REAL MAESTRANZA - Novillada de abono

Diego Silveti, herido de menor gravedad

0
905

Diego Silveti ha resultado cogido por su primer novillo cuando se disponía a matar, resultando herido en el muslo izquierdo. José María Arenas, que tuvo que estoquear tres novillos, desaprovechó las excelencias del primero y del sexto; mientras que José Arévalo, que debutaba junto a Arenas y Silveti, ha mostrado ganas y un enorme valor.

LA FICHA

 
NOVILLOS: Se han lidiado novillos de El Serrano, muy bien presentados, nobles y bravos primero y sexto. Noble aunque tardo el segundo. Parados tercero y cuarto. Manso y complicado el quinto.

NOVILLEROS: –José María Arenas, de verde y oro, ovación, ovación y vuelta al ruedo.
José Arévalo, de caña y azabache, vuelta al ruedo y silencio.
Diego Silveti, de verde y oro, palmas en el único que mató por cogida.
 
INCIDENCIAS: Algo más de media plaza. Diego Silveti fue herido al entrar a matar a su primero, con «herida en cara interna tercio superior de muslo izquierdo que atraviesa aponeurosis y dislacera fibras del abductor mayor en una trayectoria de 5 cm hacia arriba y otra de 12 cm hacia abajo y afuera. Pronóstico menos grave”.

 

Silveti es corneado en el muslo izquierdo. (FOTO: Sevilla Taurina)

GALERÍA GRÁFICA
LAS OTRAS IMÁGENES

AL NATURAL
Llegar a tiempo

 

Manuel Viera.-

     Torea Diego Silveti el novillo de su presentación y tarda en mostrar unas formas con la capa que al fin llegan en el quite por gaoneras que es puro disfrute por quietud y templanza. Después hubo muletazos ingeniosos con los que, despacio, llevó la sosa embestida del parado tercero en nos más de dos y el de pecho.

     Este otro Silveti, al parecer, tiene capacidad para ejecutar un toreo más que interesante. En realidad se le vio poco, la flojedad del novillo diluyó un trasteo en el que no encontró la forma de emocionar. Sin embargo, citó adelantando la tela y trazó el pase de manera notable, atisbándosele detalles en un toreo expresivo e interesante. Lástima que no sepa matar. En el primer intento con la espada fue cogido de mala manera, sufriendo una cornada «menos grave» en el muslo izquierdo que le impidió después continuar la lidia. Como pudo finiquitó al novillo, pasando a la enfermería por su propio pie.

Bello y ajustado natural de José María Arenas. (FOTO: Sevilla Taurina)


Arenas, por cogida de Silveti, se encontró con un sexto noble y repetidor. Otro gran novillo de El Serrano. El albaceteño anduvo con el capote vulgar y con las banderillas muy desigual, para hacer con la muleta lo mejor de su incompleta tarde


 

     De la novillada de El Serrano, de impecable presencia, –otra corrida de toros- destacaron el primero y el sexto. Ambos le tocaron en suerte a José María Arenas, que con enorme actitud quiso darle diversidad a su toreo. Lo hizo con el capote en los lances al primero, quitó por faroles y rivalizó con lopecinas tras el quite de Arévalo. También en banderillas se lució junto al valenciano con contundencia. Sin embargo, no fue capaz, después, de mandar en una embestida noble y franca, para acto seguido comenzar a divagar reivindicando no sé qué otras características a un novillo bravo y noble. No lo entendió con la diestra y sólo apuntó el natural al final de faena. Demasiado poco para tan buen utrero. Al cuarto, que se quedó parado tras la segunda entrada al caballo, lo banderilleó de forma desigual para dibujar después algún que otro muletazo diestro sin emotividad. A ambos los mató de forma excepcional. Al cuarto lo fulminó de excelente estocada.

     Arenas, por cogida de Silveti, se encontró con un sexto noble y repetidor. Otro gran novillo de El Serrano. El albaceteño anduvo con el capote vulgar y con las banderillas muy desigual, para hacer con la muleta lo mejor de su incompleta tarde. Trazó una faena en la que se intercambiaron muletazos diestros de calidad con otros enganchados, bajó la mano e hilvanó tandas con buen gusto. Muy al final se echó la muleta a la izquierda para trazar la mejor serie del trasteo. Le siguió otra más embarullada, para terminar con un circular invertido. Esta vez mató muy mal y hasta la vuelta al ruedo resultó excesiva.

     José Arévalo es un torero que congenia con el espectador. Le sucede a todo aquel que le importa más el ‘ser’ que el ‘estar’ y quiere permanecer mucho tiempo en esto. Arévalo va por ese camino. Tiene tendencia a enfatizar siempre lo que hace, pero también demuestra la fortaleza que desprende la seguridad de poder con todo, hasta de ser capaz de irse por dos veces a portagayola. El valenciano le echó ganas a la tarde, y valor, mucho valor. Toreó con gusto a la verónica, galleó con naturalidad, quitó por tafalleras, por chicuelinas y hasta banderilleó con facilidad, con verdad y con recursos, a sus dos novillos. Con el noble, aunque tardo y brusco, segundo que brindó a Joaquín Díaz ‘Cuqui de Utrera’, se quedó muy quieto, lo citó de lejos y le bajó la mano en una faena vibrante sin demasiado acople. Hubo muletazos templados, bien rematados, algunos ligados, pero sin continuidad. Los detalles y los adornos finales definieron un toreo que, aunque poco refinado, sí es para tener en cuenta.

     El quinto, manso y con problemas, le volteó al quitar de forma espectacular. Se recuperó de inmediato, banderilleó con enorme valor e inició faena con gran disposición. Le puso ganas y muy al final, al hilo de las tablas, le exprimió los pocos pases que aún tenia el complicado utrero. Mató bien a su primero y no lo supo hacer con el último.


José Arévalo es un torero que congenia con el espectador. Le sucede a todo aquel que le importa más el ‘ser’ que el ‘estar’ y quiere permanecer mucho tiempo en esto. Arévalo va por ese camino


  Larguísimo derechazo de José Arévalo. (FOTO: Sevilla Taurina)

 


AL NATURAL

Llegar a tiempo

Francisco Mateos.-

     Dicen que lo importante es llegar. Sí, pero llegar a tiempo también. Al menos en los toros. Posiblemente eso de que sea uno de los escasos eventos que comienzan fielmente a su hora no lo lleve yo muy bien. Y menos aún ahora, cuando dependes de cómo esté el tráfico de la A-49 de regreso del fin de semana de la playa. Pero llegué, 25 minutos tarde, pero llegué. Igual de tarde que llegó -muy sorprendentemente- la ambulancia obligatoria a la puerta exterior de la enfermería, en la calle Adriano, porque ví cómo maniobraba en su lugar reservado. ¿Qué hubiera pasado con una cornada de evacuación muy urgente durante la primera media hora del festejo? Yo conozco festejos que no han dado permiso para comenzar hasta que no estuviera la ambulancia.

  El receptor del brindis, atrapado en la 'bocana' de acceso. (FOTO: Sevilla Taurina)
     Pero ya no es sólo llegar a tiempo al comienzo del festejo, sino llegar a tiempo… tras ir al baño durante el festejo. A veces los intervalos entre astados son tan breve que casi al personal no le da tiempo de ir -con tranquilidad- al baño, y ya se sabe que como el novillo haya salido, los muy estrictos operarios de seguridad no te dejan pasar a tu localidad. Eso le ha ocurrido hoy al destinatario del brindis de José María Arenas, que le pilló regresando del baño… Aun con la montera en la mano y el brindis recibido, se tuvo que conformar con ver ‘su’ faena detrás del guarda de seguridad. Mira que para una vez que te brindan en la Maestranza…

 


GALERÍA GRÁFICA

José María Arenas recibe de capa al primero.

Iniciando la faena al novillo de El Serrano.

El torero se entona por el lado derecho.

Estocada hasta la bola.

José Arévalo, con el capote.

Diego Silveti entra en quites.

Arévalo con los palos.

Arenas responde.

Buen natural de José Arévalo.

Vuelta al ruedo de Arévalo.

La variedad del nuevo Silveti.

Verticalidad del mexicano.

Derechazo de Diego Silveti.

Volteretón de Arévalo.

Se recompunso y armó faena.

Girando bien la cintura.

Los adornos finales.

Con el novillo dominado.

José María Arenas con el último, en lugar de Silveti.


LAS OTRAS IMÁGENES

Tres deburtantes, tres.

Brindis de José Arévalo a Cuqui de Utrera.

La competencia gana puntos...

Juan Carlos Torres, excelente aficionado de la Tertulia 'Los 13'.

Tertulia taurina de picadores en el callejón.

Acabada la liga... comienza el Mundial... 

¿Darían la aprobación los veterinarios?

El viento molestó en alunas fases del festejo.

Dejar respuesta

once + 17 =