Sin J. Tomás, Juli, Perera, Ponce y Curro Díaz

Canorea y Valencia califican de «atractivos» los carteles (GALERÍA GRÁFICA)

0
779
Eduardo Canorea y Ramón Valencia. (FOTO: Javier Martínez)
Eduardo Canorea y Ramón Valencia. (FOTO: Javier Martínez)

La empresa Pagés ha presentado las combinaciones de la Feria de Abril y abono de la temporada. Manzanares, Luque, Cid y Castella, con cuatro tardes, son los pilares de un abono con notables ausencias. Morante y Talavante, tres tardes. El abono se reduce a 18 corridas de toros, dos de rejones y cinco novilladas picadas.

Manuel Viera.-

     Con el gesto apesadumbrado, Eduardo Canorea y Ramón Valencia han hecho oficiales los carteles de la Feria de Abril y abono de la temporada, ya publicados por SEVILLA TAURINA. Con un «agradezco al teniente de hermano mayor de la Real Maestranza el apoyo que ha dado a esta empresa para la confección de este abono», inició el gerente de Pagés el acto de presentación, en el que valoró el hacer «del que tengo a mi izquierda (Ramón Valencia) por su capacidad de análisis al saber ‘leer’ las cosas y ‘leerme’ a mí en momentos que han podido ser muy duros». Eduardo Canorea definió las combinaciones como «carteles atractivos, y creo que la Feria, en lo artístico, va a dar mucho que hablar para bien, aunque nos hubiese gustado contar con algunos de los ausentes».

     El abono, que se reduce a 18 corridas de toros, 2 corridas de rejones y 5 novilladas picadas, tiene la novedad de la programación de una novillada -en vez de la tradicional corrida de toros- el día del Corpus «a modo de atemperar los costes debido a la situación que estamos viviendo». De igual modo, y por las mismas circunstancias, la Maestranza se cierra en agosto: «hemos creído conveniente ‘desprogramar’ la corrida con motivo de la festividad de la Virgen de los Reyes».

     También Ramón Valencia se refirió a la atípica y compleja situación vivida para la confección de estos carteles. «La empresa y la Real Maestranza, sensible a esta situación, ha querido abaratar el abono quitando festejos con el único objetivo de bajar el precio de los abonos». La reducción de una corrida y tres novilladas en el abono se verá recompensada con el «obsequio al abonado de las novilladas sin caballos programadas en el mes de julio, pudiendo asistir gratis a estos festejos, con lo cual se consigue una bajada del precio del abono del 7%». Valencia se refirió también al gran esfuerzo que han tenido que realizar para confeccionar un abono en tiempo record. «La presión a la que hemos estado sometido ha sido enorme. Se sufre mucho».

LAS AUSENCIAS

José Tomás

     Ramón Valencia explicó de forma exhaustiva, y apoyando su argumento en fechas y lugares concretos, las conversaciones mantenidas con Salvador Boix, apoderado de José Tomás, para la contratación del torero de Galapagar. En noviembre de 2011 se mantienen los primeros contactos con Boix en el transcurso de un almuerzo en el restaurante madrileño ‘El Paraguas’, «allí le exponemos al apoderado nuestra intención de contratar a su torero y le preguntamos si estaba dispuesto a torear en la Maestranza. Le ofrecemos el comienzo del ciclo (Domingo de Resurrección) y creamos para él una nueva corrida el 1 de mayo, una vez terminada la Feria y sin televisión, e incluso le damos la alternancia del día del Corpus para la segunda corrida. Se le ofrece un 20% más de los emolumentos que le ofrecimos hace dos años, pareciéndole poco. En una semana nos dice que nos llama, aunque somos nosotros quienes le volvemos a llamar el 21 de diciembre, día que nos dice que aún no sabe el torero cómo va a plantear la temporada. El 9 de enero quedamos en Madrid en el mismo restaurante, y nos dice que lo ofrecido es poco dinero, por lo cual subimos a la misma cifra que él nos pidió hace dos años y… se calló. Entendió que estaba bien y nos dijo que nos contestaba el viernes 13 de febrero… Y hasta hoy». El relato contado por Valencia lo ‘apuntilla’ Canorea: «esta empresa no ha tenido ninguna otra explicación por parte de José Tomás».

El Juli

     Eduardo Canorea se muestra más escueto en el argumento con el que explica la ausencia de Julián López ‘El Juli’. «Llamamos a Roberto Domínguez el día antes de viajar para América, y le ofrecimos la corrida del Domingo de Resurrección, una en preferia y otra en Feria, y volvemos a quedar una vez expuesta la oferta. Aunque nos contesta que le hemos llamado tarde, nos reitera que hablaría con el torero y contestaría. Al final nos dice que Julián no quiera torear».

     Valencia argumenta la tradicional forma que tiene Pagés de contratar. «Nosotros, hasta que no cerramos con un torero su contratación, no llamamos a otro. A Julián no se le ha llamado tarde; se le ha llamado en su momento. Se le ha llamado el tercero, después de Morante y Manzanares, porque con Castella es verdad que también teníamos un acuerdo pero porque su apoderado se molestó en llamarnos con tiempo, avisando que viajaba para América y tardaría un mes en regresar. Y en cuanto a que supuestamente se ha publicado que El Juli no ha querido venir porque no está Perera, nada tiene que ver una cosa con la otra, y esa exigencia no ha existido».

Miguel Ángel Perera

     Canorea responde con rotundidad a la pregunta de por qué la ausencia de Miguel Ángel Perera. «A Perera no se le ha llamado, ni su apoderado Fernando Cepeda nos ha llamado a nosotros. Los únicos motivos de la empresa para no traer a Perera es el querer promocionar a otros toreros destacados en la anterior temporada».

Enrique Ponce

     La ausencia de Enrique Ponce es debida sólo a su petición de no querer torear. Así lo explicó el gerente de Pagés: «Sus circunstancias personales le piden un descanso en el mes de abril, para estar cerca de sus hijas. Le ofrecimos dos tardes, o bien sólo una y sin problemas de ganaderías. Con la educación que le caracteriza nos dijo que no».

Curro Díaz

     A Curro Díaz se le ofreció torear la corrida de Fuente Ymbro y declinó venir. Según Eduardo Canorea, a su apoderado le pareció poco. «Ignacio González, que es amigo personal mío, me pidió una segunda corrida, y como no se la podía dar prefirió no aceptar y quedarse fuera de Sevilla».

G-10 Y LOS DERECHOS DE IMAGEN

     En cuanto a los derechos de imagen, sólo ha habido un principio de acuerdo: «Lo que se rubricó y pactó ellos sólo lo toman como una ‘carta de intenciones’, por lo que aún quedan por resolver ciertos matices. La Feria de San Miguel tiene opción a ser televisada, aunque ahora no existe el acuerdo».

     Eduardo Canorea reflexionó con «tristeza» al final del acto. «En este asunto no hay ganadores, sólo un perdedor que es el público. O tal vez gane unas cantidades una empresa que nada tiene que ver con esto. No se han explicados bien las cosas por quienes pueden explicarlas. Con este proceder de los toreros, la figura del apoderado entra en declive. Ellos también pierden. No saben qué quieren sus toreros. Debíamos dar los mejores carteles, cediendo todos, al mejor precio, y no estamos dando ni lo mejor ni al mejor precio. En noviembre quisimos sentarnos los empresarios con los toreros, y no quisieron. Sólo me queda decir que dentro del llamado G-10 se ven sensibilidades distintas: hay algunos que están cumpliendo, y les estoy agradecidos, pero por otros estaríamos todavía de rodillas».


GALERÍA GRÁFICA

Expectación ante las explicaciones de los empresarios. (FOTO: Javier Martínez)

Ramón Valencia comenta la negociación de José Tomás. (FOTO: Javier Martínez)

Los empresarios, tristes y apesadumbrados. (FOTO: Javier Martínez)

Todos atentos a los argumentos y explicaciones de la empresa. (FOTO: Javier Martínez)

(FOTO: Javier Martínez) Buen número de cámaras de televisión en el acto. (FOTO: Javier Martínez)

El cirujano taurino Ramón Vila, atento en la primera fila. (FOTO: Javier Martínez)

Manuel Luque, Curro Puya y Manuel Tornay repasan los carteles. (FOTO: J. Martínez)

 


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Doce + 17 =