BALANCE de la jornada

El Cid, a hombros en Úbeda

0
948

El matador de toros sevillano Manuel Jesús ‘El Cid’ logra una excelente faena a un buen toro de Juan Pedro Domecq esta tarde en Úbeda, cortando dos orejas, más otra de su segundo de lote. En Guadarrama ha reaparecido el sevillano Espaliú, plaza en la que Javier Jiménez ha dejado buenos momentos.

Redacción.-

     El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, miércoles 29 de septiembre, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS

  • Úbeda (Jaén): Se han lidiado toros de Juan Pedro Domecq, nobles aunque flojos. Morante de la Puebla, oreja y oreja. Curro Díaz, saludos y oreja. El Cid, dos orejas y oreja. Más de tres cuartos de plaza.

 

     Según crónica de burladero.com sobre la actuación de Morante de la Puebla y El Cid esta tarde en la plaza de Úbeda, «la primera corrida de la Feria de Úbeda ha dejado un toro cumbre de Juan Pedro Domecq al que El Cid le cortó las dos orejas, a las que sumó otra del quinto abandonando la plaza en hombros junto a un inspirado Morante de la Puebla, que hasta puso banderillas. El tercero fue el mejor toro con diferencia de una corrida noble pero floja de la vacada que pasta en Lo Álvaro. El ejemplar, de preciosa lámina y pelo jabonero, contuvo gran clase y aguantó una faena extensa, siguiendo los vuelos humillado, con ritmo y profundidad. El Cid abundó en el pitón izquierdo, toreando a placer, sintiendose y gustándose. Por el lado derecho el toro era igual o mejor y el sevillano se recreó también por ahí, acompañando la embestida entregadísima del Juan Pedro. Después de un pinchazo hondo, El Cid recetó un espadazo espectacular que tumbó al toro sin puntilla. Confirmó las sensaciones en el sexto, aunque con un animal de menos virtudes. Bien de capote, se reposó con la mano izquierda y enterró otra estocada que le valió un trofeo más. Abrió plaza Morante de la Puebla, que destacó con la capa, y anduvo a gusto en la cara de un toro muy noble que sin embargo se vino a menos. El sevillano estuvo muy inspirado con el cuarto, un animal noble de más a menos al que toreó sobervio de capa, firmó un gran quite a la verónica y después puso banderillas con poderío y pureza. A la muleta el toro llegó con menos brío, aunque el sevillano pudo dejar momentos estéticos y enundiosos. Pinchó para dejar después una estocada entera y paseó el trofeo que le permitía la salida en hombros».

NOVILLADAS

  • Guadarrama (Madrid): Se han lidiado novillos de de La Quinta, de juego desigual. Arturo Saldívar, ovación y oreja. Javier Jiménez, ovación y silencio. Antonio Jesús Espaliú, silencio y silencio. Media plaza.

Dejar respuesta

15 − 8 =