LA HORA DE LA VERDAD

Morante a una mano

0
668
Morante de la Puebla, quejándose del trato de la empresa de la Maestranza. (IMAGEN: TVE)
Morante de la Puebla, quejándose del trato de la empresa de la Maestranza. (IMAGEN: TVE)

«…¿qué le lleva a Eduardo Canorea a no pedir perdón públicamente si es el camino más corto entre dos puntos equidistantes? Muchas preguntas para contestarlas a una mano, cuando el asunto requiere las dos. Que se lo digan a Ramón Valencia, que con la derecha extiende la pipa de la paz y con la otra agita el avispero de ANOET con su comunicado dinamitero….»

Zabala de la Serna.-

     Se apareció Morante de la Puebla en el estudio de ‘Tendido Cero’ con el verbo templado y una camisa que en cualquier momento podía aparecer José Luis Fradejas por detrás de Federico Arnás. El recorrido de Morante es largo como su tauromaquia de tauromaquias añejas. No rehuyó el asunto de Sevilla y el G-5 y habló de toros divinamente. Como ya no se habla. José Antonio habla con las manos y torea con la palabra. Arnás condujo la entrevista magistralmente.

     Federico le puso la muleta sobre el capote, y José Antonio explicó el lance de arrecoger los toros a una mano. A una mano también pegó en Alicante el puntillazo de más arte de todo 2014 y que a la vez es el momento que dice recordar más de la temporada entera. Y lo dice con arte y una sonrisa.

     A una mano se pueden hacer muchas cosas. Sobre Sevilla también le sobró la otra para doblarse por bajo con el asunto. Exigió como condición previa que Eduardo Canorea pida perdón públicamente a los cinco toreros con el orgullo herido; señaló que las figuras cobran en la Maestranza la mitad que en Madrid aforando en taquilla la Maestranza mucho más que Las Ventas; se propuso como mártir del grupo por el bien de Sevilla para no volver a ver la plaza tan vacía como este año, y si se tiene que quedar fuera del regreso de sus compañeros que así sea; y recordó el respeto mayor que el del hijo de don Diodoro por los toreros.

     Diego Peretti se preguntaría en su despacho de sicología de la magnífica y freudiana serie argentina ‘En terapia’ qué le lleva a Eduardo Canorea a no pedir perdón públicamente si es el camino más corto entre dos puntos equidistantes. Pero también le cuestionaría a Morante por esa manera extraña de exigir perdón al empresario a la vez que le mete el dedo en el ojo con el recuerdo, agraviosamente comparativo, de su padre. Que no es que no sea cierto, mas se antoja inoportuno. Peretti se apoya en sus análisis constantemente en la interpretación de las manifestaciones y seguro que le preguntaría a José Antonio con su acento bonaerense: «¿Qué querés decir con que preferís que vayan todos tus compañeros y vos no antes de ver Sevilla como este año? ¿Por qué vos os sentís como un obstáculo superior a los demás? ¿Quizá asumís un grado mayor de culpa en el conflicto que el resto?».

     Muchas preguntas para contestarlas a una mano, cuando el asunto requiere las dos. Que se lo digan a Ramón Valencia, que con la derecha extiende la pipa de la paz y con la otra agita el avispero de ANOET con su comunicado dinamitero. «¿O a quién creés vos que iba dirigido?», te preguntaría Diego Peretti.


*Publicado en el blog de elmundo.es.

NOTICIAS RELACIONADAS

LAS OPINIONES DE LOS CINCO TOREROS

ENCUESTAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

once + 12 =