Perera: el toreo y la emoción

0
793

Perera: el toreo y la emoción

Osuna – Corrida de la Feria de Mayo, Sábado 16 de Mayo de 2009


TOROS: Se han lidiado tres toros de Martelilla y tres -lidiados en cuarto, quinto y sexto lugar- de la Casa de los Toreros, de la misma casa ganadera. Desiguales en presencias, nobles, de interesante juego y flojos. Al cuarto se le premió con la vuelta al ruedo.

ESPADAS:El Fandi, de azul y oro, oreja, y dos orejas y rabo.
Miguel Ángel Perera, de verde y oro, dos orejas y vuelta tras aviso con petición de oreja.
Cayetano, de rosa palo y azabache, una oreja y silencio.

INCIDENCIAS: Más de media plaza.

Miguel Ángel Perera firmó lo mejor de la tarde en la segunda corrida de Feria en Osuna. El extremeño ha puesto el toreo y la emoción en sendas faenas que pasan por ser genuinas joyas de una tauromaquia de auténtica verdad. El empaque y el buen gusto tuvo su dueño en Cayetano, mientras que el espectáculo quedó en propiedad de El Fandi, con un público soberano que le premió con un rabo la faena al cuarto, con el hierro de la Casa de los Toreros, premiado con la vuelta en el arrastre. La corrida de Martelilla mantuvo un interesante juego.


Miguel Ángel Perera, con las dos orejas del segundo de la tarde.
FOTOS: Fidel Arroyo (burladero.com)

Manuel Viera.-

"Lo racional es lo real, y lo real es lo racional", proclamaba Hegel. Y el toreo de Miguel Ángel Perera es tan racional y real como emocionante. Por eso, cuando pretende hacerse vehículo del sentimiento de sus formas se muestra mucho más profundo, más creativo e inteligente, para así transmitir el máximo de emoción. La minuciosidad artesana del natural de Perera fue pura arquitectura al construir con el quinto de la Casa de los Toreros una faena de series limpias y claras que se sucedían hilvanadas y rematadas con exacta precisión. La rotunda faena, por auténtica, a un toro paradito en las embestidas, muy mirón aunque con enorme nobleza, fue una síntesis de sus mejores cualidades: valor, quietud, perfecta técnica, expresividad, elegancia y virtuosismo en un toreo de mucha emoción. Perera anduvo muy a gusto en la plaza, sobrado, sin escatimar ganas por mostrar su verdad. ¡Y qué verdad! Fenomenal en los lances a pie juntos con el segundo, y sensacional con las ajustadas tafalleras con las que quitó al quinto. Y fue con este con el que se quedó quieto, impávido en los medios para aguantar la embestida y variar la galopada hacia la tela roja en el último segundo. Tres pasadas aguantó derecho como un junco y atornillados sus pies. Perfecto después en el lento y ligado toreo diestro, y genial en el ajustado y hondo natural. No acertó con el descabello y con ello se esfumaron las trofeos más justos de la tarde.

Sin


El Fandi, por chicuelinas.

embargo, sí paseó las dos orejas del segundo, un animal de cansina y sosa embestida y con la nobleza del toro de hoy. El diestro extremeño prologó faena por alto. Siete veces se lo hizo pasar sin mover un solo músculo de su anatomía para torear después a derecha muy despacio, muy hilvanado, muy quieto, con perfecta técnica, sin quitar la muleta imantada a la cara del flojo toro para ligar circulares invertidos con cambios de mano de cartel. Y todo en un palmo de terreno. Esta vez el verduguillo sobró y las dos orejas fueron para él.

Lo dicho, fue lo mejor de una tarde donde el toreo y la emoción la puso Perera, cuyas formas pasan por ser genuinas joyas de una tauromaquia de auténtica verdad. El empaque tuvo su dueño en Cayetano. Y el espectáculo quedó en propiedad de El Fandi.

Porque el granadino, con un guión de sobra conocido, intenta y consigue con sus espectaculares pares de banderillas poner al público a su favor para tapar después carencias con la muleta. No obstante, El Fandi, toreó. Lo hizo a su manera con el mejor toro de la corrida, el cuarto, un animal con el hierro de la Casa de los Toreros de notable embestida por nobleza y clase, aunque chico y feo de presencia. Fandi mostró todo su repertorio de pases a derecha e izquierda para enloquecer a un público entregado a la causa. Las dos orejas y el rabo fueron para él


Trazando el pase de pecho.

tras la espectacularidad de la estocada. Y los honores de la vuelta al ruedo en el arrastre para el toro.

Honor que se le ha de atribuir a un gran aficionado de la localidad. A un hombre que hizo, hace y seguirá haciendo todo el bien que puede y más por dignificar la Fiesta en su pueblo. A un desinteresado y cabal señor que instó al presidente que sacó el pañuelo azul, del que hicieron caso omiso el representante gubernativo en el callejón y los alguacilillos, a sacar de nuevo a la plaza el tiro de mulillas con el toro a rastras, tras finalizar la vuelta el torero, para consumar el justo honor con el que se premia la bravura. Jesús Sánchez bien se merece el reconocimiento público y unánime de Osuna por su eterna lucha a favor de la Fiesta de los toros. Otro como él es difícil de encontrar.

El Fandi le cortó la oreja al primero, noble con clase aunque flojo, con igual argumento. Y Cayetano mostró su empaque y buen gusto con sustanciosa calidad en los muletazos diestros al tercero, otro toro pronto en sus embestidas y con notable nobleza. La belleza del pase fue su cualidad principal, y la mostró en una faena con gusto aunque muy despegada, sin demasiado reposo, de largos muletazos rematados con notables pases de pecho. Tras pinchazo y estocada le cortó la oreja. Con el soso y rebrincado sexto diluyó su toreo en unas formas que no convencieron a nadie.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

– Comentarios –>

<

Dejar respuesta

6 + Doce =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Comentarios disponibles:
Fecha: 2009-05-17 20:13:29 Autor: Fernando
Perera ha estado sensacional. Ha dado una gran dimensión!!!!