La exposición de Curro será como sus faenas: breves, intensas y llenas de pinceladas

0
870

Durante el lunes, siete trabajadores han comenzado a levantar las infraestructuras necesarias que sirvan de soporte y paramento de los distintos paneles gráficos. Destacan cuatro lonetas montadas sobre trusts galvanizados de 15 metros cuadrados cada una, con imágenes gráficas de «Su tauromaquia» y «Los gestos». También han quedado instaladas las 14 vitrinas, a la espera de exponer sus objetos personales.


Portada de la inédita exposición sobre Curro.
FOTO: TorosComunicacion.

Redacción.-

     La exposición 'Curro Romero, 50 años de toreo' comienza a tomar forma. Durante la jornada del lunes, un equipo de siete operarios han trabajado para levantar los soportes y paramentos que sirvan de base a los paneles gráficos y objetos a exponerse. Se ha comenzado el montaje de cuatro lonetas de 15 metros cuadrados cada una, montadas sobre trusts galvanizados con imágenes de gran tamaño sobre 'Su tauromaquia' y 'Los gestos'. También han quedado ubicadas las 14 vitrinas que contendrán los objetos del torero que proceden desde distintos puntos de origen, aunque principalmente son del domicilio particular del Faraón de Camas. Entre los objetos, una saya de la Virgen de los Desamparados de Utrera, realizada a partir de un vestido verde y oro del maestro, y que será montada personalmente por el vestidor de la Virgen utrerana.
 
    La exposición 'Curro Romero, 50 años de toreo', organizada por el area de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, se inaugurará el 6 de febrero a las 13 horas en la X Feria Mundial del Toro, en el Palacio de Congresos de Sevilla, tras un acuerdo alcanzado por la Feria Mundial del Toro y el propio consistorio sevillano. El alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín; la delegada de Fiestas Mayores y teniente de alcalde, Rosamar Prieto-Castro; y el propio Curro Romero asistirán al acto inaugural. Como detalle de la exposición y siendo el símbolo de la enorme legión de curristas, la exposición estará adornada con varios macetones en los que sólo se tendrá plantadas matitas de romero, con lo que será una exposición con 'olor' a romero. La exposición está coordinada por la agencia de prensa sevillana TorosComunicacion.
 
    A lo largo de la exposición, en letras silueteadas y adhesivadas al paramento de las galerías de paneles gráficos, se podrá leer en gran tamaño cuatro afirmaciones del Faraón, que vienen a ofrecer ciertas características de su forma de pensar y sentir el toreo:

  • "Lo malo es dejar de interesar, pasar inadvertido, dejar a la gente indiferente".
  • "El toreo es como acariciar. Torear es convertir algo violento en algo bello".
  • "¡Claro que un día tendré que irme! Y ese día sentiré un gran vacío, porque me he dedicado toda la vida al toro y no sé hacer otra cosa".
  • "Algunos dicen que es un milagro que siga poniéndome un vestido de torear, y es posible que sea un milagro".

TEXTO DE INTRODUCCIÓN DEL CATÁLOGO OFICIAL DE LA EXPOSICIÓN Y DÍPTICO DE INFORMACIÓN:
 
     "Quizá sea un atrevimiento pretender producir una exposición sobre Curro Romero; quizás sea una osadía, además, hacerlo en Sevilla, cuna del 'currismo'. Pero hace 50 años que Curro Romero debutó como novillero en la Real Maestranza, en 1957, y un número tan redondo y tan mágico como ese medio siglo de unión con la plaza de toros de Sevilla no podía quedar vacío. Era preciso destacarlo, desempolvar recuerdos de desplantes garbosos, andares lentos de paseíllo, unos dedos acariciando suavemente un capotillo, una mirada de desagrado ante un parón del toro, una leve sonrisa tras un quite memorable, ramitos de romero en las solapas… Curro tenía que ‘reaparecer’ en su 50 aniversario de amor continuado con la Maestranza. Y tenía que hacerlo en Sevilla.

     El maestro, desertor de aglomeraciones, homenajes, actos públicos y reconocimientos, ha entendido finalmente que el toreo necesitaba volver a ver de cerca sus vestidos, sus mejores fotografías, sus gestos más característicos, sus trofeos, sus zapatillas, y por supuesto,… su capote y su muleta. Un solo elemento fundamental no se expone en esta inédita exposición sobre el Faraón de Camas: su ‘tarrito de las esencias’. De ese tarrito sigue siendo Curro fiel y celoso guardián, del toreo más puro y natural, del más personal y misterioso de la segunda mitad del siglo XX.

     En la exposición 'Curro Romero, 50 años de toreo' no se pretende ofrecerlo todo, porque jamás Curro lo dio todo en una única tarde. Supo dosificar su 'tarrito de las esencias'. La exposición quiere asemejarse a sus faenas: breves, llena de pinceladas y muy intensas. Se repasan sus 47 temporadas, un caso único en la Historia del Toreo. Como complemento de esa biografía, unas estadísticas para demostrar que Curro no es de estadísticas. Los números nunca cuadran en un torero que es puro sentimiento y pureza. Ni esas 5 Puertas del Príncipe ni las 7 de Madrid, porque la pasión desatada de los aficionados lo hicieron salir a hombros con sólo una oreja, y otras veces que tenía las orejas cortadas prefirió marcharse a pie por la puerta de cuadrillas que la gloria de una salida a hombros. Un torero singular, sin duda. Como singular fue que en el año 66 se viera obligado a dar una vuelta al ruedo tras un histórico quite con el capote, aun con el toro en la plaza.

     Curro quiere que esta exposición se convierta en un homenaje a los 'curristas', a la legión de partidarios que siempre le fue fiel, transmitiendo esa sevillana religión que es el &#3 ;currismo' de padres a hijos, porque hasta tres generaciones han visto torear a Curro. Y es que Curro es un mito por obligación, que no por devoción".

       Francisco Mateos
  Comisario de la exposición
'Curro Romero, 50 años de toreo'

NOTICIAS RELACIONADAS:

 


ESPACIO PUBLICITARIO

ELISEO GALLARDO ESPACIO RESERVADO PAR SU PUBLICIDAD

 

Dejar respuesta

11 + dos =