Comunicó la autorización fuera de plazo

¿Pagará el delegado de la Junta de Andalucía los 13.000 euros de gastos del festival de Cantillana?

0
543
La Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla, cuyo titular es Juan Carlos Raffo, aparece como máximo responsable del escándalo de Cantillana.
La Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla, cuyo titular es Juan Carlos Raffo, aparece como máximo responsable del escándalo de Cantillana.

El empresario Jorge Buendía estima que los gastos que ha tenido que pagar para el festival de Cantillana asciende a 13.000 euros. El festejo estaba autorizado por la Junta de Andañlucía pero no se celebró por ausencia de la autoridad, motivo no achacable al empresario. Por otra parte, el ganadero tiene ahora ocho reses arregladas que no puede lidiar en novilladas, con un importante detrimento económico.

Francisco Mateos.-

     El empresario Jorge Buendía tenía el pasado sábado todas las autorizaciones para la celebración del festival taurino anunciado en Cantillana, pero el festejo no se pudo celebrar por ausencia de un delegado gubernativo. Tras las informaciones ofrecidas en exclusiva por SEVILLA TAURINA en días anteriores, queda demostradp que, tal y como se denuncia y señala desde la Subdelegación del Gobierno central, la Delegación de la Junta de Andalucía, a pesar de autorizar el espectáculo al empresario, comunicó la celebración del mismo a la Subdelegación fuera de plazo, con sólo 24 horas de antelación, cuando el Reglamento Taurino Andaluz (que la misma Junta de Andalucía aprobó) establece en su Artículo 17.6 de forma clara que la Junta está obligada a comunicar la autorización del festejo a la Subdelegación del Gobierno central con, al menos, 48 horas de antelación.

     Además, según denuncian desde la Subdelegación del Gobierno, el fax que remitió la Junta de Andalucía era muy confuso en sus destinaraios, señalando variios nombres “y demás interesados”. Asimismo, enviaron vía fax la autorización a última hora del viernes, con prácticamente las oficinas de la Subdelegación cerradas y a los servicios centrales, y no al departamento correspondiente. “Ellos -por la Junta de Andalucía- ya sabían que estaban haciendo las cosas mal, porque el mismo sábado se presentó en nuestra Subdelegación un alto responsable de la Delegación de Sevilla para traer en mano la autorización, cuando ya sólo quedaban unas cuatro horas para el comienzo del festejo…No son formas…”, señalan desde la Subdelegación del Gobierno central en Plaza de España.

     La propia Junta de Andalucía en Sevilla ha informado a SEVILLA TAURINA que efectivamente el fax se envió a las 14:18 horas del vienres, cuando se debería haber enviado el jueves para cumplir con las 48 de antelación al festejo, programado para el sábado. Parece claro, por tanto, que la Delegación de la Junta en Sevilla, cuyo máximo responsable es Juan Carlos Raffo, aparece como plena responsable del escándalo ocurrido en Cantillana el pasado sábado, en el que se anunciaban El Cid, Salvador Cortés y Manuel Escribano, además del novillero Manolo Triana. Desde la Delegación de la Junta se indicó a SEVILLA TAURINA el pasado lunes que no habría problemas en remitir a este portal el fax y su hora de envío, mientras intentaban ofrecer abundantes explicaciones… Pasados tres días no han enviado dicho fax y cada vez es más complejo que respondan a cuestiones planteadas… Y el propio delegado Juan Carlos Raffo, aún sin orecer explicaciones. SEVILLA TAURINA seguirá intentando que el porpio delegado Juan Carlos Raffo valore y explique el grave escándalo ocurrido.

Situación de indefensión

     El empresario, a pesar de tener la autorización, se encontró indefenso al no aparecer el delegado gubernativo. No se puede hablar ni tan siquiera de festejo suspendido porque no hay acta alguna. Buendía decidió denunciar lo que estaba ocurriendo a la Policía Local de Cantillana y mediante un correo electrónico dirigido a la Delegación de la Junta en Sevilla, como reponsable de la autorización recibida, pero sin asistencia de la autoridad en forma de delegado gubernativo.

     Jorge Buendía, al mediodía del sábado, ya había tenido que hacer frente a varios gastos: imprenta de cartelería, fijación de carteles, taquilleros, portes de los astados, comidas, cuadra de picar, tasas de veterinarios, tasas de Consejería de Salud, tasas de permisos, asesoría, seguro del festejo, desplazamientos, megafonía móvil,,… El empresario estima que el gasto realizado hasta ese momento asciende a unos 13.000 euros. El empresario, por cierto, ya ha procedido a devolver hasta la última entrada de las que se habían ido vendiendo durante toda la semana.

     No obstante, los gastos pueden ser aún mayores, ya que las cuadrillas podrían exigir reglamentariamente el pago de sus honorarios y gastos. Del mismo modo, especialmente delicada es la situación del ganadero de los astados, del hierro de Los Azores. Estos novillos, al tratarse de un festival, fueron arreglados en sus defensas, despuntados, cuatro días antes, con lo cual su valor ahora es mucho menor y no puede lidiarlo en novilladas, sino sólo en festivales o para sueltas en las calles.

     La pregunta por tanto es ¿quién se hace cargo de todos estos gastos? El empresario tenía en su mano todas las autorizaciones de la Junta de Andalucía, pero no pudo celebrar el festejo porque no se presentó el delegado gubernativo, debido a que la propia Junta de Andalucía comunicó la celebración de este festejo fuera de plazo a la Subdelegación del Gobierno central. Por tanto, el empresario no tiene responsabilidad alguna sobre lo sucedido, pero es el único que ha tenido que costear todos los gastos. ¿Asumirá el delegado de la Junta en Sevilla, Juan Carlos Raffo, el gasto derivado de su responsabilidad?


EL ESCÁNDALO DE CANTILLANA, PASO A PASO

Dejar respuesta

6 + 7 =