LA VENTANA

Rendido ante un figurón indiscutible

0
757
Espartaco, feliz con el triunfo el pasado sábado en Palos. (FOTO: Laura Barba)
Espartaco, feliz con el triunfo el pasado sábado en Palos. (FOTO: Laura Barba)

«… cada vez que comparece deja huella indeleble de lo que significó en ese espectáculo donde se muere de verdad. Fue un torero con poca literatura, de pocos incondicionales y sin nadie que se rompiese la camisa ante un lamento en forma de muletazo, pero que ha sido, es y seguiría siendo de proponérselo un figurón del toreo, ¿quién lo duda?…»

Luis Carlos Peris.-

     Hace un año, o así, indultó en un festival y el sábado pasado se entretuvo en cortar un chaparrón de orejas en Palos. Desde que Ojeda levantó el pie del acelerador hasta que irrumpió un niño prodigio valenciano, en los ruedos y en los despachos mandó Espartaco. Bajo la premisa de llevar al toro por donde el toro quería, Juan Antonio lideró el escalafón para que en el toreo se hiciesen las cosas a su gusto.

     Una lesión jugando al fútbol fue determinante para ir perdiendo posiciones, pero donde hubo fuego rescoldo queda y cada vez que comparece deja huella indeleble de lo que significó en ese espectáculo donde se muere de verdad. Fue un torero con poca literatura, de pocos incondicionales y sin nadie que se rompiese la camisa ante un lamento en forma de muletazo, pero que ha sido, es y seguiría siendo de proponérselo un figurón del toreo, ¿quién lo duda?


*Publicado en Diario de Sevilla.

Dejar respuesta

dieciocho − once =