La evasión de Sevilla

0
1037

«…Enfocas ahora el Paseo de Colón con la Maestranza postrada y coqueta al fondo, como una maja tumbada, vestida de blanco puro. Vuelves a saludar a Curro y a Pepe Luis y le haces una reverencia, en plan Juncal, a la plaza encantada que se acicala cada temporada para ti. Antonia Díaz adelante y en El Arenal, qué menos que recordar a El Potra, hijo de legítimo matrimonio, genio y figura, irrepetible Miguel….»


FOTO: Galisteo.

Vicente Zabala de la Serna.-

     La evasión de pasear Sevilla supone una inyección de salud mental, pues de todo lo malo de la Fiesta te olvidas camino de Triana, por ejemplo. Visitas el bronce de El Faraón, la estatua de Pepe Luis y la escultura de Belmonte, un paseo de inversión cronológica por la historia del toreo, y ya respiras un olor distinto al que desprende la política y el mamoneo de los cuatro afrazafarolas ilusos que querían arreglar Madrid con un pliego de mierda. Y, con el aire fresco en el diafragma, te sumerges tras los orígenes de Emilio Muñoz por la calle Pureza. Aromas de torero. Aunque no halles una placa -al menos yo no la he encontrado-, allí nació el trianero de gesto abelmontado, cerquita de la Esperanza, esa que nunca se pierde y que siempre te rescata, Emilio.

     Una cerámica recuerda a Antonio Montes, tan admirado por El Pasmo que muere y resucita cada 8 de abril. Lees la leyenda y sigues hacia el puente de Los Remedios. La Torre del Oro la han puesto aún más guapa, y ves los barcos turísticos que recorren el Guadalquivir. Si fuese París subirías, pero aquí te parece cateto. Error. Ya lo dijo mi amigo, el poeta, Rafael Peralta Revuelta: nada le tiene que envidiar este río, que divide el toreo en dos orillas, al Sena. Pero lo dijo bien, con sentimiento y rima.

     Enfocas ahora el Paseo de Colón con la Maestranza postrada y coqueta al fondo, como una maja tumbada, vestida de blanco puro. Vuelves a saludar a Curro y a Pepe Luis y le haces una reverencia, en plan Juncal, a la plaza encantada que se acicala cada temporada para ti. Antonia Díaz adelante y en El Arenal, qué menos que recordar a El Potra, hijo de legítimo matrimonio, genio y figura, irrepetible Miguel.

     Casi desde allí se intuyen los montaditos exquisitos de 'La Flor de Toranzo', donde empiezas la ruta de la cultura gastronómica y el cultivo de la amistad. Y una vez regado el ruedo, una visita a 'Casablanca', ineludible tapeo de lujo entre fotografías antológicas de Conrado Abellán. Después, a casa, a 'mi' casa de Sevilla: 'Barbiana'. Ahí, síguele la onda a Paco, que te recita la carta desde el cefalópodo al bivalvo pasando por los crustáceos -no te olvides los langostinos-. No te ofrecerá nada malo, sencillamente porque no lo hay. El capitán de este barco de Sanlúcar varado en el corazón de la ciudad se llama Manolo Sánchez, y no sólo el nombre es de torero, pues maneja el oficio con la naturalidad de las figuras, sin perder nunca la sonrisa ni el timón de mando.

     Otro día dale gusto a la tertulia y a la 'cruzcampo' fresquita en 'Albero', 'Don Carlos', 'La Bodega de Góngora', en la terraza de 'Sancho'. Y otro, tírate para el barrio de Santa Cruz, y en la Plaza de los Venerables no dejes pasar un tinto de Morales y un plato de jamón en 'Casa Román'. Pregunta por Curro de mi parte.

     Los zapatos todavía se pegan a la cera del suelo como un manto con el que las procesiones han alfombrado las calles, el incienso permanece en el aire y se mezcla con el azahar, con la plenitud de los naranjos, con la primavera jovial que cada 21 de marzo nace "anunciada por rubios clarines de amorosa impaciencia, (…) repetido milagro siempre nuevo, prodigio y costumbre, diferente cada año, igual todos los años". La primavera, insinuación onírica y voluptuosa, que escribió González-Ruano.

     O sea que fíjate si hay motivos para la evasión, y seguro que por los bolsillos se me quedan muchos más para que escapes de las tensiones, los malos humos, los peores humores que genera la política bastarda, los políticos en continuo alquiler, los politiquillos paganos de laicismo de medio vuelo, los politicastros con un punto sátrapa, las alcaldadas, los trinques, los mangazos nacionales… Piérdete por Sevilla. Ganarás en salud.

*Vicente Zabala de la Serna es periodista taurino madrileño de ABC. / Publicado en Aplausos.

Dejar respuesta

cuatro + 3 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies