Caso 'CASTILLEJA CONNECTION'

Carmen Tovar no representa a la Junta de Andalucía

0
609
La delegadade la Junta en Sevilla, Carmen Tovar, y el consejero de Gobernación, Luis Pizarro.
La delegadade la Junta en Sevilla, Carmen Tovar, y el consejero de Gobernación, Luis Pizarro.

«…con más ímpetu hay que denunciar a políticos que vienen a servirse de la Fiesta en vez de servir a la misma, como es el caso de la nefasta actuación de la delegada Carmen Tovar. Ha logrado manchar reiteradamente la buena política taurina de la Junta. Carmen Tovar, en este sentido, no representa a la Junta de Andalucía…»

Francisco Mateos.-

     Lo dijo bien claro y muy acertadamente la diputada Lola Calderón (PP) en su dura pero totalmente cierta intervención parlamentaria el martes al consejero Luis Pizarro: «Debe llamar al orden a su delegada Carmen Tovar, porque la buena política taurina de la Junta de Andalucía no puede permitirse ser manchada por actuaciones tan escandalosas como las de Carmen Tovar». Hasta la representante del PP andaluz no tuvo reparos en reconocer la buena labor en favor de la Fiesta de la Junta de Andalucía, sus iniciativas y proyectos para defender la Fiesta, su decidida valentía para decir sin ambajes «SÍ» a los toros. Por eso chirría cuando un político hace lo contrario, y como le dijo Lola Calderón al consejero de Gobernación -víctima involuntaria e inmerecida del caso-, la política taurina andaluza no se merece manchas como la de la señora Carmen Tovar.

     Me consta que dentro de la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucia cada vez está más colmado el vaso de la paciencia con las salidas de tono taurinas de Carmen Tovar y algunos de sus asesores. Aún sobrevuela y escuece la dimisión de Juan Murillo y el asesor Ruperto de los Reyes (cada vez más claro que motivadas por la delegada), los nombramientos de sus amigos y vecinos de Castilleja como presidente y asesor, haber puesto en año y medio completamente a la contra a los abonados, que acrecientan con más dureza sus críticas a la Junta de Andalucía, las informaciones y fotografías sobre los amigos y familiares de la delegada colándose gratis al burladero institucional de la Junta, las investigaciones que está llevando a cabo el Defensor del Pueblo Andaluz por tres quejas sobre actuaciones taurinas de la delegada, y sobre todo el chaparrón y la bronca que se ha llevado de forma involuntaria el consejero de Gobernación Luis Pizarro en la Comisión parlamentaria de forma involuntaria y debido a los excesos de la delegada Tovar. En la Consejería hay un creciente cabreo -cada vez más visible- por estas situaciones que vienen a empañar la política general taurina andaluza. Toca comprobar si después de que el tema del burladero ‘chachipiruli’ haya llegado hasta el Parlamento de Andalucía este próximo domingo siguen ‘colando’ gratis a sus amigos y familiaresal burladero de la Junta la delegada Carmen Tovar y su amigo el presidente Julián Salguero. Estaremos atentos.

     Siempre he estado a favor de la presencia de la Administración (en este caso la andaluza) en la regulación de la Fiesta de los toros como garante de un espectáculo para el que sus principales componente (los taurinos) no están preparados ni tienen ‘cultura’ de autorregulación por sí solos. He respaldado y sigo respaldando las iniciativas de la Junta. Y es precisamente por eso mismo por lo que con más ímpetu hay que denunciar a políticos que vienen a servirse de la Fiesta en vez de servir a la misma, como es el caso de la nefasta actuación de la delegada Carmen Tovar. Aprovecharse de su puesto para que sus familiares y amiguitos de Castilleja vayan gratis a los toros, colaborar en vetos a fotógrafos y periodistas, ser el detonante de dimisiones de presidentes y asesores, nombrar a presidentes, asesores e incluso algún veterinario (del que pronto seguiremos hablando) primando lazos de amistad, no es más que demostraciones del talante de Carmen Tovar respecto a la Fiesta de los toros. Se ha creído que podía convertirse en el ‘señorito andaluz’ que manejaba el ‘cortijo’.

     Pronto se enteró que el ‘cortijo’ no lo podía manejar ella a su antojo. Creo que es el momento de desvelar algo sucedido hace un año, y que fue el detonante del cambio de actitud de la delegada Carmen Tovar respecto a SEVILLA TAURINA. El día en el que la mismísima delegada Carmen Tovar probó en primera persona el poder de la empresa Pagés. El día, en definitiva, en el que la delegada Carmen Tovar tuvo que tragarse su orgullo y claudicar ante Canorea. Fue en la Feria de Abril del año pasado. La empresa, además de vetarme a mí con la retirada de la credencial de periodista, intentó quitar a SEVILLA TAURINA la de prensa gráfica del callejón, después de estar tres años -los tres de existencia de ST– acreditados en el burladero de gráficos por la Junta de Andalucía. Aunque en un principio lo logró -Domingo de Resurrección-, la delegada expidió una credencial de urgencia de gráficos tras esa corrida inaugural a favor de ST. Fue entonces cuando se produjo la desconcertante situación en la que la empresa negaba el pase de acceso a la plaza, a pesar de disponer del acceso al callejón sellado y firmado por la delegada de la Junta.

     En la misma Puerta del Príncipe, a la salida de una de las primeras corridas de la preferia, me encontré con la delegada y hablamos del tema. Mandó llamar al presidente Gabriel Fernández Rey y le encargó lo siguiente, estando yo presente en las claras y contundentes instrucciones que le daba: «Gaby, por favor. Habla con Canorea y dile de parte de la delegada de la Junta de Andalucía que este pase de gráficos de SEVILLA TAURINA es un documento oficial, firmado y sellado por esta delegada, y que le obliga a dejar pasar al callejón al fotógrafo de SEVILLA TAURINA para realizar su trabajo. Y me informas de lo que te diga». He de reconocer que me sorprendió su determinación y actitud, muy contudente y firme. Fernández Rey habló en los corrales por la mañana a solas con Eduardo Canorea. A mediodía llamó a la delegada para informarle del resultado de la gestión, y a renglón seguido me llamó también el presidente para informarme de la postura de Canorea. Aunque no entro en los detalles de la respuesta al ser una conversación privada, la decisión de Canorea fue rechazar de lleno las firmes palabras de la delegada Carmen Tovar y mantener cerrado el acceso libre también al fotógrafo, por mucho pase oficial de callejón que tuviera. Vamos, que le importaba un pimiento la firma de la delegada.

     Desde ese momento, cuando la delegada se dio de bruces con la realidad de quién manda en Sevilla taurinamente, la delegada cambió su actitud respecto a SEVILLA TAURINA y a quien escribe: ya todo fueron esquivos, no contestar, prometer, prometer y prometer y no hacer nada… Bueno, sí, hacer si ha hecho algo: este año -para no repetir el mismo problema- ceder a la empresa la decisión sobre quiénes son los fotógrafos acreditados, de forma que así ya la empresa sí ha tenido vía libre para imponer el veto total a SEVILLA TAURINA, con la colaboración inestimable de la claudicante Carmen Tovar… Este aspecto está a punto de ser motivo de una resolución por parte del Defensor del Pueblo Andaluz, que ha investigado minuciosamente el caso; es más, si en la resolución le diera la razón a SEVILLA TAURINA nos podría impulsar a un contencioso-administrativo por los daños producidos contra la delegada Carmen Tovar.

     Por eso hoy quiero que quede muy clarito que este portal y este periodista no están en contra de la Junta de Andalucía en materia taurina; todo lo contrario. Lo que sí estoy es en contra de quien ha venido a la Junta de Andalucía a servirse de la Fiesta, dejando a un lado la vocación de servicio público que debe tener todo político. He mantenido fluidas relaciones con todos los consejeros de Gobernación recientes, desde el recordado Alfonso Perales, Carmen Hermosín o Evangelina Naranjo, al igual que con los delegados de la Junta en Sevilla, como José Antonio Viera, Pepe del ValleDemetrio Pérez, así como los directores generales de Espectáculos Públicos como Rafael Martín de Agar, José Antonio Soriano o Macarena Bazán. Aun con pequeñas y lógicas diferencias puntuales, la relación siempre fue fluida, comunicativa y muy receptiva por ambas partes. Por lo tanto, el problema está centrado sólo y exclusivamente en la delegada Carmen Tovar, en ella y su ‘particularísima’ forma de hacer política taurina. La semana próxima publicaremos un resumen de sus ‘logros’ taurinos en año y medio de mandato. En ese tiempo récord ha logrado manchar reiteradamente la buena política taurina de la Junta de Andalucía. La Administración andaluza no se merece que Carmen Tovar enturbie el bien ganado prestigio y liderazgo de Andalucía en materia administrativa taurina. Carmen Tovar, en este sentido, no representa a la Junta de Andalucía.


 *Francisco Mateos es periodista taurino sevillano, redactor de Sevilla Taurina y colaborador en otros medios.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

tres + 5 =