Eduardo Canorea y Ramón Valencia sí asisten

El Juli y Morante, plantón al equipo médico de Sevilla

0
1041
Los médicos de la Maestranza, explicando las injustificadas ausencias de El Juli y Morante. (FOTO: Javier Martínez)
Los médicos de la Maestranza, explicando las injustificadas ausencias de El Juli y Morante. (FOTO: Javier Martínez)

Los diestros El Juli y Morante de la Puebla no sólo no han asistido al acto de entrega de los premios taurinos ‘Doctores Vila’ que concede el equipo médico de la Maestranza, sino que ni tan siquiera se han excusado personalmente con los médicos ni finalmente han delegado su representación en otra persona, por lo que los premios no se han entregado.

Francisco Mateos.-

     Los diestros Julián López ‘El Juli’ y Morante de la Puebla han dejado plantados al equipo médico de la Real Maestranza este mediodía, tal y como ya adelantó SEVILLA TAURINA. Estaban convocados a recoger sus premios al ‘Quite artístico’ (El Juli) y ‘Quite providencial’ (Morante). Ninguno ha aparecido personalmente en el acto; y lo que es más grave: tampoco han enviado a alguna persona en su nombre a recoger el premio, por lo que el equipo médico ha decidido mantener la concesión de los trofeos pero no entregarse definitivamente. Es la primera vez que ocurre algo así en 34 años de vida de los premios ‘Doctores Vila’.

     El doctor Ramón Vila fue el encargado de explicar con detalle y transparencia cómo se han desarrollado las gestiones previas. El propio doctor Vila se puso en contacto con el fotógrafo José Ramón Lozano, que coordina este año la comunicación de El Juli. Se le planteó el segundo martes tras el Domingo de Resurrección para fijar la fecha de entrega, tal y como es habitual en este premio. El torero lo vio tardío, por lo que una vez que se supo que hoy martes la Real Maestranza había fijado para esta tarde la entrega de sus premios taurinos, en el que también hay uno para El Juli, el propio Ramón Vila propuso al Juli que coincideran, y así ahorrar un viaje al matador madrileño: al mediodía el premio de los médicos y por la noche el de la Maestranza. Julián aceptó, con la salvedad que para estos días salía de cuentas de embarazo su mujer, Rosario Domecq.

     Según explicó Vila en el acto de entrega de premios de este mediodía, ayer lunes llamó a José Ramón Lozano, quien le explicó que la nueva hija de El Juli (tercer hijo) había nacido el sábado, y que ayer lunes había recibido el alta y estaban en casa, pero que sin embargo Julián había decidido quedarse con su mujer y su nueva hija y no iba a asistir ni al acto de premios de los médicos al mediodía de hoy, ni esta tarde a recoger el de ‘Triunfador’ de la Maestranza. En cuanto a Morante, que se había comprometido con Ramon Vila a asistir personalmente, ayer por la tarde habló Vila con Juan Carlos Morante (mozo de espadas y primo de Morante) y sin más excusa que «el cansancio del torero» le anunció que tampoco iría a recoger su premio del ‘Quite providencial’. Ninguno de los dos toreros se han puesto en contacto telefónicamente de forma directa con el equipo médico para excusar sus ausencias.

     Lo que finalmente ha terminado por enfadar notablemente al equipo médico («el tiempo pondrá a cada uno en su sitio», sentenció apesadumbrado Ramón Vila al final de su intervención) es que a la hora de entrega de los premios no hubiera ningún representante de los toreros, que ni El Juli ni Morante hubieran avisado a algún miembro de su cuadrilla, apoderado o personaje reconocido y amigo a recoger en su nombre los trofeos. También ha llamado la atención que la Maestranza, que siempre han estado presentes, tampoco haya enviado ningún representante a estos premios.

     Los que sí estaban presentes eran los dos empresarios de la plaza, Eduardo Canorea (poco habitual en estos premios) y Ramón Valencia, que es quien suele asistir cada año en nombre de la empresa. En el ambiente parecía entreverse que, dado el cariz cariñoso y amable de estos premios, el especial cariño que se le tiene en Sevilla al equipo médico, los facultativos podrían haber querido preparar un ambiente ‘bonito’ y ‘amable’ para una cierta intermediación en las tensas relaciones entre estos toreros y los empresarios, y que sirviera de punto de partida de un posible comienzo de entendimiento y relajación de la tensión. Si así hubiera sido la noble intención del equipo médico es de aplaudir dicha iniciativa, y los empresarios parece que han dado un paso para estar presentes (los dos) en un acto en el que se esperaban a dos toreros que le habían acusado de cuestiones graves, con sus razones.

     No tiene, por tanto, justificación alguna la actitud de El Juli y Morante. Quizás El Juli tuviera la justificación de su reciente paternidad, pero Morante no la tenía. Y ninguno de los dos tienen justificación alguna al no haberse excusado personalmente con el equipo médico maestrantes y mucho menos no delegar su presencia y recogida de premio en algún representante. Así las cosas, todo indica que pudiera ser un daño colateral más de la enorme tensión y crispación que existe entre los toreros del conflicto abierto con los maestrantes y los empresarios, que lejos de enfriarse con el paso del tiempo, sigue creciendo. Lo único claro es que tanto El Juli como Morante tienen que explicarse públicamente respecto a esta actitud y están en deuda con el grave y enorme ‘feo’ que le han hecho a un equipo médico que, además de volcarse en sus vidas cuando llega la cornada (que es su obligación), tienen el altruista gesto de organizar estos premios taurinos para ensalzar a unos toreros que hoy le han dado la espalda de forma totalmente injustificada.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

trece − 8 =