GALLEANDO

Querido Morante

0
647

«…Quién es el gran inspirador que te hace alejarte de Sevilla para dar a conocer en Madrid los treinta acontecimientos en los que vas a convertir las treinta tardes de tu especial temporada? No sé el planteamiento que da lugar a esta otra fuga, pero esta tendencia a la huida no deja de suscitar una cierta inquietud en la mucha gente que te idolatra…»

Manuel Viera.-

     ¿Cómo valorar tu decisión? ¿Quién es el gran inspirador que te hace alejarte de Sevilla para dar a conocer en Madrid los treinta acontecimientos en los que vas a convertir las treinta tardes de tu especial temporada? No sé el planteamiento que da lugar a esta otra fuga, pero esta tendencia a la huida no deja de suscitar una cierta inquietud en la mucha gente que te idolatra. Y aquí las cuentas por millones.

     Mira, si hacerlo acá o allá no va a afectar ni al planteamiento ni a su desarrollo. Si la cuestión es conciliar, no enfrentar. Si Sevilla es el escenario inacabable donde mejor se representa el arte. Y tú lo sabes. Si Sevilla es catedral del toreo a la que se acude para asistir a la consagración del artista. Y tú lo eres. Si Sevilla y su Maestranza es el altar mayor donde tú has sido elevado a la categoría del dios de la genialidad… ¿O no?

     Pero Sevilla, querido Morante, no es tan cándida como para tragarse todo cual vientre de ballena. Y no es bueno seguir alejándote. Ya sabes que los límites del ‘amor’ son a menudo difusos y, a veces, resulta difícil que la gente entienda la trascendencia de las decisiones de quien, en la Maestranza, le ha dado sentido a sus vidas. No comprenden como con tan acusada sensibilidad sigues tomando distancias, cuando tenías la oportunidad de ocupar de esta otra forma el vacío que dejas aquí en esta inusual temporada que se avecina.

     Qué quieres que te diga. Que pierdes una oportunidad única para sentir Sevilla de una manera señera y diferente en tu ausencia. De presentar tus treinta acontecimientos a la manera de Morante. De olvidarse de esos infortunios que han de ser pasado en el trecho de un solo año. No sé lo que elucubrará tu cabeza de torero. No sé el golpe de efecto que verá la empresa que gestiona tu carrera alejándote de acá, pero tú sabes que no hay decorado más natural para presentar y fomentar la expresión artística y cultural de tu toreo que tu propia Sevilla.

     ¡Ah!, queda saber si esa que fue tu obligada cita con la Maestranza en Resurrección la harás no muy lejos de aquí. Nadie quiere imaginar esa posible realidad consecuencia de la deserción de Sevilla. Pero esa es ya otra historia.


*Manuel Viera es redactor y responsable de las crónicas de Sevilla Taurina. (manuelviera.com)

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

seis + 16 =