REAL MAESTRANZA - 4ª Feria de Abril

Joselito Adame muestra sus credenciales

0
1806

El mexicano Joselito Adame ha cortado una oreja en la tarde de su presentación como matador de toros en la Maestranza. Luis Bolívar y Salvador Cortés sólo fueron ovacionados. Los toros de Conde de la Maza decepcionaron por mansos, complicados y descastados.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Conde de la Maza, bien presentados, con cuajo y bien armados, mansos y descastados. Mejores -por nobles- segundo y sexto.

ESPADAS: -Luis Bolívar (de grosella y oro), silencio y ovación.

-Salvador Cortés (de nazareno y oro), saludos y silencio.
-Joselito Adame (de blanco y plata), que debutaba como matador en esta plaza, saludos y una oreja.
 
INCIDENCIAS: Menos de media plaza.


CLICK PARA DEJAR SU COMENTARIO

 

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
GALERÍA GRÁFICA
Paco Díaz
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

 Joselito Adame, con la oreja del sexto. (FOTO: lopezmatito.com)

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Presidentes y la prima de riesgo

Francisco Mateos
MEDIA BELMONTINA
Las medidas y la disposición
Juan Belmonte
AMBITOTOROS
Diez ganando un paso

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
Agrios bostezos

Fernando Naranjo

 

Manuel Viera.-

     Con la combinación de unos imponentes naturales y bellos remates, Joselito Adame ha definido la realidad de su toreo y ha mostrado sus credenciales en su presentación como matador de toros en la Maestranza. El mexicano aprovechó su técnica para transformarla en sutiles pases zurdos hasta dotar la faena al sexto condeso de un enfoque sorpresivo, sin aposturas, trascendente y reforzado con la emotividad que provoca en la gente un toreo anhelado y deseado. La elegancia, la originalidad y esa inclusión del adorno y el detalle constituyeron para el público un gratísimo regalo en una tarde de toros complicados por mansos y descastados.

     Decepcionaron los pupilos de los herederos del Conde de la Maza. Decepcionó una corrida que flojeó y se agotó de forma sorpresiva hasta llegar a echarse vencida. Sucedió con el primero del mexicano, un toro manso que se derrumbó en la arena de albero tras la primera serie de templados y rematados muletazos diestros. Después, no tuvo el torero azteca una segunda oportunidad porque el animal volvió a echarse para no levantarse. Hay faenas que duran un aliento gracias a la incoherencia del devenir del trasteo; ésta duró un suspiro por la falta de toro. Con un feo espadazo que hizo guardia lo dejó para el arrastre.


Decepcionaron los del Conde de la Maza. Decepcionó una corrida que flojeó y se agotó


Joselito Adame hace un toreo que parece un compendio heterogéneo: sus formas basculan entre lo clásico y el chispeante detalle, y lo diferente de un capote lleno de diversidad 


 

     Joselito Adame hace un toreo que parece un compendio de estilos heterogéneos. Por un lado, sus formas basculan entre lo clásico y el chispeante detalle; por otro, lo diferente de un capote lleno de diversidad. El resultado, un bello quite por ‘lopecinas’ y una faena ambiental prologada por ajustados estatuarios y precisos remates por bajo, para seguir con sencillez y naturalidad con el natural largo, lento y rematado. Fueron pocos, pero los necesarios para hacer vibrar a un público sin demasiadas exigencias. Citó de frente con la izquierda e intentó el toreo diestro cuando el toro buscaba el amparo de las tablas. Una buena estocada le ayudó a pasear la oreja soñada.

     Salvador Cortés brindó una faena, al noble aunque flojo segundo, de bellos momentos, de toreo clásico y refinado, y de una elegancia y transparencia en el natural de mano baja, despacioso y hondo indiscutible, transmitiendo a los tendidos un toreo con contenido y emotivo. Fue lo único de un trasteo que no llegó a alcanzar altura y que se fue diluyendo sin que el sevillano alcanzara su objetivo. Tras la media estocada le obligaron a saludar.

     Con el descastado y complejo quinto -un cinqueño a punto de cumplir los seis años- se empleó con seguridad y firmeza sin lograr un solo pase con contenido.

     Hay que reconocer el oficio y las ganas inquebrantables de Luis Bolívar. Cargado de amor propio resolvió con astucia y toreo las difíciles embestidas del cuarto, un toro muy complicado por mansedumbre y genio. No se amilanó y sí dejó claro el testimonio de su calidad en un toreo de mano diestra poderoso y auténtico. Tuvo peso lo que hizo, como también lo tuvo la contundente estocada.

     Con el difícil primero empleó su depurada técnica para doblegar unas embestidas que le iban derechas al pecho. Muy seguro logró sueltos muletazos que tuvieron su emotividad por las dificultades que le planteaba un toro ayuno de calidad. Con una estocada precedida de pinchazo lo finiquitó.


AL NATURAL

Presidentes y la prima de riesgo

Francisco Mateos.-

     Quién nos iba a decir a nosotros que íbamos a saber tanto del IBEX 35, el índice Nikkey o la prima de riesgo… A mí esto de los vaivenes  de la economía y las fluctuaciones de la prima de riesgo según el pie con el que se levanten los mercados cada mañana me recuerda a los presidentes de la Maestranza: dependiendo de quién presida tendrá el actuante mayor o menor facilidad para cortar trofeos. Es más, el mismo presidente puede ‘fluctuar’ a más generoso o más estricto en el devenir del propio festejo.

     Dejó bajo el listón Fernández Rey con la oreja concedida a Manzanares el Domingo de Resurrección. La presidenta Anabel Moreno sembró el desconcierto en la novillada del pasado viernes, concediendo igual premio a la inexistente faena de Gonzalo Caballero en el tercero -entre otras cosas porque estuvo más rato con los pies por el aire que con las zapatillas asentadas- que a los buenos momentos (aun sin aprovechar al quinto novillo) de Fernando Adrián. Y digo desconcierto porque si por lo del tercero concedió una oreja, pues es lógico que la gente pidiera las dos por lo del quinto. Y es que la cosa era sólo de oreja (y justita) en el quinto.

     Y para rematar faena la entrada en acción de Fernando Fernández Figueroa, que de golpe y porrazo, como esos caprichos de los mecados que nos suben de un día para otro la prima de riesgo por encima de los 430 puntos, dijo «aquí estoy yo y vengo a salvaros», y puso el listón en la de rejones bastante alto. Y claro, la gente que está acostumbrada a otros raseros los días anteriores, y con el público agregado específico de los rejones que es más bien festivo, pues se mosquea. A Fernández Figueroa y sus exigencias en la de rejones para arriar pañuelo le espero yo con las figuras dentro de unos días… Veremos si aguanta…

     La oreja ganada hoy por Joselito Adame en el sexto se puede considerar justa, aunque no ha sido tampoco oreja de gran fuerza. Se premia más bien el conjunto de su actuación toda la tarde, su disposición, su frescura y su fino toreo. Y también contó a favor con una tarde aburrida y plana, deseosa de ver algo… y cuando algo se vio en el descuento pareció el ‘novamás’…    


 

MEDIA BELMONTINA

Las medidas y la disposición

Juan Belmonte.-

     Las medidas son esenciales en la vida para todo y lamento tremendamente que Salvador Cortés no supiera medir una faena que, sin duda, alguna hubiera sido de premio. ¿No hay nadie que le diga que el toro se acabó? ¿No se dio cuenta que la faena debió terminar antes? ¡Ay…! Las medidas, el tiempo… tan importante para cortar orejas… cuando el público está arriba, cuando han valorado unas tandas de naturales templados, rematados, con gusto en alguna ocasión… hay que matarlo ¡coño!, ¿a qué mas pases?

     La disposición de Adame me ha apasionado. La técnica, la firmeza… su actitud en todo momento y una oreja de ley, de verdad. Me ha encantado Adame. Quiero verlo con mejor material. Los del Conde, en Conde.

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

Agrios bostezos

Fernando Naranjo.- 

Quisiera decir muy serio…
¿Quién ha robado la casta?
Ya basta, decir ¡ya basta!
¿Dónde coño anda el misterio?
Hemos de dar cautiverio
al que robó brava sangre,
utilizando el palangre
como furtivo ‘arrastrero’.
No es más que un filibustero
arropado en rico estambre.

Sus láminas de alta cota
y de pechos descolgaos,
alguno llegó agalgao,
pero no dieron la nota.
No quiero decir palabrota,
pretendo ser un poeta,
pero tengo el alma inquieta
y la rabia más florece.
Y aunque no me importa el trece
más florece mi rabieta.

Y los tendidos no cuajan
¿qué ‘sara sara sará’ ?
Cuando brota el azahar
coloreando el naranja,
ahora el toro se raja
en su pujanza menguante;
así lo quieren danzantes
de opereta y de romanza.
¿Quién trucará esta balanza?
¿Quiénes serán los tunantes?

 

 

 

 

Y mientras, cualquier modesto
habrá de tragar saliva…
pregunten hoy a Bolívar
en su gesto circunspecto.
¿Él venía tan dispuesto?
Lo mismo que Salvador,
que no brilló su esplendor
aunque vino su familia,
fue de ayuno y de vigilia
bajo este tímido sol.

Azteca de blanco y plata,
de moreno renegrío
deja impronta y poderío,
sus ansias ya lo delatan.
En su elegante corbata
dicho ‘corbatín’ oscuro
medallita de oro puro
dijo a su guadalupana
no soy de cuento ni ojana
¡por Juan Diego te lo juro!

‘Manitos’ en los tendidos
y bellas guadalupanas
han de bailar sevillanas
bajo este cielo encendido,
y todo quede al olvido.
¡Surja de nuevo la Feria!
Aquí son cosas muy serias.
Después vendrán los vinitos,
con cartuchos de pescaítos
y olvidarse de miserias…

 


AMBITOTOROS

Diez ganando un paso

Javier García Baquero.-

  1. La corrida del Conde de la Maza ha salido manseando y descastadita; el tercero manso de diccionario. Lo de la báscula me mosquea: todos parecían con menos peso del que ponía la pizarra. Astifinos pero sin exageraciones.
  2. Qué grande es don Leopoldo, ganadero de hoy; la pregunta, al relance, tras arrastrar al sexto que endulzaba la tarde: ¿contento con la corrida? La respuesta de ganadero enrazado y cabreado: «¿Cómo voy a estar contento si ha sido una mierda? Espero que los buenos estén en el campo». No se da coba Poli Maza. La hombría de bien de este ganadero nos hace ser partidarios suyos. Otro se hubiera amparado en la oreja, en el viento, o en cualquier milonga.
  3. Joselito Adame, paseíllo desmonterado, no perdona un quite: chicuelinas, delantales, lopecinas… No puso banderillas, ninguno de los de su lote se prestaban al lucimiento. El hidrocálido (el gentilicio me puede) brinda el manso tercero a su mozo de espadas; al sexto, faena basada en la ligazón, la cadencia y el sitio. Además. los mata. Así se viene a Sevilla, Criticamos su inclusión en los carteles y el torero la justificó. Gente grande.
  4. Bien Bolívar en el cuarto. Tenía media oreja cortada por el derecho; al natural lo desarmó el burel y se desmoronó la faena. La estocada, muy buena.
  5. Salvador Cortés toreó templado por naturales al segundo de la tarde, que se había mostrado mejor por el derecho en los lances de recibo. Brindó la faena al ganadero Gabriel Rojas.
  6. Salió ‘El Lebrija’ a ejercer en los dos toros de Salvador Cortés. Sabor antiguo y un sueldo. No es poco con la que está cayendo.
  7. Juan Antonio Carbonell otra vez muy aplaudido en su intervención; picó al quinto. De negro y azabache, recuerdos de un monosabio de la Maestranza que fue su padre. Lección de doma, de remonta, de mano firme y de tranquilidad.
  8. Lo de la música es cuestión de estado. Me dicen que el director afirma que hay entornos de toreros que lo han querido comprar; pues yo no lo quiero ni regalado.
  9. Lo del albero es otra cuestión preocupante, Estos detalles es lo que hacían de Sevilla una plaza especial. Que no se pierda. Lo del viento tiene peor arreglo; hoy también molestó.
  10. Hoy menos de media plaza, la peor entrada de lo que va de temporada. Mexicanos en los tendidos que gritan a Joselito «dale los toreros machos». Y en las gradas palmas de tango ante un toro manso pidiendo la devolución… ¡Ojú Sevilla…!

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Luis Bolívar.

Salvador Cortés.

Joselito Adame.

Luis Bolívar.

Luis Bolívar.

Luis Bolívar.

Luis Bolívar. Luis Bolívar. Salvador Cortés.

Salvador Cortés.

Salvador Cortés.

Salvador Cortés.

Salvador Cortés.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

Joselito Adame.

  Joselito Adame.  

 


GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz)

Luis Bolívar. Luis Bolívar. Salvador Cortés.
Salvador Cortés. Joselito Adame. Joselito Adame.
Joselito Adame. Joselito Adame. Joselito Adame.
Joselito Adame. Leopoldo de la Maza. La mirada.
El equipo presidencial. Hoy sí se regó el ruedo. El sol, desolado.
De perfil... ...y de frente. Tras las tablas.

OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Ni porque el Conde de la Maza sea maestrante acuden a arroparlo desde el palco maestrante. El que sí ha vuelto a venir (sin pagar) ha sido el director general Luis Partida; esta vez al 'palco de convite'. De sevillano a sevillano: bonito brindis de Salvador Cortés al ganadero y constructor Gabriel Rojas.
Calvas en tendidos y gradas: ¿sol o sombra? Respuesta correcta: es la sombra impar. Más calvas: ¿sol o sombra? Respuesta correcta: es la sombra par. Y si la sombra estaba como estaba... los tendidos y gradas de sol se puede intuir...
¡Patentado! La almohadilla visera. Mucha tecnología... pero al final viseras de cartón. El periodista Bartolomé Martos, en plena faena.
Hombre, un poco de decoro... Que la Maestranza no es lugar para la botellona... Uno que no cumple los estándares de aficionado taurino: estilo pirata y en la Maestranza. La polémica Torre Pelli asoma y se convierte en el nuevo 'sky line' de la Maestranza.

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

Leopoldo de la Maza, el ganadero de la tarde. El banderillero Luis Mariscal, padre de Salvador Cortés. Luis Mariscal, acompañado de su mujer y su hermana.
El banderillero sevillano Rafael Cuesta y su mujer. El ganadero y apoderadio sevillano Manu Vázquez. El cantante, compositor y buen aficionado Rafa Serna.
Los periodistas sevillanos Juan Carlos Gil y Andrés Muriel. La empresaria Carmen Garzón, de Scala Eventos. El novillero sevillano y buen cofrade Luis Martín Núñez.

NOTICIAS RELACIONADAS


 

Dejar respuesta

3 + 10 =