Medidas preventivas contra el fraude

La Delegación de Sevilla solicitará la creación de una base de datos con la trazabilidad del toro

0
841
El jefe del Servicio de Espectáculos de la Delegación de Sevilla, José Antonio Delgado -con gafas de sol-, junto al director general de Espectáculos, Luis Partida. (FOTO: Javier Martínez)
El jefe del Servicio de Espectáculos de la Delegación de Sevilla, José Antonio Delgado -con gafas de sol-, junto al director general de Espectáculos, Luis Partida. (FOTO: Javier Martínez)

El Servicio de Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía en Sevilla solicitará la creación de un gran banco de datos a nivel nacional que contenga la trazabilidad de un toro en las distintas plazas en las que se haya presentado a reconocmiento, y su resultado.

Francisco Mateos.-

     Tras destapar SEVILLA TAURINA el ‘escándalo Zalduendo’ del ciclo de San Miguel del año pasado, y ante la escasez de la argumentación para proponer para sanción los hechos denunciados (un toro rechazado en Bilbao por ‘despitorrado’ se aprobó y lidió un mes después en la Maestranza), el jefe del Servicio de Espectáculos de la Junta de Andalucía en Sevilla, José Antonio Delgado, ha adelantado a SEVILLA TAURINA que va a proponer la creación de una base de datos nacional en la que los equipos gubernativos puedan tener acceso a la ‘trazabilidad’ de un toro de lidia.

     El sistema no es técnicamente complejo de implantar, ya que sólo se trata de reseñar en una base de datos la llegada y salida (en su caso) de cada toro a una plaza de primera o segunda categoría. Es decir, en el caso del toro de Zalduendo que fue rechazado en Bilbao por estar defectuoso de los pitones y que un mes después el ganadero volvió a presentarlo en Sevilla, previamente al reconocimiento, el presidente y sus veterinarios realizarían una consulta a la base de datos, introduciendo la ganadería, el guarismo (año de nacimiento) y el número. Con ello, el sistema daría dónde ha estado presentado antes ese toro a reconocimiento y cuál fue el resultado de dicho reconocimiento.

     En caso de haber sido rechazado, se analizaría el motivo. Si éste fuera ‘falta de peso’, por ejemplo, no habría mayor problemas, porque el toro podría haber puesto peso en el mes que ha vuelto a estar en el campo. De igual forma, si es rechazado por ‘falta de trapío’, puede ocurrir que no tuviera trapío para lo que se suele exigir en Bilbao, pero sí ser suficiente para Sevilla. Ahora bien, si un toro es rechazado por motivos como despitorrado, astillado, abcesos en extremidades o cualquier otro aspecto de la misma naturaleza pondrían en alerta a los veterinarios y presidentes para analizar de forma más pormenorizada ese aspecto.

     Para llevar a cabo esta necesaria puesta en funcionamiento de la trazabilidad de los reconocimientos de un toro, es necesario previamente un consenso entre las comunidades autónomas, ya que tienen transferidas las competencias en esta materia. Por lo tanto, al estar ‘descentralizado’ este ordenamiento taurino no será ni fácil ni rápido su cada vez más necesaria puesta en funcionamiento. Un primer paso positivo sería que la Junta de Andalucía se tomara suficientemente en serio el tema como para ponerlo en práctica para las plazas de primera y segunda categoría de Andalucía. Precisamente, de la corrida del ‘escándalo Zalduendo’ del ciclo de San Miguel del año pasado llegaron dos astados (uno que había sido rechazado en Málaga y otro que había estado de sobrero en El Puerto) al reconocimiento de Sevilla, aunque los veterinarios y el presidente desconocían si habían estado anteriormente en alguna plaza, y mucho menos el resultado de esos reconocimientos anteriores.


EL ‘ESCÁNDALO ZALDUENDO’, PASO A PASO

Dejar respuesta

trece + diecisiete =