ESCÁNDALO en la Maestranza

Pensando en tí

0
1018
Uno de los muchos toros claudicantes del domingo. (FOTO: Sevilla Taurina)
Uno de los muchos toros claudicantes del domingo. (FOTO: Sevilla Taurina)

«…De la empresa sevillana y el ganadero de Zalduendo no se sabe nada; desaparecieron de la plaza y nadie les pudo preguntar. Lo que nunca se podrá restituir es el daño causado a la Fiesta con la indignidad que ha supuesto la corrida del domingo en Sevilla. ¿Quiénes son los antitaurinos?…» 

Bocanegra.-

     No es el título de una canción de San Remo, ni mucho menos; se trata del lamento de Juli y Morante en la nefasta tarde sevillana en corrida de Zalduendo perpetrada contra la Fiesta y contra el público que llenó la Real Maestranza y además, para mayor escarnio, mostrada por la tele plus con la verborrea cómplice de los pícaros batiendo micrófonos cual maracas de Machín se trataran.

     Pensando en tí, pobre abonado e indefenso pagano, decían hallarse los compungidos diestros –el domingo tirando a siniestros-, estas dos inconmensurables figuras del toreo, al incontrolado y desaliñado locutor de callejón. Generosos ellos, los toreros, que su pesar no lo era por su fracaso, o por la mala suerte con los torillos que no se prestaron al numerito, sino que pensaban en la decepción del sufrido espectador. ¡Qué mala suerte! Me cachis en…

     Pensando en tí, pobre aficionado que fuiste a la plaza ilusionado a ver la reedición de sus cantados triunfos del sábado mismo en Barcelona y Pozoblanco, estarían los mentores de tus ídolos apartando en el campo el encierro idóneo para que no te asustaras en el tendido ni por tamaño ni por cuernos de los becerros y que la autoridad tuvo la desvergüenza de aprobar. Seguro que también estaría pensando en tí, respetable y timado público, algún espontáneo furtivo que burlando la guarda y custodia de la finca y en pro de preservar la integridad física de los arrojados espadas de hoy, sometiera a los atributos ofensivos de estas temibles fieras al eficiente paso de serrucho y escofina.

     De la empresa sevillana y el ganadero de Zalduendo no se sabe nada; desaparecieron de la plaza y nadie les pudo preguntar. De haberlo hecho, el desastrado de la tele seguro que le hubieran manifestado su desconsuelo por el cliente al que, sin pérdida de tiempo y para resarcirlo del perjuicio causado, ya le estarían organizando otra milonga con el mismo cartel, faltaría más, para la semana de farolillos de la próxima Feria de Abril, ¡ah! y al mismo y módico precio.

     Los cantores del puchero ya taparán a estas dos celebridades, que el dmingo hicieron el ridículo, echando la culpa al empedrado. De Oliva Soto, sin responsabilidad en este amaño por entrar de sustitución por Manzanares, se dirá que le han visto detalles cuando ha hecho el único toreo de la tarde y a punto ha estado de cortar oreja de no fallar con la espada. El planeta del toreo seguirá teniendo dos polos magnéticos en el arte de La Puebla, unidos por la solidez del eje que pasa por Velilla de San Antonio.

     De tanto pensar en tí, víctima propiciatoria, parece que no se les ha ocurrido a estos dos fenómenos de la torería renunciar a sus honorarios para la devolución del importe de la localidad. Cuan alivio a su profundo pesar hubieran disfrutado, pero claro está que no se puede estar en todo…

     A lo mejor, pensando en tí precisamente, oh público sevillano, dirán que ese detallito no te lo mereces, por tragón y por chochón. Así que a prepararse para la próxima fechoría, con suspiros, vahídos y algún que otro aleteo. Lo que nunca se podrá restituir es el daño causado a la Fiesta con la indignidad que ha supuesto la corrida del domingo en Sevilla. ¿Quiénes son los antitaurinos…?


*Publicado en deltoroalinfinito.blogspot.com.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

tres × dos =