Juli, once orejas en dos años, fuera de Sevilla

José Tomás, ahora que molesta El Juli

0
947
Eduardo Canorea y El Juli, mirando en sentidos opuestos. (FOTO: Arjona/Toromedia)
Eduardo Canorea y El Juli, mirando en sentidos opuestos. (FOTO: Arjona/Toromedia)

«…La presencia de José Tomás actuaría como parapeto ante el escandaloso trato que todas las grandes empresas están perpetrando sobre la figura de El Juli. Ni lo llamaron para negociar en Valencia, ni lo han llamado para Sevilla después de salir durante dos años consecutivos por la Puerta del Príncipe. Once orejas en las últimas seis corridas toreadas en Sevilla. He aquí el precio por defender la dignidad…»

Ávaro Acevedo.-

     Pónganlo todo en cuarentena. Hace justo veinticuatro meses, un par de críticos taurinos se tiraban los trastos a la cabeza por la autoría de la primicia que luego resultó no ser: José Tomás iba a torear en Sevilla. No obstante, el acuerdo está más cerca que nunca. Las corridas de Juan Pedro Domecq y El Pilar los días 1 de mayo y 7 de junio (sin televisión) y todo el dinero que desee, según se han apresurado a manifestar los empresarios de la Maestranza en vista de la avalancha de abonos que se quedan sin renovar desde hace ya algunos años.

     Más. La presencia de José Tomás actuaría como parapeto ante el escandaloso trato que todas las grandes empresas están perpetrando sobre la figura de Julián López ‘El Juli’. Ni lo llamaron para negociar en Valencia, ni lo han llamado para Sevilla después de salir durante dos años consecutivos por la Puerta del Príncipe. Eduardo Canorea y Ramón Valencia claudican ante las pretensiones de José Tomás (y de Morante de la Puebla) pues ya han decidido meter el cadáver de El Juli en el maletero del coche. Los cuñados se han visto obligados a negociar con All Sport porque la baraja de toreros que representa en pro de sus derechos televisivos es demasiado amplia y notoria. Y también, porque José Tomás les indicó que lo primero sería necesario para lo segundo. Es decir, llegar a un acuerdo con All Sport antes de seguir negociando con su persona, y así no ser utilizado como escudo en una guerra que, de otra manera más gallarda, brillante y solitaria, inició el de Galapagar hace una década mientras todos sus compañeros lo dejaban solo como la una.

RETRATADOS

     Los carteles de Valencia dejaron a las claras que el G-10 es un grupo variopinto. O que la cabra siempre tira al monte. Las aparentemente inocentonas palabras de Simón Casas –también autodenominado ‘el productor de arte’ –confirmaron lo que todos sospechábamos. La presencia de Enrique Ponce, Manzanares, Talavante, El Fandi y El Cid ha sido posible porque el incremento de los ingresos por derechos de imagen quedará compensado con una rebaja de los honorarios por el concepto de lidiar y matar dos toros a estoque. «Me han dicho que ya lo arreglaremos», ha manifestado Simón Casas al respecto, y ningún gabinete de comunicación, apoderado o torero en persona se ha molestado en aclarar qué es lo que hay que arreglar. Y si los toreros saben día, corrida y compañeros, lo que falta por concretar es el dinero. O sea, que si es verdad lo que ha dicho Simón Casas: Enrique Ponce, Manzanares o Talavante no saben cuánto van a ganar por torear en Valencia mientras que Morante y El Juli sí saben lo que le corresponde por no torear en Valencia (recuerden que All Sport negocia de forma conjunta, y que el dinero que percibe su grupo de toreros se reparte de forma equitativa con algunas pequeñas variables, toreen o no toreen en la Feria).

     La libertad no depende de estar o no estar en el G-10. Es una forma de entender la vida y la profesión que satisface a unos e incomoda a otros. Sobre todo, a los empresarios. Ellos irán a muerte a por tres toreros, pero especialmente a por El Juli por ser el ideólogo de este movimiento con algunos errores de forma, pero incuestionable en el fondo: viene a sostener que los toreros no son marionetas, aunque lo hayan parecido durante demasiado tiempo. A Morante también le harán pagar su cuota y por eso lo han excluido de Valencia. De Sevilla no se han atrevido, y de Madrid, supongo que tampoco osarán hacerlo. El tercer hombre es Miguel Ángel Perera. No es un portento como El Juli ni un genio como Morante, pero los tiene bien puestos. Dentro y fuera de la plaza. Lo van a querer destrozar, pero una voluntad tan férrea como la del extremeño nunca debiera ser subestimada. Se le desea suerte.

PRINCIPALES NOMBRES

     De Sevilla ya se sabe que, con Morante y Manzanares, estará Daniel Luque el Domingo de Resurrección frente a otro encierro de Juan Pedro Domecq. Sevillano, joven y magnifico torero con proyección de gran figura, encaja bien en el cartel pero en realidad lo que se hace con Luque es agradecerle los servicios prestados, pues se salió de G-10 y además lo apodera uno del bando empresarial: Simón Casas. Ahora, se lo tienen en cuenta para bien.

     Por lo demás, Morante lidiará además las corridas de Núñez del Cuvillo y Garcigrande. Y Manzanares, la de Cuvillo y la de Victoriano del Río. Por tanto, Morante y Manzanares coincidirán dos tardes en el ciclo, en esta segunda ocasión con las reses que pastan en ‘El Grullo’. Ese día abrirá plaza Juan José Padilla aunque Morante pidió a la empresa un mano a mano con Manzanares. Toño Matilla, empresario de Madrid, y apoderado de Manzanares (y de Padilla, entre otros muchos), no aceptó el reto. Las causas de esa negativa podrían venir del deseo de colocar a Padilla para completar el cartel, pero hay quien asegura que Manzanares podría matar seis toros en Sevilla, con lo cual no le cuadraría un mano a mano con Morante que, inevitablemente, restaría protagonismo a la encerrona. La petición de la empresa a los ganaderos Joaquín Núñez del Cuvillo y Juan Pedro Domecq para la Feria de San Miguel de tres toros por divisa (aunque los tres de Juan Pedro ya no podrán ser facilitados puesto que ahora hay que buscar seis en vez de tres para José Tomás) quizá arroje pistas sobre la cuestión de la posible encerrona. De momento, el mutismo de las partes es absoluto.

     Si hablábamos antes de los servicios prestados por Daniel Luque, otro al que agradecen su actitud es a Sebastián Castella. En este caso, la decisión de no querer pertenecer nunca al G-10 queda premiada con un triplete de tardes en la Maestranza, plaza en la que casi nunca ha triunfado. El francés acompañará a Morante en la de Garcigrande abriendo plaza Enrique Ponce; y matará además la de Jandilla y la de Daniel Ruiz (quizá junto a Daniel Luque). Además, a Alejandro Talavante se la han ofrecido otras tres corridas (Victoriano del Río, Jandilla y Torrehandilla) pero al final parece ser que se quedará solamente con las corridas de Victoriano y Jandilla, desechando el tercer hierro. Así las cosas, la terna encargada de lidiar el encierro de Victoriano del Río estaría formada por Talavante, Manzanares y un tercer espada más antiguo que es Manuel Jesús ‘El Cid’.

MESSI EN LA MAESTRANZA

     Volviendo a José Tomás, si lo suyo termina de cuajar, un día le abrirá plaza Juan Mora, y otro, El Fundi. Y se la cerrarán dos de estos tres jovencísimos toreros: Diego Silveti, Antonio Nazaré o Esaú Fernández. Hasta el momento, lo único inquietante es que su apoderado Salvador Boix se limita a responder «no tengo nada que decir» cuando se le interroga por el asunto. El caso es que, pase lo que pase, deberíamos contemplar la presencia de José Tomás en Sevilla como un hecho de pura lógica. Por desgracia, cómo estará el toreo que la noticia es que Messí (José Tomás) juega un partido en el Nou Camp (la Maestranza) porque lleva sin hacerlo diez años. Y la noticia es que otro Messi (El Juli) no jugará después de marcar once goles en seis partidos. O sea, once orejas en las últimas seis corridas toreadas en Sevilla. He aquí el precio por defender la dignidad.


*Álvaro Acevedo es periodista taurino sevillano. / Publicado en La Razón.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

10 − Diez =