MANUEL ESCRIBANO - Torero

“El toreo necesita de gente con conciencia de futuro, de querer que esto siga”

0
967
El diestro sevillano Manuel Escribano.
El diestro sevillano Manuel Escribano.

Terminó una temporada corta pero intensa. Sus triunfos en Francia y el éxito alcanzado con su ‘encerrona’ en Antequera le han subido la moral y la confianza. Espera impaciente el viaje a Maracay, donde volverá a enfundarse el vestido el 9 de diciembre. Después volverá a sus plazas francesas y… aquí en la Maestranza y Las Ventas tiene puesto su objetivo…

Manuel Viera.-

     Ha sumado sólo diez corridas de toros pero de cada una de ellas saca positivas conclusiones. Califica la temporada de interesante e importante para su futuro. Dice haber alcanzado una nueva dimensión en su toreo. La variedad de sus formas han hecho de él un torero distinto, asentado y sin banalidades. Manuel Escribano analiza su breve campaña y mira el futuro con esperanza. Su última corrida lidiada en solitario en la plaza de toros de Antequera le ha hecho sentirse más torero que nunca.

¿Hay que hablar de un antes y un después del gesto de Antequera?

Fue aquella una tarde importante, y aunque no terminé de sentirme contento del todo, sí observé que la gente nunca se aburrió. Estaba muy mentalizado de lo que debía de hacer y cómo me debía entregar, y lo cumplí a rajatabla. Hice seis quites. No paré en ningún momento. Banderilleé a mis seis toros. Me fui a la puerta de chiqueros en tres ocasiones. Y sólo fallé con la espada en dos de los seis toros. Creo que la corrida no bajó de intensidad en toda la tarde. Acabé satisfecho y, además, me demostré a mi mismo lo que soy capaz de hacer y voy hacer cada tarde que me vista de torero.

¿Acudió la gente a la plaza?

Sí, entre otras cosas porque disponían de unas localidades muy asequibles y eso es crucial para que el público acuda a las plazas. Además, yo ya había toreado por aquella zona, me conocen y sabían que no se iban a sentir defraudados. Cuando se trata de toreros nuevos que responden y dan espectáculo el público también responde, se lo pasa bien y se alegran de ver cosas distintas.

Así que temporada breve y con final feliz.

Así ha sido, aunque cuesta mucho trabajo estar a un gran nivel cuando se está toreando tan poco, pero ha habido tardes que lo he conseguido. Creo que con esfuerzo y trabajo diario, poquito a poco, se va consiguiendo metas. Sigo evolucionando en mi toreo, aprendiendo, corrigiendo cosas, aunque haciéndolo todo sin abandonar mi filosofía de entender el toreo.

Y, sobre todo, con mucha afición y una entrega absoluta de principio a fin.

Es que mi base ha sido la afición. Y también la ambición por darlo todo y llegar a conseguir lo que quiero. Vivo en torero siempre. Pienso en el toro siempre, y me machaco cada día para conseguir lo que quiero. La afición es fundamental para poder seguir en el día a día, y la mayoría de las veces sin conseguir la recompensa que se quiere y se espera. Pero esto es así. Así es la lucha. Esa es la dureza del toreo, y el que es capaz de aguantarla al final sale a flote y lo consigue.

Entonces, ¿el que se cansa pierde?

Claro que sí. Si no se cree en uno mismo y en sus condiciones, porque, al fin y al cabo, uno es el que sabe hasta dónde puede llegar y hasta cuándo, la meta se aleja imposible. Mientras sea consciente de lo que soy capaz de dar, donde sea y con el toro que sea, tengo posibilidades. Hay que luchar y aguantar.

¿Por qué las empresas no cuentan con toreros como usted?

El principal problema es el sistema. Como está montado esto. Llegará el día en el que ha de cambiar. Se tiene que mover hacia otro lado. Todo no puede seguir siendo para los mismos. Ellos están ahí, son figuras del toreo… pero siempre ha habido plazas de segunda, tercera y portátiles donde toreros como yo han toreado. Llegó un momento en que los mismos iban a todos sitios, y eso ha pasado pocas veces en la historia del toreo. Creo que, a pesar de las muchas crisis que padecemos, llegará el día en que todo vuelva a la normalidad. Cambiará el sistema y se dará sitio a toreros nuevos y no vistos. Para ello se necesita conciencia de futuro, de querer que esto siga. Todos, profesionales y público, debemos luchar por ello.

Quien sí cree en sus posibilidades es Roberto Piles…

Y mucho. Tanto Roberto como Manuel Campuzano son señores que han creído en mí. Ellos están conmigo a diario y me han hecho feliz en la plaza. Somos como una familia que miramos todos hacia el mismo objetivo. Ellos optaron por un torero al que resultaba muy difícil darle corridas. Cuando se está parado y se está en el fondo del pozo no es fácil torear. Estar seguro de mis posibilidades como torero es tener mucho valor, tener mucha afición y, sobre todo, tener una inmensa capacidad de lucha. Ambos la tienen. Creo que entre todos lo vamos a conseguir.

Entonces, ¿deseando que llegue la próxima temporada?

Deseando que llegue el próximo día 9 de diciembre para volver a enfundarme el vestido de torear en Maracay. Después viajaré a Francia donde ya tengo cerrados cuatro festejos que se celebrarán en los inicios de la temporada. Francia ha sido y es fundamental para mí. Allí he conseguido mantener el crédito que adquirí de novillero. Allí me han castigado muy fuerte los toros y he conseguido importantes triunfos. Además, ahora, el toreo en aquel país está alcanzando niveles muy altos y muy buenos. Por otro lado, mi principal objetivo para la próxima temporada es estar en la Maestranza de Sevilla y Las Ventas de Madrid.

Dejar respuesta

tres × cuatro =