Balance de la Feria de Abril

El Juli, ninguneado

0
645
El Juli, por la Puerta del Príncipe en la pasada Feria de Abril. (FOTO: Arjona/lamaestranza.es)
El Juli, por la Puerta del Príncipe en la pasada Feria de Abril. (FOTO: Arjona/lamaestranza.es)

«…La pregunta que se han debido de hacer los jurados sobre El Juli tiene mayor calado: ¿Y qué hacemos con un señor que en tres tardes ha cortado cinco orejas y también ha salido por la Puerta del Príncipe? La difícil cuestión ha encontrado salida por la calle del medio: ningunearlo…»

Zabala de la Serna.-

     Tan obvio era, que redundar en José María Manzanares como el absoluto triunfador de Sevilla, como han ratificado los mayores premios, se hace absurdo. La pregunta que se han debido de hacer los jurados sobre El Juli tiene mayor calado: ¿Y qué hacemos con un señor que en tres tardes ha cortado cinco orejas y también ha salido por la Puerta del Príncipe? La difícil cuestión ha encontrado salida por la calle del medio: ningunearlo.

     Si nos ponemos en el lugar de los jurados, la resolución de la ecuación no resultaba ni mucho menos chupada. Una mención de honor hubiera sonado a premio de consolación, pero un ‘ex aequo’ en el título de triunfador igual no hubiera chirriado en absoluto. El Rey Sol de Manzanares lo ha eclipsado todo. ¿Tanto como para obviar a un tipo con cinco orejas y una Puerta del Príncipe?

     Ganaderamente se contaba con otra evidencia: Núñez del Cuvillo y ‘Arrojado’. En el cuadro de honor figuran otros nombres como Garcigrande, Jandilla y El Pilar. Lejos quedó una de Victorino que, con un magnífico toro y sin alcanzar aún su nivel, no fue tan desastrosa como se ha escrito. O la de Poli Maza, que sin ser de nota, ofreció un toro o dos de opciones. Hay otros diplomas para toreros como Daniel Luque, cuyo paso por Sevilla ha dejado una muestra de lo que a muchos otros les falta: ambición y actitud. En un solo paso por la Maestranza, Castella ha dado una imagen seria sin triunfar. Sin embargo, se impone el recuerdo más reciente: Rafaelillo con los ‘miuras’. ¡Ése sí que se ha arrimado de verdad a pecho descubierto! En lo que es arrimarse, el número uno. Y sin renunciar nunca a tratar de hacer las cosas bien.

     Sigue siendo llamativo lo poco que embisten las ganaderías en Sevilla. Las que horriblemente llaman ‘comerciales’ y las ‘toristas’. Si unas andan de capa caída, las otras peor. La conclusión a la que uno llega es que han embestido las que tenían que embestir. Y si llegan a anunciar a Victoriano del Río, también.

     Un recuerdo para Curro Díaz, sangre derramada. Nada deseable, pero al único al que ha agarrado un toro… Y Rafaelillo, claro. Sevilla ya es pasado; ahora San Isidro.


*Vicente Zabala de la Serna es periodista taurino. / Publicado en el blog ‘La hora de la verdad’ de El Mundo.

Dejar respuesta

12 + 7 =