REAL MAESTRANZA - 7ª Feria de Abril

Diego Ventura, un gran torero a caballo

0
180
Diego Ventura, con las dos orejas.

El rejoneador Diego Ventura le ha cortado las dos orejas al quinto toro de la tarde. Se ha lidiado una noble corrida del hierro de San Pelayo. Sus compañeros, Sergio Galán y Guillermo Hermoso de Mendoza, fueron ovacionados tras el arrastre de los astados. Gran entrada al único festejo de rejones de la Feria, casi lleno.


 SEVILLA / Corrida de rejones 

ASTADOS: Se han lidiado toros de la ganadería de San Pelayo, aceptables de presentación y nobles, De nobles embestidas el primero; con escaso fondo el segundo; parado el tercero; sin transmitir el cuarto; bravo el quintó; bueno el sexto.
REJONEADORES: –Sergio Galán, saludos y silencio.
Diego Ventura, saludos y dos orejas.
Guillermo Hermoso de Mendoza, saludos y saludos.

INCIDENCIAS: Casi lleno.


Manuel Viera.-

     Cada uno fue a lo suyo y por lo suyo. Los tres, a su manera, con unas formas que no son baladí. Los tres ocupan un lugar de privilegio en las ferias de España y han hecho del rejoneo un verdadero arte, que con su belleza y verdad delante del toro aseguran el divertimento y, a veces, la emoción en los tendidos.

     Dentro del creciente interés que despierta el rejoneo, que ocupa un ganado lugar en los ciclos de temporada, está el logro estético que estos virtuosos del toreo a caballo les imprimen a sus faenas. La depurada doma de las cabalgaduras y la exigencia que hoy se le pide al caballo torero ha hecho del rejoneo corrida imprescindible en cualquier programación taurina.

     Así, a su peculiar manera, con esa mezcla de pureza y espectacularidad en las formas y en el rejoneo bien hecho, se ha visto a Diego Ventura torear, clavar en perfectos quiebros dando el pecho de la cabalgadura de forma excepcional. Llegar hasta el toro para, con perfecta técnica, lucirse con las banderillas a una mano, clavar al estribo y dejar un par a dos manos, con ‘Lío’ desprovisto de cabezal, en todo lo alto. Y seguir con ‘Bronce’ clavando con pureza y verdadera pasión, Y con ‘Guardián’ dejó magnificas banderillas al violín y tres rosas en lo alto. Fue con el quinto de San Pelayo, un toro bravo, al que Diego le exprimió su nobleza con una lidia tan pura como espectacular.

     Tal vez la falta de fondo del segundo obligó a Ventura a un trabajo ímprobo hasta lograr el verdadero toreo a dos pistas y adornarse con vistosas piruetas después de clavar arriba. Lo hizo a dos manos con ‘Guadiana’ para después pinchar con el rejón de muerte. Le ovacionaron lo hecho.

     Se ha visto al joven Guillermo Hermoso de Mendoza vibrante y vistoso en ocasiones con piruetas y adornos muy del gusto del público. Auténtico en la forma de clavar arriba demostrando valor, técnica, buena monta y verdad. El par con las cortas a dos manos con ‘Esencial’, llegándole mucho al toro y clavando arriba por los adentros, fue sensacional. Se paró demasiado pronto el complicado primero y le restó eficacia a un rejón que entró y salió. El joven rejoneador de dinastía fue ovacionado.

     Con el buen sexto, un toro noble y pronto, lo fijó en la cola de la cabalgadura de llamativas maneras. Estuvo muy auténtico con ‘Verdín’ clavando al estribo y adornándose con sensacionales piruetas. Clavó las rosas con ‘Esencial’ y las cortas a dos manos de manera desigual. Hizo la suerte de matar cabalgando de lejos y dándole el pecho de la cabalgadura al toro, pero el rejón de muerte cayó trasero y contrario y todo quedaría después en una ovación.

     Y se ha visto a Sergio Galán hacer un toreo a caballo con la calidad necesaria que le permite su clasicismo.  Toreó despacio de salida al noble primero y lo hizo muy auténtico clavando al estribo con ‘Bambino’. Bailó con la cabalgadura con ese balanceo que le caracteriza, y realizó las diferentes suertes con lentitud y sin aspavientos. Cayó el rejón contario y falló con el verduguillo.

     Sergio se introdujo con su cabalgadura en el túnel de chiqueros para recibir al sexto, un toro noble al que le faltó transmisión en sus embestidas. No obstante, el madrileño realizó un toreo muy templado, cabalgando a dos pistas, se adornó con llamativas piruetas y clavó en todo lo alto montando a ‘Bambino’. Estuvo desigual clavando las rosas y mató mal.


 LA CORRIDA, AL COMPÁS 

Pegasos, lindos pegasos

Fernando Naranjo.-

Equinos con mucha plaza
para medirse a los toros,
con elegancia y decoros
bracean y se desplazan
ante el toro y su pujanza
eludiendo burladeros.
Mostrando ser muy toreros
y hacia el peligro ir de frente,
con un tranco diferente
bajo el mando de un jinete
adiestrado y altanero.

Hoy superaron al toro
que llegó bobalicón
con alma de acordeón
y desbordados todos,
se abuchararon a coro
ante el tranco lusitano
de tanto caballo hermano
de nuestra regia cartuja,
donde el arte se arrebuja
entre vinos y gitanos.

El conquense y madrileño
jinete, Sergio Galán,
galanteó sin lograr
ese, tan preciado sueño,
el que pusiera su empeño
con soltura y buen oficio.
Más tan arduo sacrificio
no logró ese resultado
que en volandas ser izado
como a un pastor pontificio.

La soltura acompasada
de, un tan joven estellés
no portó un buen ‘calañés’
aunque ‘de corto’ montaba
sobre una cuadra educada
con un templado buen gusto.
Lo digo y lo creo justo
bronces al ‘Nómada’ y ‘Lío’
y aquel con nombre del río;
junto a ‘Berlín’, ¡qué conjunto!

Mas, el señor de Sevilla,
el que la tiene a su mano,
es un bravo lusitano
y no es de mentirijilla.
Pues nació sobre una silla
para ser todo un centauro
y burlar al minotauro
con elegancia torera,
esa, que tiene campera
en su alma de legionario.


 GALERÍA GRÁFICA (Pagés) 

Dejar respuesta

diecisiete + tres =