El abono más pobre de los últimos años

Una Feria de Abril plagada de ausencias

0
948
Los empresarios de Sevilla y sus explicaciones. (FOTO: Arjona / Toromedia)
Los empresarios de Sevilla y sus explicaciones. (FOTO: Arjona / Toromedia)

«…el conjunto de las combinaciones desprende la impresión de un ciclo triste, anodino, desangelado y sin interés. Sobran carteles y faltan figuras. Quizá, queda patente que es una Feria muy larga para el plantel de toreros interesantes que existen. El problema se acrecienta si se le añaden las ausencias, para las que los responsables de la empresa ofrecieron explicaciones varias…»

Antonio Lorca.-

     Se cumplieron los augurios más pesimistas: los carteles de la Feria de Sevilla son los más pobres de los últimos años. Los gerentes de la plaza de la Real Maestranza los presentaron ayer y quedó claro -si es que quedaba alguna duda- que la Fiesta de los toros sufre una enfermedad crónica de difícil curación. No estarán en Sevilla José Tomás, que lleva diez años ausente; El Juli, triunfador en las dos temporadas anteriores; Miguel Angel Perera, Enrique Ponce, -al parecer, por decisión propia-, y Curro Díaz, entre otros.

     El abono consta de 18 corridas de toros, cinco novilladas y dos festejos de rejoneo. Los diestros Manzanares, El Cid, Luque y Castella acuden cuatro tardes; y a tres, Morante y Talavante. Algún cartel rematado existe, por pura lógica, pero el conjunto de las combinaciones desprende la impresión de que se trata de un ciclo triste, anodino, desangelado y sin interés. Sobran carteles y faltan figuras. Quizá, queda patente que es una Feria muy larga para el plantel de toreros interesantes que existen en la actualidad. El problema se acrecienta si se le añaden las ausencias, para las que los responsables de la empresa ofrecieron explicaciones varias.

     Siempre según la empresa Pagés, se han celebrado varias reuniones con el apoderado de José Tomás, a quien se le ofreció las fechas del Domingo de Resurrección y el 1 de mayo o, en su defecto, el día del Corpus; hablaron de ganaderías y dinero y el entorno quedó en contestar, respuesta que no se ha producido. Como el diestro José Tomás y los suyos no hablan, nunca se podrá conocer la verdad de la historia.

     No hubo acuerdo con El Juli; no han hablado con el apoderado de Perera, y Curro Díaz no aceptó lo que le ofrecieron. Y los gerentes ofrecieron, además, una profusa y muy confusa explicación de sus relaciones con ASM, la empresa que gestiona los derechos audiovisuales de los toreros, y lo único que quedó claro es que el secretismo preside las actitudes de matadores y empresarios.

     Por cierto, el precio del abono baja un 7% porque se reduce el número de festejos, que no el importe de las entradas, que se mantiene. Queda, a partir de ahora, lo más importante: la respuesta del público. Las taquillas dirán si la enfermedad crónica de la Fiesta de los toros tiene o no solución.


*Antonio Lorca es periodista y escritor sevillano. / Publicado en el blog ‘Primer aviso’ del diario El Pais.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

cinco × 2 =