REAL MAESTRANZA / 9ª Feria de Abril

Esaú Fernández sabe hacer el toreo

0
1159
Esaú Fernández salió a hombros tras cortar una oreja a cada uno de sus toros. (FOTO: Arjona/lamaestranza.es)
Esaú Fernández salió a hombros tras cortar una oreja a cada uno de sus toros. (FOTO: Arjona/lamaestranza.es)

Esaú Fernández, que ha cortado dos orejas, se ha erigido triunfador en la tarde de su doctorado. El camero, con serenidad y exquisito temple, ha sabido resolver dos interesantes faenas firmadas con sendas estocadas. Morante sólo dejó escasos detalles de su arte, mientras que El Cid mostró firmeza en cada uno de sus toros.

LA FICHA

 

TOROS: Se han lidiado toros de El Pilar y Moisés Fraile, desiguales de presentación, flojos y de distinto juego. Destacaron el primero por nobleza; el quinto por encastado; y el sexto por la calidad de sus embestidas.

ESPADAS: –Morante de la Puebla, de grana y azabache, silencio y silencio tras aviso.
Manuel Jesús ‘El Cid’, de sangre de toros y azabache, saludos y silencio.
Esaú Fernández, de blanco y oro, que tomaba la alternativa, oreja y oreja
.
 
 INCIDENCIAS: Casi lleno.


 

Manuel Viera.-

     Mereció la pena tanto verlo como gozarlo. Parecía contar con no pocas corridas de toros toreadas en lo que va de temporada. Su serenidad y su templanza de ánimos en tan señalado día así lo demostraba. Su valor, su ambición, su conocimiento de la colocación y su magnífica forma de dibujar el pase se complementó con un exquisito sentido del temple. Y he aquí la cuestión. Porque el resultado no pudo ser más que las dos interesantes faenas con las que se ha hecho matador de toros en Sevilla.

 

SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA
(Arjona/lamaestranza.es)
GALERÍA GRÁFICA
(Paco Díaz)
LAS OTRAS IMÁGENES
PUERTA DEL PRÍNCIPE
AL NATURAL
Esaú, el nuevo Jesulín

LA CORRIDA, AL COMPÁS
Caprichos del Carambolo

     Es admirable su valentía ante la decisión de irse a portagayola a recibir a cada uno de sus toros. La claridad de ideas, la templanza de cada pase, la finura de su estilo, y aunque a veces le faltó un punto de chispa, de ángel, no dejó de ser auténtico su toreo. Todo lo que ha hecho, hasta hoy, Esaú Fernández lo ha hecho con absoluta honestidad en sus planteamientos. Sus formas han ido tupiéndose, que no enmarañándose, hasta hacer denotar ya la personalidad del flamante matador de toros. Sí es cierto que todavía su estilo no parece estar del todo definido, aunque también comienza a aflorar de manera inconfundible la estética que ha de conformar su audaz lenguaje para decir el toreo.


Es admirable su valentía ante la decisión de irse a portagayola a recibir a cada uno de sus toros. La claridad de ideas, la templanza de cada pase, la finura de su estilo


 


Morante se va de la Feria con no más de un par de quites y algún que otro trazo. No ha sido ni mucho menos su Feria


 

     A las seis horas y cuarenta y cinco minutos de la tarde, Morante de la Puebla le entregó los trastos convirtiéndolo en matador de toros. Antes ya había recibido a ‘Portillo’, el toro de su alternativa, en la puerta de chiqueros. Y bien que esperó su salida hincado de rodillas en un tiempo que se hizo eterno. Limpio el lance, no hubo más. Al flojo y noble toro de El Pilar casi no le picaron. Ni lo molestaron en quites. Esaú se enfrentó a él con las armas del valor, la ambición y el temple. El pase diestro fue verdaderamente hondo, largo, lento, trazado con sabia manera para mostrar un toreo de cites adelantados, mano baja, clásico, ligado y rematado. Notable fue la elegancia del pase, o la capacidad de transmitir un toreo tan emotivo como real. No resultó igual con la izquierda, la flojedad del toro se hizo notar en embestidas cortas que propiciaron la intermitencia de una faena resuelta con la decisiva estocada. El soñado apéndice no se hizo esperar.

     Con instinto de superación y con enorme ganas el torero de Camas volvió a chiqueros para recibir al sexto, un toro muy noble con demostrada calidad en sus embestidas, aunque con las fuerzas justas. Dos verónicas y la media con la que quitó sobresalieron de unos lances en los que predominó la lentitud. Después, sacó pecho y orgullo, y se dispuso, con rigor y sin alivios, a ejecutar el toreo. Un toreo sin divagaciones, muy correcto y con apuntes de categoría, con el que hizo una nítida narración de sus formas: muleta muy adelantada y mano baja, exquisito temple, profundidad en el pase, ligazón, perfectos remates y toreros adornos. Faena a derecha que bajó algunos enteros con la izquierda tras la apagada embestida del toro. La estocada de efecto fulminante le ayudó a sumar una segunda oreja que le supo a gloria.

     Morante se va de la Feria con no más de un par de quites y algún que otro trazo con el sello y el carisma del genio de La Puebla. No ha sido ni mucho menos su Feria. La suerte le da la espalda en los sorteos y ya es hora de que cambie esa mano ‘negra’que le saca las diminutas bolitas por otra ‘banca’e impoluta. Ni con el debilucho y raquítico segundo, ni con el manso cuarto se encontró a gusto. Ya digo, no más de dos soberbios muletazos diestros al que le hizo saltar al callejón sin conseguir pasar las tablas, y tres lances a la verónica al cuarto. No hubo más. Hasta la espada se le oxidó.

     Sin embargo, Manuel Jesús ‘El Cid’ hizo un esfuerzo enorme por torear al manso y complicado tercero. Un toro sin fijeza en los primeros tercios que llegó a la muleta reservón y con no pocas complicaciones. El Cid le dejó la franela en el hocico y así consiguió hilvanar alguna que otra tanda sin demasiado reposo. Exprimió embestidas y mató con facilidad. Al quinto, un burraco basto y encastado, con demasiadas dificultades derivadas de su movilidad, no consiguió que la faena tomara altura. Y aunque hubo notables naturales de mano baja, la intermitencia del trasteo dejó el intento en nada. De pinchazo y media lo finiquitó.


AL NATURAL

Esaú, el nuevo Jesulín

Francisco Mateos.- 

     Nada hay nuevo si decimos que Esaú Fernández no está tocado con la gracia del pellizco y el duende de las musas taurinas. Por eso lo que consiga -al menos para mí- siempre va a tener un valor añadido. Es como he oído alguna vez a Paco Ruiz Miguel y Padilla, reconociendo que les gustaría dar algún lance como lo hacían Curro y Paula, “pero eso es algo imposible que lo logremos”. Y es que aquí, en el toreo, cada uno tiene que ser realista consigo mismo y buscar su nicho de actuación.

     En Esaú veo un torero con desparpajo, con claridad de ideas, con sinceridad consigo mismo y con un alto grado de ambición. Pero sobre todo, el gran valor taurino que posee su toreo –aún por pulir mucho- es el sentido del temple. Veo en Esaú Fernández al Jesulín de su época de novillero, con ese sentido del temple y pulsear la muñeca, llevar a los astados cosido a la bamba de la muleta y saber dar los toquecitos justos y precisos para mantener hipnotizado al toro en la muleta. Somete, tira, pulsea, liga y templa. Lo demás, el toreo de los ángeles, para Curro y Paula.

 

Esaú Fernández, antes del paseíllo. (FOTO: Paco Díaz/toroimagen.com)

    

 


LA CORRIDA, AL COMPÁS 

Caprichos del Carambolo

Fernando Naranjo.- 

Aquí desde mi ventana
veo tu albero brillante,
tú siempre tan importante
mi Maestranza galana…
Blanquearon estas canas
y mi amor sigue latente
como el río quiere al puente
¡mi querer es cosa seria!
Ya sabes, fui de tu Feria,
del Faraón penitente…

¿Por qué este río torero
empeñado siempre en Camas?
¿Por qué se muere de ganas
de acarrear a este albero
más sentimientos cameros,
recordando con cariño
la magia de aquellos niños,
y alimentar la nostalgia?
Navega con tú lumbalgia…
Lo de esta tarde fue un guiño…

 

 

 

Y ya ves con tu pincel,
con el que pintas tu gloria.
Hoy sólo fue su memoria
ese ‘ratero’ burel,
serpiente de cascabel,
puso en aprieto a Morante,
tu torero más galante.
Y el caballero cruzado
anduvo desangelado
fue ‘dudoso’ desafiante.

Tu corrida en escalera.
Lo digo de puerta en puerta
y ha sido ya descubierta.
Aunque es ‘güena maera’,
para Sevilla no cuela,
señores de Salamanca.
No lo digo con retranca,
que la empresa tome nota
esta afición se alborota
aunque prudente ¡es muy franca!

 

 


GALERÍA GRÁFICA (Arjona/lamaestranza.es)

El Cid.

Alternativa Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

 

   

El Cid.

El Cid.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

El Cid.

El Cid.

Esaú Fernández.


GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz / toroimagen)

AVISO a los lectores.

El paseíllo.

Esaú Fernández.

La alternativa.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

El Cid.

El Cid.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

El Cid.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández. Esaú Fernández. Esaú Fernández.

 


 

LAS OTRAS IMÁGENES

 

A LAS 15:30 HORAS 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

PUERTA DEL PRÍNCIPE

 

A LAS 15:30 HORAS

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

ocho + diecisiete =