ESCÁNDALO en la Maestranza

La JUNTA DE ANDALUCÍA abre una investigación sobre la corrida de Zalduendo en San Miguel

0
900
La delegada de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar, junto al presidente Gabriel Fernández Rey.
La delegada de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar, junto al presidente Gabriel Fernández Rey.

Las pruebas publicadas por SEVILLA TAURINA y la presión de la Unión Taurina de Abonados obliga a la delegada de la Junta, Carmen Tovar, a abrir una investigación sobre qué ocurrió en los reconocimientos previos, donde llegó a aprobarse un toro de Zalduendo rechazado en Bilbao por tener el cuerno derecho «despitorrado», según avala el Gobierno vasco a este portal.

Francisco Mateos.-

     La Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla ha decidido abrir una investigación sobre el escándalo de la corrida de toros que cerró el ciclo de San Miguel en la Maestranza, donde se anunciaban toros de Zalduendo, aunque al final sólo se lidió un astado de este hierro (otros tres fueron rechazados en el ruedo por otros tantos sobreros de otros hierros, y otros cinco fueron rechazados en los reconocimientos de los corrales). Finalmente se lidiaron toros de tres hierros distintos, saltando al ruedo hasta nueve toros.

     Como ha ido informando SEVILLA TAURINA tras abrir varias vías de investigación, la corrida fue un despropósito de principio a fin. El ganadero de Zalduendo -Fernando Domecq-, sin la oposición de la empresa Canorea-Valencia, llegó a presentar para esta corrida un astado que había sido rechazado un mes antes en la Feria de Málaga por los tres veterinarios en el primer reconocimiento por «escaso desarrollo de sus defensas»; afortunadamente, en Sevilla también fue rechazado (VER).

     SEVILLA TAURINA también demostró con documentos que otro toro que había quedado como sobrero mes y medio antes en El Puerto de Santa María -de segunda categoría- no se lidió finalmente y el ganadero lo presentó para Sevilla un mes después -curiosamente ganando hasta 50 kilos de peso-, siendo aprobado por los veterinarios del equipo del presidente Gabriel Fernández Rey y lidiándose en dicho festejo (VER).

     Pero el caso más escandaloso fue el de un toro de Zalduendo que se había rechazado un mes antes en la plaza de Bilbao debido a que presentaba el asta derecha «despitorrada». El toro fue aprobado en el primer reconocimiento en Bilbao, pero al realizar el segundo reconocimiento los veterinarios vascos tuvieron que rechazarlo por quedar inútil para la lidia al presentar el cuerno derecho completamente despitorrado, ya que debió derrotar en las paredes de los corrales. Este caso fue el más complicado de investigar para SEVILLA TAURINA, y precisió de un visto bueno del propio Jefe de los Servicios Jurídicos del Gobierno Vasco debido «a las posibles consecuencias jurídicas que se pudieran derivar de la investigación que está llevando a cabo». Finalmente SEVILLA TAURINA logró que la propia directora de Juegos y Espectáculos del Gobierno vasco, Sonia Hernández, enviara a este portal un certificado oficial que recogía el extracto del informe del acta que recopiló la Ertzaintza (Policía vasca) tras el reconocimiento de las reses de Zalduendo el día 27 de agosto en la plaza de Bilbao, indicando que el toro marcado con el número 91, ‘Segureyo’ de nombre (en Sevilla se transcribió como ‘Leguleyo’), nacido en enero de 2006, fue «rechazada por presentar el asta derecha despitorrada». El toro regresó a la finca de Zalduendo y un mes después fue presentado para San Miguel en Sevilla, sorprendentemente con los pitones ‘limpios’. Los veterinarios sevillanos en sus reconocimientos parece que no se percataron de manipulación alguna -¿qué había pasado con el despitorramiento?-, aprobando el toro para su lidia (VER).

     Tras la publicación de este tercer caso en SEVILLA TAURINA el pasado 8 de octubre, la Unión Taurina de Abonados de Sevilla decidió presentar uno días más tarde (13 de octubre) un escrito a la delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, solicitando que se iniciara una investigación para determinar las causas por las cuales fue lidiado en el ciclo de San Miguel el toro número 91 de Zalduendo que fue rechazado el 27 de agosto en Bilbao al tener un asta «despitorrada» (en lenguaje taurino significa no astillada, sino completamente abierta y con pérdida de materia). Los abonados presentaban como prueba el certificado publicado en SEVILLA TAURINA firmado por el Gobierno Vasco, avalando ese defecto del toro para ser rechazado.

     La Unión Taurina de Abonados ha recibido una respuesta de la Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla, firmada por el Jefe del Servicio de Espectáculos Públicos, José Antonio Dlegado, en el que señala textualmente que «en relación con lo interesado en su escrito de fecha 13/10/2010, registro nº. 9363, relativo al festejo celebrado el pasado 26 de septiembre en la plaza de toros de Sevilla, en el que se anunciaban toros del hierro de Zalduendo, le comunico que por parte de esta Delegación del Gobierno se han iniciado actuaciones a fin de recabar datos y determinar la posible existencia de infracción administrativa, con deducción en su caso de las responsabilidades a que pudiera dar lugar».

     Tras el certificado avalado por el Gobierno Vasco respecto a este toro «despitorrado», lo natural es que sólo pudiera quedar validado por dicho defecto (que no se puede solventar, salvo manipulación artifical no autorizada) para su lidia en sueltas populares por calles o bien para su lidia a puerta cerrada como entrenamiento de algún torero. Sin embargo se presentó en Sevilla -de primera categoría- y fue aprobado. La Junta de Andalucía investigará ahora las actuaciones de reconocimientos previos tanto del presidente de la corrida, Gabriel Fernández Rey, como la de sus tres veterianarios, Francisco Herrera -el veterinario con mayor puntuación según el Baremo del Colegio de Veterinarios-, Alfredo Luzardo y José Luis González-Aguilar Palomeque. El presidente Gabriel Fernández Rey ya tuvo que aclarar un asunto de reconocmiento hace dos temporadas al no figurar en acta como rechazado un toro de Victorino Martín, a pesar de que ese toro fue desembarcado y pasó por el corral de reconocmiento de los veterinarios.

     La Unión Taurina de Abonados ha solicitado en reiteradas ocasiones el cese de este presidente -y otros dos-, así como el de la propia delegada de la Junta de Andalucía, Carmen Tovar, a la que ha calificado de «incompetente» para el cargo de máxima responsable taurina en la provincia de Sevilla. La delegada Carmen Tovar acumula -por el momento- dos quejas ante el Defensor del Pueblo Andaluz por tema taurino este año, que han sido admitidas a trámite y están siendo investigadas; una de ellas ha terninado por ‘salpicar’ al propio consejero de Gobernación y Justicia de la Junta de Andalucía, Luis Pizarro, que deberá responder a un requerimiento del Defensor por actuaciones de la delegada Carmen Tovar.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

trece − 1 =