Medida contra la igualdad a la información

La Junta de Andalucía le concede a los empresarios el DERECHO A VETO en el callejón

0
600
El consejero de Gobernación, Francisco Menacho, responsable de la política taurina de Andalucía.
El consejero de Gobernación, Francisco Menacho, responsable de la política taurina de Andalucía.

La Consejería de Gobernación aprueba una polémica y controvertida Instrucción que cede el control del burladero de la prensa gráfica a las empresas taurinas, lo que va en contra del espíritu del propio Reglamento Taurino Andaluz y de la Resolución de 2010 del Defensor del Pueblo Andaluz. 

Francisco Mateos.-

     La Junta de Andalucía claudica ante las empresas taurinas de las plazas importantes de Andalucía, sobre todo la Maestranza. La Consejería de Gobernación de la Administración andaluza ha oficializado el derecho a veto de las empresas taurinas a la prensa gráfica a través de la aprobación de una Instrucción de la Dirección General de Espectáculos Públicos. El nuevo consejero de Gobernación, Francisco Menacho, debe aclarar la nueva situación y explicar claramente cómo es posible que haya decidido conceder la arcaica arma del derecho a veto a la prensa gráfica.

     El Reglamento Taurino de Andalucía, como el nacional, concede al delegado de callejón la máxima autoridad en este espacio, donde sólo podrán permanecer las personas con relación directa en el espectáculo o debidamente autorizadas, sin que se pongan a la venta localidades para esta zona de la plaza. El Artículo 23 es el que encierra la clave del control sobre el callejón, cuando detalla las funciones del delegado de callejón (que siempre será un Policía Autonómico Andaluz o del Cuerpo Nacional): «Ejercer la máxima autoridad en el callejón. Controlará la idoneidad de las instalaciones, el acceso y ocupación de los burladeros, previa expedición de los correspondientes pases de acceso al callejón, debiendo ordenar el abandono del mismo a aquellas pesonas que se encuentren consumiendo bebidas alcohólicas, no contaran con la preceptiva autorización para su permanencia o no ocuparen sus lugares que les correspondiese durante el espectáculo o sean ajenas a mismo».

     De la lectura del Artículo se desprende que es el delegado de callejón (y no la empresa) quien tiene la máxima autoridad en el mismo. El Artículo 23 también explica que el delegado controlará el acceso al callejón, previa expedición del correspondiente pase. No detalla quién lo tiene que conceder, pero parece meridianamente claro que si está hablando del delegado de la autoridad, debe ser ésta, y no desde luego una parte específica del espectáculo (la empresa), porque si fuera esa la intencionalidad o espíritu de la norma así hubiera quedado especificado. Además, el Artículo comienza precisamente dejando bien claro que el delegado de la autoridad (Junta de Andalucía) es quien ejerce la máxima autoridad en el callejón, con lo que la lógica de razonamiento indica que debe ser la autoridad quien expida los pases de callejón (como se hacía hasta ahora) y controle posteriormente el acceso al mismo. Además, si previamente ha expedido los pases de callejón, podrá verificar perfectamente que son los pases auténticos.

CONTRARIO AL ESPÍRITU DEL REGLAMENTO TAURINO ANDALUZ

     Sin embargo, la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Espectáculos Públicos, ha traicionado al propio Reglamento Taurino de Andalucía, aprobando la Instrucción 1/2011, de 11 de marzo, a la que ha tenido acceso SEVILLA TAURINA: «La ocupación del burladero de los reporteros gráficos será de la exclusiva responsabilidad de la empresa organizadora», detallando en el apartado 1.6 que «las autorizaciones o permisos destinados al acceso de reporteros gráficos del callejón serán distribuidos por la empresa organizadora respecto de aquellos medios informativos que ésta considere oportuno acreditar».

     La propia Consejería de Gobernación deslegitima el Artículo 23 y resta de las funciones de control total del callejón el burladero de fotógrafos. Precisamente, el de fotógrafos. Con ello, la Junta de Andalucía, en una medida sin precedente y que atenta contra el libre derecho a la información y la igualdad ante la información, está dotando a las empresas taurinas de Andalucía del derecho a veto a los medios informativos. Es más, por si hubiera alguna duda, la propia Instrucción de la Junta de Andalucía apostilla que «la empresa acreditará a los medios que considere oportuno». Es decir, a los que quiera, a los que se les antoje. La Junta de Andalucía deja que la empresa deje pasar al callejón a los fotógrafos que les sean «oportunos»; los que no le sean oportunos (por independientes, libres o cualquier otro motivo) la Junta de Andalucía oberva como buena y lícita medida que la empresa los vete y les impida el acceso. Es más, deja en manos de la empresa que a cada festejo accedan el número de fotógrafos que quiera la empresa, ya que si el burladero de gráficos tiene 12 plazas (por ejemplo), la empresa no tiene por qué acreditar a 12 fotógrafos, sino sólo a aquellos que «considere oportunos» y dejar en la calle al resto. Incluso, deja la puerta abierta para cualquier maniobra encubierta de venta de imágenes en exclusiva. Por ejemplo, si un medio patrocina la cartelería de la empresa aportando a la empresa un dinero importante, la empresa podría ‘corresponderle’ acreditando sólo a tres o cuatro fotógrafos de ese medio informativo, y no dejar pasar a ningún otro medio, con lo que tendría imágenes en exclusiva. Esto es lo que ha consagrado la Junta de Andalucía con oficializar el derecho a veto a los fotógrafos taurinos, cediendo esta potestad que hasta ahora ejercía la Junta de Andalucía.

CONTRARIO AL ESTATUTO DE AUTONOMÍA DE ANDALUCÍA

     Además de traicionar al propio Reglamento Taurino de Andalucía, con esta cesión del derecho a veto a las empresas taurinas andaluzas, la Junta de Andalucía está dejando de cumplir en este caso lo establecido en el Artículo 207 del Estatuto de Autonomía de Andalucía: «Los poderes públicos de Andalucía velarán por el respeto a las libertades y derechos reconocidos en el artículo 20 de la Constitución, especialmente los referidos a la libertad de expresión y al derecho a una información independiente, veraz y plural».

CONTRARIO A LA RESOLUCIÓN DEL DEFENSOR DEL PUEBLO ANDALUZ

     Por último, esta Instrucción de la Junta de Andalucía que ayuda a las empresas taurinas andaluzas a ejercer medidas de presión o coercitivas sobre los medios de información bajo al aviso de no dejarles acceso a sus fotógrafos al burladero de prensa gráfica por considerarlos ‘inoportunos’ también choca frontalmente contra la Resolución del propio Defensor del Pueblo Andaluz, que a raiz de una denuncia de SEVILLA TAURINA la temporada pasada contra la delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, resolvió con fecha 24 de noviembre de 2010 recomendar a la Consejería de Gobernación que «la permanencia de personas en los callejones de las plazas demanda la existencia de una actuación previa administrativa de control y supervisión; esto es la existencia de una autorización administrativa a tal fin». Además, reforzaba esa postura alegando igualmente al Artículo 207 del Estatuto de Autonomía de Andalucía, que se refiere a la obligación de los poderes públicos (la Junta de Andalucía en este caso) a velar por el respeto a la libertad de expresión y el derecho a la información independiente. Es decir, instaba a la Consejería de Gobernación a cumplir para toda Andalucía el espíritu del Reglamento Taurino de Andalucía y del propio Estatuto andaluz: que debe ser la Junta de Andalucía la que debe regular, autorizar y controlar el acceso al callejón. El consejero de Gobernación en ese momento, Luis Pizarro, respondió afirmativamente a esta Resolución. Sin embargo, ahora, con esta Instrucción de la Consejería de Gobernación se hace todo lo contrario y, tal y como afirma textualmente la Instrucción aprobada, «las empresas acreditarán a los fotógrafos que crea oportunos»

     El consejero Francisco Menacho tiene que ofrecer claras respuestas a esta controvertida medida tomada desde su propia Consejería. SEVILLA TAURINA ha solicitado una entrevista con el consejero de Gobernación, Francisco Menacho, y con el director general de Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía, Luis Partida, para conocer su posicionamiento y el razonamiento de estas medidas. 


LA RESOLUCIÓN

Resolución final del Defensor del Pueblo Andaluz sobre el caso del veto a SEVILLA TAURINA.

Respuesta del consejero de Gobernación, Luis Pizarro, al Defensor del Pueblo Andaluz.

 


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

2 × 1 =