Caso 'CASTILLEJA CONNECTION'

El privilegio de ser marido de la delegada de la Junta de Andalucía

0
585
La delegada de la Junta, Carmen Tovar, y su marido, separados pero juntos en el mismo burladero de la Junta de Andalucía. (FOTO: Javier Martínez)
La delegada de la Junta, Carmen Tovar, y su marido, separados pero juntos en el mismo burladero de la Junta de Andalucía. (FOTO: Javier Martínez)

El marido de la delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, ‘reapareció’ de nuevo en el burladero oficial de la Administración andaluza tras un par de semanas en las que se tuvo que ‘conformar’ con entrar gratis a costa de la Junta pero en la grada.

Francisco Mateos.-

     Tras un par de semanas en las que el marido de la delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, se tuvo que ‘conformar’ con ver los toros desde la grada, aunque entrando gratis a costa de la Junta, en el palco de convite de representantes de la Administración andaluza que ceden los maestrantes, de nuevo ha ‘reaparecido’ en el burladero institucional de la Administración andaluza, en pleno callejón de la plaza de toros de Sevilla.

     La delegada sigue tomándose el burladero oficial de la Administración andaluza como el burladero ‘chachipiruli’ en el que manda ella y sólo ella, y lo mismo te invita al amigo rociero, al primo carnicero que al cura de su pueblo de Castilleja. Made in Castilleja. Cada vez cobra más veracidad el rumor de que van a modificar el rótulo de ese burladero, y en vez de ‘Delegación de la Junta de Andalucía’, se va a rotular ‘Burladero ‘chachipiruli’ de la familia y amigos de Carmen Tovar’. Francisco Luque, marido de la delegada de la Junta, sin cargo en la administración andaluza ni representación oficial -a no ser que el ‘título’ de ‘marido de’ sea equiparable a una representación institucional- ha vuelto a recuperar su lugar ‘natural’ en el burladero de la Junta, mientras la delegada Carmen Tovar mantiene -por ejemplo- a varios profesionales de la fotografía taurina fuera del callejón, con las lógicas dificultades para realizar su trabajo de forma profesional.

     Además, tanto los presidentes como los delegados gubernativos parecen estar plegados al poder abosoluto de la delegada de la Junta, y no se atreven a ‘limpiar’ el callejón de personas que nada tienen que ver con el espectáculo taurino (tengan o no tengan pase de callejón). Así, ayer, ni el presidente Paco Teja -tan estricto en otras muchas cuestiones taurinas- ni su delegado de callejón se atrevieron a requerir -como sería su obligación por Reglamento- al marido de la delegada Carmen Tovar qué funcionalidad estaba ejerciendo en el callejón de la plaza de toros. Quizás, en el fondo, el presidente Paco Teja -repescado en el palco por la delegada Carmen Tovar– tema un cambio de opinión sobre él si se atreve a ejercer el Reglamento Taurino Andaluz sobre los familiares y amigos de la delegada Carmen Tovar que cada día de toros acuden al callejón de la plaza. A que al final van a tener razón los que dicen que Paco Teja ya no es el mismo… Cada vez parece más evidente el porqué de la dimisión de Juan Murillo: no estaba dispuesto a ‘tragar’.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

1 × cuatro =