Expediente sancionador a Zalduendo

Veterinarios andaluces: «Sin los cuernos como prueba no puede haber sanción»

0
998
Manuel Brenes y Carmen Tovar, de la Junta de Andalucia, responsables de lo que suceda con el expediente sancionador de Zalduendo.
Manuel Brenes y Carmen Tovar, de la Junta de Andalucia, responsables de lo que suceda con el expediente sancionador de Zalduendo.

La Unión de Veterinarios Taurinos de Andalucía denuncia la ineficacia que tendría el expediente sancionador abierto por la Junta de Andalucía al ganadero de Zalduendo por la escandalosa corrida de Sevilla en San Miguel, ya que no se conservaron los cuernos sospechosos de manipulación para su análisis post-mortem. 

Redacción.-

     La Unión de Veterinarios Taurinos de Andalucía explica en su portal (VER) que el expediente sancionador abierto por la Junta de Andalucía a la ganadería de Zalduendo -que lidió el escandaloso encierro de la polémica en la Maestranza el pasado 26 de septiembre- «no tiene viabilidad ni sentido alguno, puesto que no se decidió enviar los cuernos a análisis post-mortem, de forma que la supuesta ‘prueba del delito’ (los cuernos) no existen. Y sin pruebas físicas donde se demuestre la infraccion es imposible que se alcance una sanción. A no ser que el expediente abierto sea por otra causa que se desconoce. Desde luego por sospecha de manipulacion artificial de los cuernos no debe ser».

     Los veterinarios taurinos de este asociación aluden al Decreto 68/2006, de 21 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento Taurino de Andalucía, y que establece en su artículo 40 que «finalizada la lidia se realizarán, en su caso, por el equipo veterinario de servicio, los oportunos reconocimientos ‘post-mortem’ de las reses, con el fin de comprobar aquellos extremos conducentes a garantizar la integridad de las mismas, que se podrán referir tanto a las defensas como a las muestras biológicas de las reses lidiadas. Efectuado el reconocimiento se emitirá informe razonado de su resultado por el equipo veterinario de servicio, sin incluir en el mismo mediciones de las defensas. En el supuesto en que se dictaminase la sospecha de posible manipulación artificial de los cuernos examinados, se procederá al envío urgente de éstos al laboratorio habilitado, al objeto de que se realice un detenido análisis. El reconocimiento ‘post-mortem’ se practicará por el equipo veterinario de servicio en presencia de la Presidencia, la Delegación de la Autoridad y con asistencia del ganadero o su representante, y, si lo desean, del empresario y de los espadas actuantes o sus representantes, quienes podrán estar asistidos por profesional en materia veterinaria de libre designación».

     Todo este procedimiento posterior a la corrida de Zalduendo no se dio en la Maestranza, y los cuernos se destrozaron en el desolladero, de tal forma que todo podría quedar en una especie de ‘lavado de imagen’ de cara a la galería de la Junta de Andalucia ante los aficionados; las medidas las tendrían que haber adoptado mucho antes.


EL ESCÁNDALO, PASO A PASO

Dejar respuesta

diecinueve − 1 =