abonados, que se les oiga y se cambie finalmente el actual modelo de gestión y explotación de la plaza de toros de Sevilla.

     Un grupo de abonados de larga tradición en la plaza de Sevilla se han unido y han firmado un escrito de protesta que han remitido a varios medios de comunicación, y que SEVILLA TAURINA reproduce en su integridad:

     «Somos un grupo de abonados de la plaza de toros de Sevilla, en su mayoría con una antigüedad de más de 20 años como abonados de la misma. Con esta carta queremos expresar nuestra disconformidad con los carteles de la presente temporada y la política que se sigue por la empresa Pagés, apoyada por la Real Maestranza propietaria de la plaza.

     No somos ajenos a discusión que hay en la actualidad entre un grupo de toreros –agrupados en el denominado G-10– y los empresarios en torno a los derechos de imagen. No es la primera vez ni será la última que una o varias figuras no concurren a una feria por discrepancias económicas. Ahora bien, sí queremos hacer constar que en el caso de la empresa de Sevilla son constantes y reiteradas las ausencias de figuras por discrepancias con la empresa, siendo paradigmático el caso de José Tomás -ausente desde hace 10 temporadas del abono Sevillano-, Morante de la Puebla otros años o El Juli, ausente esta temporada igual que hace varios años.

     Ahora bien, ausentes de los carteles diversas figuras por discrepancias con la empresa es inadmisible el formato o estructura que se ha hecho de la actual temporada. En primer lugar, el ciclo ferial se debería reducir y volver a un ciclo más corto, acorde a los tiempos que corren. Máxime cuando no hay o no vienen suficientes figuras para sustentar tantos carteles y la consecuencia son carteles sin atractivo alguno que se sustentan únicamente por la inclusión en el abono y los cuales el abonado estaría encantado se suprimieran. Sería más lógico y más beneficioso para el abonado reducir el ciclo y concentrarlo en menos corridas; pero eso sí: todas del máximo interés.

     Las novilladas, por el contrario, no se deben reducir, como inexplicablemente se ha hecho; es un instrumento fundamental para el fomento de la Fiesta y promoción de nuevas figuras. Debía ser por tanto obligación de la empresa mantenerlas y fomentarlas, y así se le debía exigir por la propiedad de la plaza.

     Igualmente, se le debía exigir a la empresa por tradición e historia mantener y fomentar los carteles del día del Corpus y la Virgen de los Reyes. No deja de ser una paradoja que intentándose desde el Ayuntamiento fomentar ambas celebraciones, en especial el día del Corpus, con diversos actos el día de vísperas o el mismo día de la celebración, la empresa suprima la corrida de toros. La Real Maestranza, como propietaria de la plaza, no debería permitirlo. Se podrían haber mejorado los carteles, y no suprimir los festejos, dando muestras la empresa de nuevo de su escaso interés y falta de imaginación para confeccionar carteles.

     En la presentación de los carteles, la empresa alardeó ue pensando en el abonado se habían reducido el número de novilladas y la corrida del Corpus. Nos hubiese gustado mucho más, señor Canorea, que mantuviesen las novilladas y la corrida del Corpus y, en cambio, hubiese suprimido al menos cinco corridas del ciclo ferial. A nadie se le escapa que se ha reducido en los espectáculos más baratos, con una repercusión insignificante en el abono, y por el contrario han mantenido y nos obligan a suscribir unas corridas de toros que nadie tiene interés en ver y que nos obligan a pagar a precio de corrida de Feria.

     Finalmente, creemos necesario cambiar el actual modelo de gestión de la plaza, de titularidad privada pero en la que se celebran espectáculos de indudable trascendencia pública. En primer lugar, reivindicamos una mayor trasparencia en la gestión y la participación, aunque sea a título meramente consultivo, de los abonados de la plaza en la configuración de la programación anual, como se hace en Francia y en muchas otras plazas españolas excelentemente gestionadas y con magníficos carteles. En segundo lugar creemos necesario una mayor competitividad en la gestión de la plaza, licitándose la misma periódicamente a través de un procedimiento abierto al que pueda concurrir cualquier empresario o bien asumiendo la propiedad de la plaza la gestión directa de un modo similar a como se hace en Bilbao, Pamplona o plazas de Francia. Desde luego consideramos caduco el actual sistema que a lo mejor satisface a la propietaria de la plaza pero desde luego va en contra de la Fiesta y los aficionados.

     En definitiva, y dada la poca repercusión que tienen este tipo de reivindicaciones y sugerencias de los abonados a esta empresa y a la Real Maestranza, lo que ocurrirá seguramente es que muchos abonados tomen la salida más dolorosa, que pasa sencillamente por no sacar un abono que han tenido ininterrumpidamente durante muchísimos años, mientras propietario e inquilino siguen a lo suyo, que no es más que un mero negocio a espaldas del aficionado y cada vez más decadente».


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

1 × 1 =