Canorea le deja fuera pese a sus triunfos

Esaú: «Estoy destrozado…»

0
641
El diestro sevillano Esaú Fernández está abatido anímicamente.
El diestro sevillano Esaú Fernández está abatido anímicamente.

El diestro sevillano Esaú Fernández está hundido anímicamente tras conocer que las tres orejas ganadas en las dos últimas Feria de Abril no le sirven de nada. El torero se pregunta: «¿Que el toreo es justo? ¿Dónde y cuándo? Estoy destrozado… Diría ahora mismo: Tierra, trágame».

Francisco Mateos.-

     El torero sevillano Esaú Fernández, que se caracteriza por su talante y personalidad optimista por naturaleza, desparpajo y alegría desbordante -en cierta forma recuerda la personalidad de Jesulín de Ubrique-, está hundido y viviendo uno de sus peores momentos anímicos al conocer que la empresa de la Maestranza le deja fuera de la Feria de Abril.

     El diestro de Camas cortó el año pasado una oreja en su único paseíllo ferial, y dos orejas la Feria de Abril anterior el día de su alternaiva. Esas tres orejas en los dos últimos años sólo le ha valido para una propuesta en forma de ultimatum de Canorea: o la de Cuadri o te quedas en la calle. Su apoderado, Hipólito, pidió una corrida más ‘a modo’ que la de Cuadri, en virtud a esos triunfos dos años seguidos; o bien esa de Cuadri y la de Pereda en San Miguel -la corrida ‘floja’ de septiembre-. Canorea no lo aceptó y siguió presentando la propuesta-ultimatum: o la de Cuadri o te quedas en la calle. Ni Esaú ni su apoderado, Hipólito, podían aceptar un trato tan poco adecuado con lo ganado en el ruedo y, con toda la dignidad de un torero, han rechazado la propuesta-ultimatum de la empresa.

     Esaú Fernández ha dejado varios mensajes en su twitter personal que deja entrever el bajísimo momento anímico que vive ahora mismo y el impacto sufrido por este trato: «Ordóñez decía; «Quien tiene condiciones y suerte es torero mañana, y quien tiene condiciones y no tiene suerte es torero pasado, pero es torero», reflexiona en voz alta el torero de Camas.

     En otro mensaje deja bien claro cómo se siente frente al duro e injusto trato recibido por los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia: «¿Que el toreo es justo? ¿Dónde y cuándo? Cuando un tío se lo gana en el ruedo después de tanto sacrificio y tanto esfuerzo… Estoy destrozado… Diría ahora mismo: Tierra, trágame».

NOTICIAS RELACIONADAS


Dejar respuesta

6 + 14 =