Suspensión de la Feria Mundial del Toro

¡Qué pena!

0
920
Cartel de la muestra cancelada.
Cartel de la muestra cancelada.

«…Se puede estar de acuerdo con casi la totalidad de razonamientos que el director gerente de Fibes expuso a modo de justificar lo que parece injustificable, pero ello no da derecho a los que comen y viven del toro para no echarse para adelante soltando, por una sola vez, los míseros 300.000 euros necesarios: el espíritu gorrón…»

Manuel Viera.-

     Cuando el Conde de la Maza, casi trece años atrás, hizo real la excelente idea de recrear la crianza y la vida del toro en su medio natural mediante una gran muestra, demostró que todo se puede hacer si se quiere hacer. Lo quiso y lo hizo. Pese a todo. Con ímpetu, con denodado esfuerzo y sin importarle el asalto de los ‘animalistas’ antitaurinos lanzados ya contra la cultura tradicional de más arraigo en este pais. De la misma manera, en pleno acoso y derribo de una Fiesta apuntalada y en contra de los más elementales y lógicos contenidos democráticos y libertarios del ciudadano, el taurinismo cae hoy en la más tonta de las contradicciones y deja morir el certamen para poner aún más en peligro todo el entramado de las corridas de toros.

     Se puede estar de acuerdo con casi la totalidad de razonamientos que el director gerente de Fibes expuso a modo de justificar lo que parece injustificable, pero ello no da derecho a los que comen y viven del toro a deformar la realidad. Su opción para no echarse para adelante soltando, por una sola vez, los cacareados y míseros 300.000 euros necesarios para salvar la Feria, no es otra que la que hoy se impone: la elegante indiferencia, el espíritu gorrón. Mala cosa, porque concluida la ‘suerte de matar’ espera al acecho la lucha constante de los que quieren acabar, no con una muestra promocional, sino con la totalidad del inmenso catálogo.

     Sin embargo, ante la responsabilidad de salvar la Feria Mundial del Toro muestran, por otra parte, todas sus debilidades culpando a la Administración pública andaluza por cerrarles el grifo de las subvenciones. En realidad, todo lo sucedido propende a resaltar que quizás el producto no les interese. O se basan en el simple hecho de que no le ven sentido al intento de mantener, y menos transformar, un evento que económicamente a ellos, dicen, no les reporta nada.

     Se viven tiempos de vuelo imaginativo muy corto. Sólo se desea preservar la rutina establecida. Se ha perdido, parece, la ilusión de futuro. Se ha perdido la Feria Mundial del Toro. ¡Qué pena!


*Manuel Viera es redactor y responsable de las crónicas de Sevilla Taurina, así como director del programa ‘Toros y Punto’, de Punto Radio-Utrera. (manuelviera.com).


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

diecisiete − 7 =