Deficiente atención en Belmonte

Escribano tomará medidas contra los médicos

0
145
Manuel Escribano, junto al doctor Masegosa, tras la segunda intervención en Albacete.

Manuel Escribano continúa recuperándose en Albacete de la cornada sufrida el lunes en Belmonte (Cuenca). La deficiente intervención recibida en la enfermería obligó a trasladarlo a Albacete para un segunda intervención. El torero tomará medidas contra los médicos.

Redacción.-

     El diestro sevillano Manuel Escribano, en declaraciones al programa ‘Carrusel Taurino’ de Canal Sur tras ser intervenido por segunda vez de la cornada sufrida el lunes en Belmonte (Cuenca), ha mostrado su claro malestar por la atención médica en la enfermería de la plaza y su equipo médico.

     El apoderado del sevillano, Raúl Gracia ‘El Tato’, mantuvo fuertes diferencias con el cirujano sobre la gravedad de las heridas, decidiendo finalmente evacuar a Escribano a un centro hospitalario de Albacete para que fuera examinado por el doctor Masegosa, cirujano jefe de la plaza de Albacete. Manuel Escribano es muy claro: “Estoy aquí hoy por El Tato, es la suerte que tenemos los que estamos apoderados por toreros, que rápidamente vio la gravedad del percance. Yo me sentía herido, algo más que la herida subcutánea que decía el médico que sufría. En la plaza de Belmonte se trató todo fatal: sucio y mal hecho. Mi apoderado tenía claro que de ahí nos teníamos que ir, y por eso nos fuimos a la clínica del doctor Masegosa. La tesitura era que no había más ambulancias; si nos trasladaban tenían que parar el festejo y El Tato dijo que si había que parar la corrida, se paraba, pero que yo me iba de allí. La corrida se paró 25 minutos hasta que llegó otra ambulancia y yo me fui para Albacete, donde me atendieron perfectamente y me volvieron a abrir todo lo que habían hecho en la plaza; tenía hasta arena de la plaza en la herida. Me habían cerrado la herida como si hubiera sido un corte casero, dejando abierta la puerta a infecciones y graves lesiones musculares”.

     El equipo de Manuel Escribano denuncia que no es la primera vez que un torero es atendido de forma deficiente por estos médicos que estaban en Cuéllar. “Tomaremos cartas en el asunto. A David Mora, con el mismo médico, le pasó igual, y hay que tomar medidas para que estos equipos médicos no vuelvan a estar en una plaza de toros”. El torero de Gerena continúa ingresado en Albacete a la espera de la evolución para ser trasladado a Sevilla y seguir con la recuperación.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

2 × 2 =