"No están las figuras, pero vienen otras"

Los empresarios de la Maestranza mantienen los mismos precios para una temporada sin figuras

0
997
El empresario Ramón Valencia ha sido el encargado de acabar con una de las escasas esperanzas que tenían los aficionados: los precios de las entradas serán los mismos aunque no toreen las figuras. (FOTO: Javier Martínez)
El empresario Ramón Valencia ha sido el encargado de acabar con una de las escasas esperanzas que tenían los aficionados: los precios de las entradas serán los mismos aunque no toreen las figuras. (FOTO: Javier Martínez)

Los empresarios de la Maestranza han arrojado todo un jarro de agua fría sobre uno de los últimos resquicios de ilusión que les quedaban a los aficionados: un importante descenso del precio de las entradas, como beneficio colateral de la ausencia de las figuras. La empresa, en cambio, anuncia que mantiene los mismos precios.

Francisco Mateos.-

     Los empresarios de la Maestranza, Eduardo Canorea y Ramón Valencia, han arrojado un jarro de agua fría sobre la mínima esperanza que le quedaban a los aficionados para que la temporada sevillana tuviera algún atractivo. Cuando todos esperaban una importante bajada de precios de entre el 25% al 30%, como beneficio colateral en este caso de la ausencia de las principales figuras del toreo debido al grave conflicto con la empresa y por tanto la importante reducción de costos en honorarios de toreros, el empresario Ramón Valencia ha indicado «que los precios de las entradas se mantendrán en el mismo importe que el año pasado». Es decir, no hay ninguna reducción del precio de las entradas. En sus polémicas declaraciones de noviembre, el empresario Eduardo Canorea responsabilizaba a las figuras de tener gran culpa de los altos precios que están obligados a poner en taquillas para pagar sus fuertes honorarios. En cambio, la realidad ha demostrado que este año, sin la concurrencia ni honorarios de Morante, El Juli, Manzanares, Perera ni Talavante, los precios los han mantenido exactamente igual, con lo que la decepción para los aficionados ha sido brutal.

     Ramón Valencia intentó justificarlo aludiendo a que los honorarios de los toreros anunciados para este año «supone un 9% menos respecto al año pasado, pero el canon, el iva, el coste de apertura de plaza y demás costes fijos siguen siendo el mismo. Además, el apartado del pago a toreros es un 47% del presupuesto de costes de un festejo». En ese argumento no se entiende que habla del iva, que va en función a las ventas y por tanto es un coste proporcional: a mayor ventas, mayor ingreso y mayor iva. Igual ocurre con el canon, que no es fijo. Los maestrantes cobran un porcentaje sobre la venta de cada festejo, y por lo tanto no es un coste fijo, sino proporcional a la venta. Valencia también dijo que «es cierto que no vienen las figuras que ya conocemos, pero vienen otras figuras que le sustituyen, con un cartel parecido o distintos, pero que también tienen sus honorarios».

     Sólo los aficionados que decidan comprar la totalidad de los festejos del año, los abonados, tendrán un descuento que sólo alcanza el 15% de media. Ramón Valencia intentó también ‘colar’ un 5% de descuento adicional, porque se le regalan a los abonados las cinco entradas para las novilladas sin picadores de julio, afirmando que «en total estamos hablando de un descuento del 20% respecto al año pasado». Sin embargo no es así: el año pasado también se regalaron las cinco entradas de las novilladas de promoción, por lo que únicamente existe una reducción de un 15% del precio del abono respecto al año pasado.

     Por último, hizo una comparación del precio de un abono en la temporada 2010, que costaba 2.010 euros, y que esa misma localidad va a costar este año 1.388 euros, como queriendo demostrar que se ha ido reduciendo el precio del abono. Pero no es cierto: en la tempordaa 2010 había bastantes más festejos incluidos en el abono, y por tanto el descenso -salvo el 15% de este año- sólo obedece al descenso proporcional en la eliminación de festejos incluidos en el abono: a menor número de festejos, menor importe.

     En definitiva, el precio de una entrada para el Domingo de Resurrección este año (Escribano y Luque) en tendido de sombra costará los mismo 101 euros que costó el Domingo de Resurrección del año pasado (Morante, Juli y Manzanares). La primera corrida de San Miguel de este año (Joselito Adame, Juan del Álamo y David Galván) costará los mismos 48 euros por un tendido de sol que costaba en la tercera corrida de San Miguel del año pasado (Morante, Juli y Talavante).


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

2 × cinco =