ESCÁNDALO en la Maestranza

La Unión de Abonados califica de ‘golfería’ la corrida de San Miguel

0
945
El veterinario Francisco Herrera y el presidente Gabriel Fernández Rey, en el palco ayer domingo. (FOTO: Javier Martínez)
El veterinario Francisco Herrera y el presidente Gabriel Fernández Rey, en el palco ayer domingo. (FOTO: Javier Martínez)

La Unión Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla pone nombres y apellidos a los responsables de lo ocurido ayer domingo en la Real Maestranza. Además del presidente, veterinarios, toreros y apoderados, concluyen señalando a la delegada Carmen Tovar como máxima responsable por su «manifiesta ineptitud».

Francisco Mateos.-

     La Unión Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla, identificada con el sentir mayoritario de los asistentes a la corrida de toros celebrada ayer domingo en la Real Maestranza, donde se abroncó continuamente al palco que presidía Gabriel Fernández Rey y al burladero de la empresa, donde se encontraba el empresario Ramón Valencia, ha emitido una nota de prensa sobre los hechos. La Unión de Abonados pone nombres y apellidos a los responsables de uno de los mayores escándalos de las últimas temporadas en la Maestranza. Señalan a los toreros por apuntarse a estas corridas, al presidente Gabriel Fernández Rey y el veterinario Francisco Herrera como responsables de los toros aprobados, a los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia, y a la delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, como máxima responsable.  

     El texto íntegro remitido a los medios de comunicación es el siguiente:

     «Sobre la corrida de Zalduendo en Sevilla, desde la Unión taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla vamos a poner nombres y apellidos a los responsables de tamaño desaguisado que hace más daño a la Tauromaquia que los antitaurinos, abolicionistas y nacionalistas juntos. Son muchas las voces más que autorizadas que pregonan la tesis que los males de la Fiesta estan dentro de la misma. Pues bien vamos a quitar caretas y descubrir a los responsables, porque para muestra es suficiente haber sufrido el espectáculo del domingo en Sevilla. Plaza emblemática hace años y que a día de hoy ha pasado a ser escenario de una de las mayores golferías que se pueden dar en una plaza de toros. Son los siguientes:

  • Un ganadero de apellido Domecq, que es propietario del hierro de Zalduendo, que manda 9 toros a Sevilla, de los cuales se rechazan 2 por falta de peso, 3 por falta de trapío y de 4 que se lidian (a todas luces impresentables) son devueltos 3 a los corrales por gatunos e inválidos. Solamente se lidió el sexto y porque había más ganas de salir de la plaza que protestar su indecorosa presencia.

  • Morante de la Puebla, que lleva toda la temporada anunciándose con este tipo de ganado. O sea, aquel que se cae, al que se le simula la suerte de varas y no le causa el más mínimo problema en la muleta. Si como en Albacete le rechazan algún ‘temible’ Juan Pedro, le entra de repente una gran descomposición abdominal y presenta parte facultativo para no torear.

  • Curro Vázquez, apoderado de Morante, que se parte el pecho porque su torero se anuncie en estos abominables carteles.

  • El Juli, presunta figura a modo del toreo de hoy. De él se dice que posee una gran técnica y que se halla muy cuajado. Pues bien, ya va siendo hora de que lo demuestre con toros encastados y que le presenten los problemas propios de la buena raza brava. Lo demás es simple ojana.

  • Roberto Dominguez, apoderado de Juli, que al igual que Curro Vázquez gusta de la Fiesta tal como se presenta hoy en todas las plazas. Otro que se esfuerza en dar argumentos para que los aficionados desertemos de las plazas.

  • Eduardo Canorea y Ramón Valencia, empresarios de la plaza de toros de Sevilla, que un año tras otro confeccionan demasiados carteles con ganado inservible y mal presentado a sabiendas de que por su trayectoria de las últimas temporadas serán de un absoluto fracaso. Ejemplos tenemos con Juan Pedro durante muchos años y lo de esta tarde de Zalduendo, Gavira y Sampedro.

  • Gabriel Fernández Rey, incompetente presidente de la plaza de toros de Sevilla que ignora todo sobre lo que debe ser un toro bien presentado para Sevilla y es incapaz de plantar cara a ganaderos y empresarios para, si el caso lo requiere, suspender un festejo ante la reiteración en la presentación de toros sin trapío. No se olvide que se trata del mismo presidente que hace dos temporadas aprobó la impresentable corrida de Victorino en el mano a mano entre Morante y El Cid. En este caso, de nuevo fueron protagonistas Morante y Curro Vázquez. No son casualidades.

  • Francisco Javier Herrera Gil, veterinario responsable junto a dos compañeros de la presentación de los toros de esta tarde en Sevilla. Cualquiera que lo haya visto puede juzgar si estos veterinarios defienden al aficionado o se postulan de parte de empresarios y ‘ganaduros’.

  • Y por último, Carmen Tovar, delegada de la Junta de Andalucia en Sevilla y primera y última responsable de los equipos de veterinarios y presidentes. Persona que no conoce abosolutamente nada de toros y lo que es peor: o no se deja aconsejar o sus asesores son tan ineptos como ella. Se ignora cual es el motivo de su ausencia en su burladero en los tres festejos de San Miguel, pero las malas lenguas apuntan a que el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, ya le enseñó ‘tarjeta roja’ ante la verbena que montó en la pasada Feria de abril».

Dejar respuesta

1 × cuatro =