Actuaciones a destiempo

La Junta pretende rizar el rizo: sancionar a Zalduendo sin ‘prueba del delito’

0
1084
Manuel Brenes y Carmen Tovar, responsables taurinos de la Junta de Andalucía.
Manuel Brenes y Carmen Tovar, responsables taurinos de la Junta de Andalucía.

La delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, y el director general de Espectáculos Públicos de la Junta, Manuel Brenes, intentan lavar apresuradamente su deteriorada imagen intentando sancionar al ganadero Fernando Domecq por supuesto afeitado en la Maestranza sin que se conserven los pitones supuestamente manipulados.

Francisco Mateos.-

     El esperpento que se vive en Sevilla en cuanto a ausencia de autoridad de la Junta de Andalucía, donde la credibilidad de la polémica delegada Carmen Tovar ya se agotó, va a soportar un episodio más, como ayer adelantaba SEVILLA TAURINA. En un intento vano y totalmente a destiempo de la delegada Carmen Tovar -y se supone que respaldada por un silencioso director general de Espectáculos Públicos, Manuel Brenes, que parece más dedicado a ir de acto en acto con los taurinos para salir en fotos más que a explicar qué está sucediendo- se va a intentar sancionar al ganadero Fernando Domecq por el escándalo del toro 91, lidiado el 26 de septiembre pasado en la Real Maestranza, caso destapado por SEVILLA TAURINA.

     Ese toro 91 se rechazó un mes antes en la plaza de Bilbao por estar «despitorrado», según un certificado expedido a este portal por el Gobierno vasco. Al mes se volvió a presentar en Sevilla, se aprobó por los tres veterinarios y el presidente, y finalmente saltó al ruedo de la Maestranza. La Junta de Andalucía, tras las claras pruebas presentadas en este portal, y presionada por varios escritos de la Unión Taurina de Abonados, decidió, casi dos meses después, abrir una investigación que ha derivado en un expediente de sanción para el ganadero de Zalduendo.

     A todas luces parece más que claro que el expediente sancionador abierto no tiene viabilidad alguna, puesto que no se decidió enviar tampoco los cuernos a análisis post-mortem, de forma que la supuesta ‘prueba del delito’ -los cuernos- no existen. Y sin pruebas es prácticamente imposible que se alcance una sanción. La única prueba que tiene la Junta de Andalucía es un certificado del Gobierno vasco  sobre el estropeado estado del pitón derecho del toro en Bilbao un mes antes, así como las fotografías expuestas por SEVILA TAURINA de ese astado en el ruedo de la Maestranza, que denotan una clara anomalía en el pitón derecho. Pero no existen pruebas físicas.

     De esta forma, la delegada de la Junta de Andalucía, Carmen Tovar, y el director general de Espectáculos Públicos de la Junta, Manuel Brenes, pretenden lavar apresuradamente su deteriorada imagen de cara al abonado y al aficionado, cuando ha sido la misma Junta de Andalucía la que no ha abierto ni un sólo expediente sancionador en 2010 en las plazas de la provincia -se ha llegado hasta indultar a un toro antirreglamentariamente en la plaza portátil de Los Palacios– y tan sólo dos sanciones en la Maestranza: a un picador y a un banderillero por cuestiones menores. Además, tanto Carmen Tovar como Manuel Brenes siguen silenciando ésta y otras muchas cuestions anómalas referentes a la autoridad andaluza en la provincia de Sevilla, sin ningún tipo de información ni transparencia.


EL ESCÁNDALO, PASO A PASO

Dejar respuesta

veinte + ocho =