ESCÁNDALO en la Maestranza

La Unión de Abonados pide a la Junta que tome declaración a Eduardo Canorea y Ramón Valencia

0
829
La delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, flanqueda por los empresarios de la Maestranza, Eduardo Canorea y Ramón Valencia.
La delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, flanqueda por los empresarios de la Maestranza, Eduardo Canorea y Ramón Valencia.

La Unión Taurina de Abonados de Sevilla califica como «un engaño» lo sucedido con el toro de Zalduendo rechazado en Bilbao por «despitorrado» y aprobado en Sevilla, y exige a la delegada de la Junta de Andalucía, Carmen Tovar, como garante de los derechos de los aficionados, que depure responsabilidades.

Francisco Mateos.-

     La Unión Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla, una vez que al fin ha recibido de la Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla las actas individualizadas de los tres veterinarios actuantes en el reconocimiento de los toros de Zalduendo del pasado ciclo de San Miguel, han decidido dar un nuevo paso para intentar esclarecer lo sucedido. En concreto, la Unión Taurina de Abonados se centra en cómo pudo llegar hasta la Maestranza un toro aparentemente ‘íntegro’ -el número 91- que, un mes antes, había sido rechazado en los corrales de Bilbao por estar «despitorrado» del cuerno derecho, tal y como demostró SEVILLA TAURINA con un certificado del Gobierno Vasco.

      La Unión de Abonados exige que se depuren responsabilidades de los veterinarios que lo dieron por ‘apto’ para saltar finalmente al ruedo de la Maestranza, pero además solicita se abra un periodo de toma de declaraciones a todos los implicados en la cadena del cuidado y transporte de dicho toro, desde que salió lesionado de los corrales de Bilbao hasta que fue aprobado un mes después en los corrales de la Maestranza. De esta forma, se intenta buscar dónde recayó el momento justo en el que el toro debió ser presuntamente ‘arreglado’ para que los veterinarios, según se desprende de su informe como ‘apto’, no detectaran ni la más mínima sospecha tras examinar al toro a muy corta distancia en el corral de reconocimiento.

     La Unión de Abonados exige a la polémica y muy discutida delegada Carmen Tovar -responsable de la Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla y quien nombra tanto al presidente como a los tres veterinarios- que tome declaración a todos los implicados, incluyendo a los propios empresarios de la Real Maestranza, Eduardo Canorea y Ramón Valencia, para depurar posibles responsabilidades sobre lo sucedido.

     El comunicado íntegro que la Unión Taurina de Abonados de Sevilla ha remitido a los medios de comunicación es el siguiente:

     Ante el bochornoso espectáculo de la corrida de Zalduendo de la pasada Feria de San Miguel en Sevilla, la Unión Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla (UTAA-Sevilla) solicitó a la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en virtud del artículo 70.13 del vigente Reglamento Taurino de Andalucía, los informes individualizados de los tres veterinarios de servicio en el citado festejo, todo ello ante la noticia aparecida en el portal SEVILLA TAURINA, que publicaba que el toro de Zalduendo que salió en cuarto lugar, herrado con el 91, de nombre ‘Leguleyo’, había sido rechazado en la corrida de Bilbao del 27 de agosto pasado por «despitorrado».

     En el día de la fecha se han recibido los tres documentos, en los cuales se observa que los tres veterinarios Francisco Herrera GilJosé Lázaro González-Aguilar PalomequeAlfredo Luzardo Santana, declaran ‘APTO’ para su lidia en Sevilla la referida res.

     Ante estos hechos contrastados, los aficionados nos sentimos manipulados y engañados, cuando un toro que es rechazado en una plaza de primera como Bilbao por «despitorrado» es presentado días después en Sevilla con los pitones aparentemente tan íntegros que los veterinarios no reparan en ello.

     Para depurar las responsabilidades que existen en este engaño, UTAA-Sevilla demanda públicamente a la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, como garante de los derechos que tenemos los aficionados y clientes a consumir un espectáculo íntegro, las siguientes actuaciones:

  1. Oir en declaración al ganadero titular del hierro de Zalduendo sobre los hechos denunciados.
  2. Oir en declaración al titular de la empresa de transporte y conductor que trasladó el toro 91 de Zalduendo desde Bilbao hasta la finca.
  3. Oir en declaración al mayoral de Zalduendo como cuidador del toro 91 de Zalduendo, tanto en el campo como a su llegada a la Maestranza.
  4. Oir en declaración a los veedores de la empresa de la plaza de toros de Sevilla, sobre el estado de las astas del toro 91 el día del embarque para su lidia en Sevilla.
  5. Oir en declaración a los empresarios Ramón Valencia y Eduardo Canorea sobre el estado de las astas del toro 91 el día del embarque para su lidia en Sevilla.
  6. Oir en declaración al presidente del festejo, Gabriel Fernández Rey, sobre la visita que hizo a la finca de Zalduendo para señalar los toros a lidiar en Sevilla, concretando el estado en que se encontraban las astas del toro 91 de Zalduendo.
  7. Oir en declaración a los tres veterinarios de servicio en este festejo sobre los mismos términos del punto anterior.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

2 + diecinueve =