Medítalo, Luque

0
1027

«…Todos recordamos que aparcó de su lado al hombre que le descubrió, al primero que creyó en él y que no era otro que Tomás Campuzano, ese hombre honrado y luchador al que entregó por Luque sus ilusiones, su trabajo, su dedicación y, de repente, se encontró con que el genio andaluz lo puso de patitas en la calle. Feo detalle el de Luque…»

Pla Ventura.-

     Los aficionados a los toros solemos ver en el mundillo aquello que nos muestran pero entre bambalinas queda mucha miseria que, lógicamente, son los taurinos los que se encargan de que no trascienda más allá de las mismas puesto que, de ser así, ellos mismos se cargarían la Fiesta de los toros de inmediato. Cada torero es un mundo y a lo largo de la historia han sido muchos los que teniendo todas las condiciones artísticas necesarias, por su forma de ser como individuos, al final, quedaron en el camino.

     No debería ser éste el caso de Daniel Luque que, como sabemos, atesora condiciones como torero y lo mejor de todo es que lo ha demostrado. Bien es cierto que como persona todo hace presagiar que convivir a su lado debe ser tremendamente complicado. Ahora, como sabemos, ha roto su apoderamiento con José Luís Marca y no seré yo el que entre en valoraciones al respecto, pero sí mostraré un hecho constatable que no es otro que la cantidad de apoderados que ha tenido ya este chico que, como se demuestra, dentro de cinco minutos todos los apoderados del mundo serán pocos para apoderar a este muchacho.

     Todos recordamos que aparcó de su lado al hombre que le descubrió, al primero que creyó en él y que no era otro que Tomás Campuzano, ese hombre honrado y luchador al que entregó por Luque sus ilusiones, su trabajo, su dedicación y, de repente, se encontró con que el genio andaluz lo puso de patitas en la calle. Feo detalle el de Luque ante el que era su mentor y descubridor. Luego vinieron otros porque, según demuestran los hechos de Luque, le tocaron todos los apoderados ‘malos’, y con José Luís Marca, al parecer, había encontrado la horma de su zapato que, ya hemos visto, no ha sido tal. Marca acabó hastiado del chiquillo y si algo le sobra a José Luís Marca es talento, capacidad organizativa y dotes de mando; siendo así, no ha podido seguir con las pretensiones de Luque, al parecer insoportables.

     Como explico, el entorno de Luque debería ser consecuente con las acciones de dicho matador que, sin duda alguna, o cambia o se estrella. Es cierto que los apoderados -como los diestros- no todos son hermanitas de la caridad, por utilizar un símil bondadoso; pero a nadie le puede caber en su cabeza que, como le ha pasado a Luque, todos los apoderados que le han tocado sean malos. ¿No será el diestro el que tendrá que recapacitar al respecto?

     Tengo claro que ante este asunto complicado un día de estos conversaremos con Tomás Campuzano que, con toda seguridad, nos sacará de toda duda; nadie mejor que el diestro de Gerena para que nos ponga al tanto de los caprichos de Daniel Luque que, como se demuestra, lo mismo pasan por buscar el apoderado que no existe.


*Publicado en Opinión y Toros.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

veinte − 15 =