Tercera vez en plaza de primera

El toro ‘viajero’ que lidió Morante en Sevilla

0
371
A la izquierda, imagen del toro 'Esaborío' en el desencajonamiento en Valencia en verano de 2023. Posteriormente estuvo en septiembre en la Maestranza. Finalmente se lidió el pasado Domingo de Resurrección por Morante, que sufrió algún apuro.

El primer toro lidiado por Morante el pasado domingo en Sevilla, ‘Esaborío’, de Hermanos García Jiménez, llegaba a una plaza de primera por tercera vez en menos de un año. En verano de 2023 estuvo en Valencia, en septiembre en Sevilla y ahora, bastante ‘corraleado’, regresaba a una plaza de primera por tercera vez.

Francisco Mateos.-

     El primer toro lidiado por Morante de la Puebla el pasado Domingo de Resurrección en la Maestranza no ‘debutaba’ en la plaza sevillana. El toro ‘viajero’ de Hermanos García Jiménez, herrado con el número 52, ‘Esaborío’ de nombre y sardo de capa, ya había estado en los corrales de Sevilla en septiembre, el día 28, en el desembarque y reconocimiento. En aquel momento, aunque fue aprobado para la corrida del 29 de septiembre, las cuadrillas lo dejaron de segundo sobrero, y no llegó a lidiarse, aunque se enchiqueró por si fuera necesario que saltara al ruedo sevillano. Finalmente, regresó de nuevo a la finca.

     Pero es que este toro parece que estaba de recorrido por las plazas de primera categoría de España, porque en verano estuvo en los corrales de la plaza de Valencia -según informa Luis Miguel Parrado-, aunque tampoco fue lidiado y regresó a la finca salmantina.

     El pasado domingo llegaba por tanto a una plaza de primera categoría por tercera vez en menos de un año (una vez en Valencia y dos veces que ha estado en Sevilla). Y ahora, a la tercera ocasión, con 65 kilos ganados de peso, ya sí entró en sorteo para lidia ordinaria y le tocó como primero de lote a Morante de la Puebla; curiosamente Morante también estaba en la corrida de San Miguel de septiembre pasado, con este mismo toro en los corrales, aunque al ser segundo sobrero no se lidió. Sin duda, un toro tan ‘corraleado’ no es lo más idóneo para hacer faena, y la actuación del artista sevillano fue discreta; incluso sufrió algún momento de apuro por alguna ‘colada’ del toro.

Dejar respuesta

cinco × 5 =