LOS GESTOS.- Cuando el destino puede más que el deseo

0
842

Dicen que los toreros proponen, Dios dispone y luego el toro lo descompone. Pues algo así ha ocurrido esta tarde. Los astados de Parladé aguaron cualquier posibilidad de triunfo. Gesto de apatía de Finito, viendo la corrida casi desde la barrera. Concentración de Morante, que fue a lo suyo: destellos y fogonazos de arte pero sin explosionar la Maestranza. Y entrega de Salvador Cortés, que se estrelló con un lote deslucido.


Finito de Córdoba, Morante de la Puebla y Salvador Cortés.
FOTO: Matito.

(CLICK PARA AMPLIAR)

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS:

Dejar respuesta

dieciocho + 2 =