LA TRONERA

Se equivocan

0
939

«…el buen empresario no es el que trae a José Tomás una tarde, sino tres; y lo mismo con el Juli. ¿Que no cogen el teléfono? Pues se va de rodillas hasta Velilla de San Antonio y Estepona, o a donde diablos estén. Las cuentas salen si uno quiere que salgan; otra cosa es apurar la peseta poniendo en juego el prestigio de una plaza. Este es el verdadero cáncer de la Fiesta: los usureros y los cortos de mente que no ven más allá de sus carteras de hoy…»

Ignacio de Cossío.-

     Año 2013. Morante, Manzanares y Talavante abrirán de un portazo el Domingo de Resurrección en Sevilla; cartelazo. Sólo falta el milagro de traer a José Tomás y al Juli, que son los que queremos ver de verdad de la buena. Al margen de enamoramientos manzaneristas, el torero actual del momento es José Tomás y la máxima figura que se le acerca es El Juli. El resto está a años luz.

     Valencia, Madrid y nuestra Sevilla del alma se perderán a la collera de la torería por excelencia. Morante, Manzanares y Talavante serán la clave del abono en Sevilla y en el resto de la temporada en esas plazas mencionadas, pero que no nos camelen. Lo excepcional es tenerlos a todos y creo que empresarialmente se equivocan los empresarios que no opten por José Tomás y El Juli. Sus ferias serán mediocres y algo siempre faltará. Es como si existiera una liga sin el Real Madrid ni el Barcelona. Al final volveremos los aficionados a acordarnos en esa larga penitencia que ya acumulamos por culpa de un puñado de euros mal gestionados.

     Me decía mi amigo Trapote que es una pena lo de Sevilla y José Tomás, que no se entiendan. Y yo digo que el buen empresario no es el que trae a José Tomás una tarde, sino tres; y lo mismo con el Juli. ¿Que no cogen el teléfono? Pues se va de rodillas hasta Velilla de San Antonio y Estepona, o a donde diablos estén. Tampoco lo tuve fácil, pero dos premios Nobel, dos ministros, una gran duquesa y cinco alcaldes me escucharon y abrieron sus puertas, y aquí estoy; no me he arruinado.

     Las cuentas salen si uno quiere que salgan; otra cosa es apurar la peseta poniendo en juego el prestigio de una plaza que va perdiéndola a borbotones, en donde no valdrá la amputación. Este es el verdadero cáncer de la Fiesta: los usureros y los cortos de mente que no ven más allá de sus carteras de hoy y no sueñan con el milagro de Nimes, ni con la gloria del triunfo llevado a la frontera de riesgo y la valentía aderezada con mucha afición.

     Señores empresarios: cedan el 30% de sus beneficios anuales de esta temporada a estos dos señores y será entonces cuando vea que sí están poniendo algo de su parte y verán como responden. Tres tardes por este año y tres años por este esfuerzo responderán los maestros. Eso se lo firmo a quien me pregunte. Ahora bien, ¿quién está dispuesto a pasar a la historia como el que dio aires de prestigio y plenitud a esta vieja plaza, y quien se lo llevó ‘calentito’? Ellos, unos y otros, con sus actos, están escribiendo sus memorias y la inscripción de su propia tumba.


PAGÉS-EL JULI: LOS PASOS DE UN DESENCUENTRO

Dejar respuesta

18 − cuatro =