EL DETALLE / 7ª Feria de Abril

¿Privilegios políticos?

0
684
La delegada Carmen Tovar, de blanco, abandona el burladero y recorre el callejón durante la lidia del quinto toro, para regresar cuando la lluvia cesa. (SECUENCIA: Javier Martínez)
La delegada Carmen Tovar, de blanco, abandona el burladero y recorre el callejón durante la lidia del quinto toro, para regresar cuando la lluvia cesa. (SECUENCIA: Javier Martínez)

La delegada de la Junta de Andalucía, Carmen Tovar, recorrió buena parte del callejón durante el desarrollo de la lidia, mientras El Cid estaba lidiando al quinto. Por otra parte, y a pesar de que varios profesionales de la fotografía taurina se han quedado fuera del callejón, desde el burladero de la Junta se hacen fotos con máquinas profesionales.

Francisco Mateos.-

     Una de las principales funciones que tiene encomedada la autoridad -en este caso la Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla- es velar por el buen orden en el callejón, el control de acceso y permanencia en el mismo, así como cumplir las normas de estancia en un lugar de especial peligrosidad. En concreto, y como es sabido, nadie puede abandonar los burladeros interiores del callejón mientras se desarrolle la lidia de un toro. De lo contrario, el astado se podría distraer con un movimiento del fondo y resultar cogido el torero ante un movimiento inesperado del astado.

     Es función del delegado del callejón -y en su lugar, los alguacilillos- llamar la atención a aquellas personas que no cumplan con este elemental requisito de comportamiento. En más de una ocasión se observa cómo se llama la atención como medida preventiva a algún cámara de televisión o fotógrafo taurino, a pesar de que ellos saben perfectamente -porque son profesionales- en qué momento pueden o no moverse por el callejón.

     En la corrida celebrada esta tarde, la delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, ocupó como es habitual estos días -el resto de la temporada ya es otra cosa- un lugar en el burladero de la Junta de Andalucía en el callejón de la plaza. Durante la lidia del quinto astado, correspondiente a El Cid, comenzó a llover. La delegada Tovar -a pesar de que casi todo el mundo llevaba paraguas, porque las previsiones así lo indicaban- no había traído su paraguas, con lo que la lluvia le resultaba incómoda. Apenas con un programa de mano (como se puede apreciar en la secuencia de imágenes) se tapaba la cabeza. Sin esperar a que concluyera la lidia del astado, en contra de la norma más básica de cumplimiento obligatorio en el callejón -estar ‘tapado’ y no moverse-, la delegada decidió que no se mojaba más ni se estropeaba su peinado y salió de su burladero, recorriendo casi un cuarto de plaza por el callejón, saliendo finalmente hacia los corredores interiores. Ni el delegado del callejón ni los alguacilillos le recriminaron un acto tan poco responsable; más aún de quien es la máxima ‘autoridad’ administrativa en tema taurino en la provincia de Sevilla y quien debe dar ejemplo a los demás del cumplimiento de la normativa taurina. A cualquier otra persona se le habría llamado la atención, con advertencia de expulsión e incluso requerirle el DNI para tomar nota y una posible sanción. Nada de nada ocurrió con la delegada Carmen Tovar.

     Además, como se observa en la imagen, su hueco y el de sus acompañantes más directos que la ayudaron a salir por el callejón, fueron los únicos que se movieron durante la lidia, quedando sus únicos huecos libres; los demás quedaron quietos en su sitio -aguantando el aguacero- como medida básica de no provocar una posible atención del toro.

Junto al Jefe de Servicio de Espectáculos, en el burladero de la Junta, se disparan fotos con una máquina profesional. (FOTO: Javier Martínez)   En contra, profesionales de la fotografía taurina han quedado relegados a subirse a bancos de poca estabilidad en esquinas o puertas, fuera del callejón.

     Por otra parte, también en el busrladero de la Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla, curiosamente pegado al Jefe del Servicio de Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía -uno de los principales miembros del equipo de la delegada Carmen Tovar– un señor realizaba fotografías con una cámara profesional de todo cuanto acontecía en el ruedo. ¿Es periodista? ¿Está acreditado por la empresa o por la propia Delegación? La delegada Carmen Tovar, a través precisamente del Jefe del Servicio de Espectáculos, José Antonio Delgado, ha decidido este año por primera vez romper con lo que se hacía hasta ahora en temas de acreditaciones de prensa gráfica, y en vez de seguir siendo la Junta de Andalucía la que conceda los pases de prensa gráfica, le ha cedido esta función a la empresa Pagés. Con esta medida, varios fotógrafos han sido afectados, de forma que, como por ejemplo el fotógrafo de SEVILLA TAURINA, que llevaba tres años acreditado en el callejón, ha sido retirado o expulsado del mismo, con lo que las dificultades para poder hacer un reportaje gráfico de calidad es muy importante. En cambio, desde el amplio burladero de la Junta se realizan cómodamente fotografías con medios profesionales -se supone que por políticos aficionados- mientras que profesionales de toda la vida de la fotografía taurina se tienen que buscar una esquinita de pie en escaleras, vomitorios, puertas o cualquier lugar no apto para un trabajo profesional al no haber sido acreditado. Es como lo de la mujer del César: serlo y parecerlo.

     Después de estos detalles, precisamente llevados a cabo por los máximos responsables de la Administración andaluza en materia taurina en Sevilla, cabe preguntarse si existen dos varas de medir. ¿Políticos privilegiados?

Dejar respuesta

tres × dos =