Diferencias en las valoraciones de los carteles

Sevilla: la hora de la verdad

0
830
El periodista Ignacio de Cossío dejará de ser abonado de la Maestranza.
El periodista Ignacio de Cossío dejará de ser abonado de la Maestranza.

«…A algunos se les ha visto el plumero y les ha temblado la mano a la hora de escribir. No se creen ni ellos lo que dicen. Los periodistas debemos mostrar de vez en cuando independencia cuando llega el momento clave. Por si quedaba la duda, yo no me vendo por una entrada. Llevo más de treinta años abonado a los toros en Sevilla desde mi querido tendido 11 y este año no voy a renovarlo; no me convencen…»

Ignacio de Cossío.-

     Semana extraordinaria en lo profesional. Muchas gracias, queridos oyentes, jamás hemos recibido tantas felicitaciones, e-mails, twits, cartas y llamadas en nuestra trayectoria profesional como las recibidas durante toda la semana, a causa del programa anterior. Hay veces que parece que hablamos desde el desierto, pues los aficionados nunca se suelen manifiestar.

     Es duro, durísimo a veces, pero siempre llega la hora de la verdad y hay que decir las cosas por su nombre desde el respeto y el rigor periodístico. A algunos se les ha visto el plumero y les ha temblado la mano a la hora de escribir. No se creen ni ellos lo que dicen. Pocos han tenido la valentía de hablarnos de la Feria de Abril de Sevilla que es y no de una Feria que no es.

     Los carteles son los que son; no nos engañemos. Dejan mucho que desear y ya veremos si los toros que vienen, a pesar de venir las mejores casas, vienen lo mejor de ellas. Eso sería otro cantar que hoy no corresponde ni tan siquiera hablar. Ya veremos, llegado el momento, lo que salta a la plaza.

     Leo detenidamente… «Feria abierta, interesante y atractiva, plagada de novedades, de toreros emergentes…» ¿De que Feria hablan estos señores? Las únicas novedades que veo son David Mora e Iván Fandiño, amen de la alternativa de López Simón, en dieciocho corridas de toros. Es una Feria con toreros populistas, toreros locales y los mal combinados. Es un abono sin rematar, con ausencias claves a excepción del Domingo de Resurrección y el mano a mano de San Miguel; seamos serios.

     El verdadero aficionado, o el que se supone que lo es de verdad, es el que exige cuando lo que le ofrecen no llega a sus expectativas. El verdadero aficionado no se rinde servil al chantaje de un abono de ninguna plaza, si este resulta a su entender insuficiente. No invito a hacerlo a nadie si no quieren, líbreme Dios de este peso que ni quiero ni puedo soportar.

     Esto se llama ejercer el derecho a la libertad, en efecto. A unos se les olvidan Juli, Perera y Curro Díaz, mientras que un toro meta la cara a otro torero; y a otros no. Yo no me voy a olvidar de Julián López ‘El Juli’, Miguel Ángel Perera, César Jiménez, Curro Díaz, Juan Mora, algún que otro mexicano no acartelado,…

     Miren ustedes: Sevilla es Sevilla; o mejor dicho: la Maestranza es la Maestranza. Los mejores torearon aquí, hicieron faenas sublimes para la historia aquí y se dejaron la piel en el coso del Baratillo. Esta es mi modesta opinión que espero pueda seguir manteniéndola toda la vida. Los periodistas debemos mostrar de vez en cuando independencia cuando llega el momento clave, cuando después de tantos años de gloria llega un año con carteles mucho más flojos. Entonces debemos diferenciar de inmediato frente al clásico taurino comprometido con la causa televisiva, empresarial, torera o ganadera, por muy amigos que seamos.

     Lealtad y honestidad a los que aman la grandeza de la Fiesta íntegra y auténtica, más allá de cualquier otro compromiso. El día que no lo haga, abandonaré la profesión que más quiero, pues nunca ni me he servido ni me serviré de ella si no es para exaltar lo brillante y lo genial que resulta cuando las cosas se hacen bien.

     Por si quedaba la duda, yo no me vendo por una entrada en ninguna plaza de toros. Llevo más de treinta años abonado a los toros en Sevilla desde mi querido tendido 11 y este año no voy a renovarlo; no me convencen. Volveré a hacerlo en cualquier localidad cuando esto cambie, aunque mucho me temo que lamentablemente estos carteles han sentado precedente en nuestro país y ya no volveremos a ver una Feria rematada en la historia moderna. Sevilla hasta en esto marca la pauta.


*Ignacio de Cossío es periodista y escritor taurino.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

3 − 1 =